#Marichuy vuelve a la CDMX a promover la autoorganización desde abajo #CIG #CNI #EZLN

Babel

#Marichuy vuelve a la CDMX a promover la autoorganización desde abajo #CIG #CNI #EZLN

Javier Hernández Alpízar

Marichuy estará en la Ciudad de México nuevamente, como estuvo a fines del año pasado en la Ciudad Universitaria. Esta vez, el Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno convocan y asistirán a un encuentro con redes de apoyo en la ciudad, con adherentes a la Sexta y con organizaciones sociales. Este acto público será el miércoles 24 de enero, a las 6 de la tarde, en el Hemiciclo a Juárez. Ahí, desde las 2 de la tarde habrá un largo acto político cultural y mesas de firmas de apoyo a Marichuy.

Los medios de masas han destacado, con algo de malicia, las declaraciones tanto del EZLN (en un comunicado) como de Marichuy, según las cuales si no alcanzamos a figurar en la boleta, seguiremos el recorrido y el proceso organizativo del CIG; digo “alcanzamos” porque ella es nuestra vocera y si ella no aparece ahí, no aparecemos nosotros, quienes la apoyamos, de la misma manera que cada vez que alguien invisibiliza, minimiza, ignora deliberadamente una mesa de firmas, una actividad o un esfuerzo por Marichuy y el CIG, nos está despreciando e invisibilizando no solamente a ella y el CIG, sino a quienes la reconocemos como nuestra vocera.

Las firmas sí importan, porque si Marichuy no aparece en la boleta como candidata, entonces será más difícil visibilizar el proceso organizativo y las luchas del CIG y el CNI. Por ello no nos hemos cruzado de brazos y seguimos juntando firmas. ¿Qué sentido tiene esta actividad? El proceso ha sido malentendido por muchos: desde los electoreros de siempre que ven un complot para su eterna campaña electoral hasta los fieles a la consigna de no ir a las urnas. Ni unos ni otros han escuchado, no han querido hacerlo, que nadie, en este trabajo del CIG y su vocera, está llamando a votar o a no hacerlo. ¿Entonces cómo se los hemos explicado a los firmantes?

El mensaje es como sigue: Estamos invitando a todos y todas a dar su firma de apoyo ciudadano para María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno, para que podamos registrarla ante el INE como candidata independiente a la presidencia; si lo logramos, sería la primera vez en la historia de México y América Latina que una mujer indígena sea candidata a la presidencia.

La firma de apoyo ciudadano es un trámite muy sencillo para el cual necesita su credencial de elector, pude tomarle unos minutos y no compromete el sentido de su voto: usted puede dar su firma por Marichuy y después votar (o abstenerse) como prefiera, su voto sigue siendo decisión personal libre y secreta. Nosotros no estamos llamando a votar o no votar sino a organizarnos. No estamos sumando o restando votos a nadie. Lo que estamos haciendo es poner ante los ojos de México y del mundo un proceso de autoorganización desde abajo impulsado por el CNI, una iniciativa que propone otra forma de entender la política y el poder: una forma donde política no sea un acuerdo de cúpulas y a espaldas del pueblo para imponerlo luego a los gobernados, sino que entendemos la política como la construcción colectiva democrática del bien común.

No entendemos el poder como “poder sobre”, como la facultad y prerrogativa de una elite político- empresarial para oprimir a los demás, sino el poder como “lo que podemos hacer todos juntos”, como la potencia de los de abajo organizados en un sujeto colectivo, capaz de tomar las decisiones que afectan a su destino, su futuro, y cuyo mandato debe ser observado por sus representantes (nuestros concejales y concejalas en este caso) bajo los siete principios del mandar obedeciendo que obligan a las autoridades indígenas autónomas y a los integrantes del CIG y su vocera: obedecer y no mandar, representar y no suplantar, servir y no servirse, construir y no destruir, proponer y no imponer, convencer y no vencer, bajar y no subir. Estos principios de ética política nos orientan para organizarnos de manera autogestiva, autónoma: en resumen, nos estamos organizando para que el pueblo mande y el gobierno obedezca.

Si desean conocer mejor este proceso de autoorganización desde abajo, pueden consultar en la web la página del CNI, con la opción para suscribirse y que sus noticias les lleguen a su correo electrónico; también pueden leer el blog Actividades de CIG y su vocera, donde pueden encontrar las palabras que Marichuy ha dicho en sus encuentros con las comunidades del México de abajo. En todas ellas ha denunciado, como nadie lo hace en las campañas electorales, las cuatro ruedas del capitalismo que laceran al pueblo mexicano con despojo, explotación, represión y desprecio.

Si desean conocer más de Marichuy pueden buscar en YouTube, en el programa Historias debidas, el especial dedicado a nuestra vocera: María de Jesús Patricio Martínez, indígena nahua, originaria de Tuxpan, Jalisco, medica tradicional y luchadora social; fundadora del CNI y oradora del mismo en 2001, junto con la comandanta Esther y otros integrantes del EZLN (3) y del CNI (3) en el Congreso de la Unión, en defensa delos Acuerdos de San Andrés. Después de la traición a los Acuerdos de San Andrés por toda la clase política, encabezada por Zedillo, Fox, Fernández de Cevallos, Bartlett y Ortega, los indígenas han impulsado por su cuenta las autonomías, para defender sus vidas, las de sus comunidades, así como el territorio nacional, lo que ellos llaman nuestra Madre Tierra, bosques, selvas, desiertos, montes, ríos, lagos, islas, playas, mares, sometidos a devastación por megaproyectos de corporaciones capitalistas transnacionales, como la minería tóxica, el fracking, presas, parques eólicos, carreteras o el aeropuerto de Texcoco.

Inspirados en esos gobiernos autónomos, los compañeros del CNI están proponiendo una forma de gobierno colectivo democrático, el Concejo Indígena de Gobierno, que se escribe correctamente con “c”, una forma de autoridad colectiva con tradición en municipios españoles y en comunidades indígenas. El EZLN lo propuso con el nombre de Junta de Buen Gobierno y compañeros de Oaxaca, retomando una tradición magonista, le llamaron Concejo.

El CIG está integrado por cientos de hombres y mujeres indígenas, nombrados por sus pueblos y comunidades para asumir el compromiso y la responsabilidad del mandar obedeciendo. El CIG es, en el mundo, la autoridad colectiva con mayor presencia de mujeres, porque se decidió que se nombren por cada pueblo o comunidad un concejal y una concejala, y nuestra vocera es una mujer, Marichuy. Además, se asume y propone abiertamente anticapitalista y antipatriarcal.

Esta lucha, como puede apreciarse, no es por uh hueso, es una lucha por la vida, la humana y la de la flora y la fauna depredada junto con la Madre Tierra, por defender nuestro territorio nacional, por volver a ejercer la soberanía nacional que reside en el pueblo y por defender y recuperar los derechos que nos ha venido quitando el capitalismo neoliberal, con sus privilegios para el capital y la guerra contra el México de abajo.

Estos son algunos de los motivos por los que los estamos invitando a firmar para apoyar a Marichuy y que aparezca en la boleta como candidata independiente a la presidencia.

Los logros, hasta ahora, más que en firmas están en el proceso de diálogo cara a cara con ciudadanos y ciudadanas mexicanos, nos falta comunicarnos, articularnos, coordinarnos y organizarnos todos.

Sin embargo, el proceso de acercamiento está en marcha, por ejemplo en las pintas y la mesa de firmas que pusieron compañeros mazahuas y otomíes (ñañus) en la calzada Zaragoza, cerca del metro Tepalcates, con el trabajo artístico de la Otra Valle de Chalko y el apoyo del Café Zapata Vive, de integrantes de la Red de Apoyo al CIG Benito Juárez y adherentes a la Sexta.

Con ese mismo espíritu de unidad y de articulación y organización de las luchas, estamos preparando el acto público para recibir a nuestros compañeros del CIG y nuestra vocera; mediante un proceso asambleario abierto, por consenso, coordinando esfuerzos y sumando voluntades.

Así deberíamos seguir articulándonos y organizándonos, más allá de las diferencias que pudiéramos tener (sin las cuales, el mundo sería uniforme y monótono); si se trata de tomar partido, estamos, como dice un compañero de la OPT, tomando partido por el CIG y el CNI.

Un fantasma recorre el país y podría pronto recorrer el mundo: el fantasma de la autoorganización desde abajo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en babel, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s