¿Sembrando vida? Amenazas a la vida campesina de montaña

El sueño de la razón

Silvia Ribeiro

¿Sembrando vida? Amenazas a la vida campesina de montaña

Fuente: Desinformémonos

Al igual que en muchos otros gobiernos progresistas (así, sin comillas, porque justamente un problema central es su concepción industrial-capitalista del progreso) el gobierno de López Obrador en México se ha enfocado principalmente en favorecer el desarrollo industrial, incluida la agricultura industrial y los proyectos de infraestructura que favorezcan la exportación, como el Tren Maya y el Corredor Transítsmico del Istmo de Tehuantepec. El argumento oficial es que estos proyectos generarán empleo y crecimiento económico. Pero esto beneficia directa y principalmente a los intereses de las grandes empresas nacionales y trasnacionales, que verán aumentar sus lucros significativamente, en muchos casos, con trabajadores subvencionados por programas sociales del gobierno. Como si esto no estuviera claro, el anuncio de López Obrador de que Trump quiere invertir en el Tren Maya, debería dejar fuera cualquier duda.

La contrapartida de la inversión estatal en estos megaproyectos son los programas sociales, la mayoría asistenciales, pero también algunos llamados proyectos productivos, mucho menores en dinero que los megaproyectos, pero con gran capilaridad de alcance. Uno de ellos es el programa “Sembrando vida”, cuyo objetivo es reforestar un millón de hectáreas, sobre todo en ejidos y comunidades.

El programa parte de la base de que México es un país rico en biodiversidad, y que ésta se encuentra sobre todo en zonas rurales, con gran presencia de ejidos y comunidades indígenas, que son quienes “mediante sus conocimientos y prácticas tradicionales, han sabido preservar los recursos que posee su entorno y que son parte de su patrimonio natural”. No obstante, el programa señala que son también las zonas de mayor pobreza. Se dirige a quienes sean propietarios de 2.5 hectáreas que sea necesario reforestar, en las cuales se aplicarán sistemas agroforestales (árboles frutales con hortalizas, cacao, maíz), con asesoría técnica provista por el Programa. Los beneficiarios reciben 5,000 pesos mensuales, de los cuales 500 pesos se destinan a un fondo de ahorro.

El programa no suena mal en el papel, pero tiene aspectos negativos que no surgen en una primera mirada y que las comunidades recién comienzan a entender. Un primer factor es que el dinero en efectivo es el incentivo principal para algunos propietarios, que para poder hacerse acreedores del programa, recurren a la tala ilegal, incluso de especies nativas muy valiosas, para mostrar que tienen áreas donde se puede aplicar.

Al respecto, la organización Calixaxan de Veracruz, denunció que detectaron el “derribo total de un sistema agroforestal de café bajo sombra de cedro rojo y chalahuites y otro de cedros rojos jóvenes”, por parte de los dueños de los predios, para poder acceder a “Sembrando Vida”. La organización asegura que hay otros ejemplos parecidos en las zonas boscosas de Puebla y Veracruz.

Casos similares se nombraron también en otros estados, en ocasión de la asamblea de la Red en Defensa del Maíz, el 23 y 24 de marzo en la comunidad de San Juan Bautista Sahcabchén, en Hopelchén, Campeche. La red es un espacio de encuentro, reflexión y acción de comunidades indígenas y campesinas, organizaciones de la sociedad civil y académicas, que partió de la necesidad de actuar contra el maíz transgénico hace ya casi dos décadas. Como el cuidado del maíz no se puede separar de los pueblos que lo crearon, es también un espacio de defensa de la comunidad y la vida campesina, la tierra, el agua, los territorios. Verónica Villa y Ramón Vera Herrera dan cuenta en Ojarasca de varios de los temas que allí se trataron. Obviamente, al estar en la Península, el proyecto del Tren Maya y los riesgos que representa fue uno de los temas en discusión.

Quisiera completar el análisis de Sembrando Vida con las informaciones y discusión que tuvieron lugar en la asamblea de la Red en Defensa del Maíz. Representantes de varios estados dieron cuenta de casos de tala ilegal y deforestación para poder acceder al programa. Sin embargo, siendo grave, este es un aspecto perverso pero no intencional del programa.

Otros sí lo son. Por ejemplo, éste y otros nuevos programas han puesto un énfasis particular en la relación directa de cada individuo con el gobierno. Según las autoridades, esto es para evitar intermediarios que manipulen la entrega de programas. Pero al mismo tiempo, se establece una relación individual con los programas de gobierno que deja de lado su consideración por parte de las asambleas comunitarias y ejidales. Es por tanto una forma de socavar la discusión de los impactos de los programas por parte de la comunidad, que siempre va más allá de la individual, ya que toma en cuenta potenciales afectaciones a todo el territorio, los recursos de la comunidad o ejido y factores sociales y de futuro que no se pueden ver desde lo individual.

En el caso de Sembrado Vida, posiblemente el mayor impacto será el socavamiento de la agricultura campesina e indígena de montaña. Como explicó Álvaro Salgado de CENAMI, el millón de hectáreas que se quiere sembrar con este programa, está sobrepuesto a la región de agricultura indígena de montaña. Este tipo de agricultura, llamada también agricultura itinerante o de acahuales y que en muchos casos integra el método que se llama tumba-roza-quema, es un método tradicional milenario que se practica en zonas montañosas de México y del mundo. El método tradicional de roza-tumba-quema, es una forma de cultivar en los bosques, abriendo espacios de siembra en zonas a las que solamente se vuelve luego de períodos largos, que pueden ser de 10 a 25 años, pero incluso hasta 80 años de rotación. De esa forma, hay un convivencia armónica de los pueblos con los bosques y territorios, el bosque se regenera y los pueblos obtienen más alimentos. Las comunidades que utilizan este tipo de agricultura tienen un conocimiento y comprensión profunda y geográficamente muy amplia del territorio, además de una relación intensa con muchas otras comunidades, para poder trabajar en el conjunto, en zonas y ciclos que permiten la siembra de alimentos y la regeneración del bosque. Muchas de las comunidades que la practican han recibido reconocimientos al cuidado forestal.

No obstante, este tipo de agricultura ha sido de más en más criminalizado, acusado injustificadamente y en forma errónea por grandes organizaciones conservacionistas de que provocan degradación forestal, en la mayoría de los casos como una forma de apropiarse de los territorios de esas comunidades para su propios proyectos, sea de conservación, venta de servicios ambientales u otros.

Ahora, el programa Sembrando Vida es una nueva amenaza a esas formas de vida campesina, ya que significan la imposición (suave y financiada, pero imposición al fin) de una forma de producción fija, que impedirá la rotación de zonas de siembra que ha sido tradicional por siglos. Además, se indica qué tipo de cultivos y unas pocas variedades de árboles frutales se deben plantar, lo cual limita la diversidad y el uso de especies locales y nativas.

Por tanto, este programa, convergente con los demás proyectos y programas del gobierno, promueve la destrucción de la comunidad como forma fundamental de toma de decisiones sobre el territorio. También, por ser sustituida por funcionarios que gestionan los programas y técnicos que la comunidad no solicitó, que se presentan como “apoyo” al programa, lo cual aparece necesario porque las especies a plantar no son las que usan normalmente. Esto se agrega al impacto en esas áreas de normativas que gobiernos anteriores establecieron para intentar “ilegalizar” este tipo de agricultura itinerante, porque inhibe la privatización y el despojo territorial para otros proyectos. Es muy ilustrativo el caso de Santiago Lachiguiri, en Oaxaca.

La diferencia ahora es que el programa viene con un incentivo económico mucho mayor, una cifra difícil de rechazar, especialmente desde una mirada individual, desde la que se hace difícil ver las consecuencias colectivas de largo plazo, y con un mecanismo incorporado para ignorar y erosionar la autoridad de las asambleas comunitarias.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

El neocapitalismo de la IV T y la resistencia

Babel

El neocapitalismo de la IV T y la resistencia

Javier Hernández Alpízar

El proceso de despojo que el capitalismo está protagonizando a nivel planetario, en México implica, como recurso de control social, la continuidad y ampliación de la militarización, con más de 50 mil nuevos efectivos, con mayores poderes ahora recién legalizados que invaden funciones de los poderes ejecutivo y judicial, con privilegios como la administración del aeropuerto internacional de la Ciudad de México en Santa Lucía, bajo una total opacidad en el manejo del dinero.

Además, este proceso, que los académicos llaman eufemísticamente “acumulación por desposesión”, significa despojo territorial, desplazamiento, proletarización y pauperización de comunidades indígenas, campesinas, rurales y urbanas, destrucción de la naturaleza y entrega de todo lo despojado a los capitales transnacionales, principalmente a los Estados Unidos, como Donald Trump se apresura a anunciar con sus intenciones de inversión.

Los planes de militarización de la policía y del control social que iniciaron con Ernesto Zedillo, incluida la contrainsurgencia contra las comunidades autónomas zapatistas; los proyectos de colonización del territorio mesoamericano que impulsaron Vicente Fox y sus sucesores; así como las reformas estructurales neoliberales y los tratados de libre comercio iniciados con el salinismo y continuados por los gobiernos del PRI y el PAN, todos estos planes  no se interrumpen ni matizan en el gobierno de AMLO, sino que siguen su curso y se profundizan con la Guardia Nacional, totalmente militar y con poderes omnímodos recién legalizados por el voto legislativo de Morena, el PRI, el PAN y el PRD, y se impulsan a toda marcha con los proyectos de “desarrollo” que actualizan el Plan Puebla Panamá: explotación comercial de la Lacandona con el proyecto de siembra de árboles maderables y frutales; trenes de pasajeros y de carga como el llamado “maya” y el transístmico; continuidad del extractivismo minero, petrolero y las presas, represas y parques eólicos (especialmente en el Istmo de Tehuantepec); continuación de los proyectos neoliberales, como la imposición del Proyecto Integral Morelos, incluida la termoeléctrica en Huexca, imposición que ya generó un asesinato político, el del defensor del territorio y comunicador popular Samir Flores Soberanes. Además, esa Guardia Militar tendrá facultades de migra para complacer el empecinamiento antiinmigrante, racista y xenófobo de Trump.

El poder obtenido por los militares con la IV Transformación no tiene precedentes en el México civil posrevolucionario y, asimismo, la penetración de los proyectos de despojo supera a los avances logrados por los gobiernos del PRI y el PAN. Y todo ello, traicionando el sentido del voto masivo que pedía la desmilitarización, el fin del terror de Estado y un cambio en el modelo neoliberal.

Entre los pocos análisis que anticiparon este escenario desde hace más de doce años están los del pensamiento crítico que elaborado por los actuales zapatistas, las comunidades autónomas que forman las bases del EZLN. Son parte de los pueblos con arraigo territorial que defienden su autonomía y que impulsan una forma de autogobierno como alternativa al capitalismo depredador.

Los zapatistas han resistido a la contrainsurgencia militar, paramilitar, política y mediática e ideológica de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, y hoy enfrentan de nuevo la militarización y paramilitarización bajo el gobierno de AMLO y su socio y amigo Velasco Coello.

Desde el sureste, los actuales zapatistas y sus aliados lanzan el desafío de no rendirse ante los proyectos de muerte como la explotación de la Lacandona, el tren “maya” y el transístmico, ni ante la militarización de la Guardia Militar.

Además, junto con el Congreso Nacional Indígena y su Concejo Indígena de Gobierno forman la semilla de una posible fuerza de izquierda que defienda la vida, a la Madre Tierra, la soberanía nacional y el futuro de una patria que el actual régimen, bajo el hipócrita discurso “anticorrupción”, está convirtiendo en un enclave colonial militarizado al servicio de los capitales de los Estados Unidos y demás potencias capitalistas.

La unidad de los trabajadores y trabajadoras del campo y la ciudad, de las mujeres y hombres del pueblo que resisten a este proyecto capitalista neodesarrollista, puede llenar ese vacío que ha dejado la claudicación de la izquierda de arriba para beneficio del capitalismo actual y su nueva elite autoritaria e intolerante. Tenemos que, estamos obligados a, construir una resistencia que frene el entreguismo del actual régimen y sea una alternativa de país, sin pasar por el regreso del PRIAN ni por la continuidad del actual régimen traidor a sus propios votantes.

Publicado en babel | Deja un comentario

Mensaje del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en los 100 años del asesinato del General Emiliano Zapata #Marichuy #CIG #CNI #EZLN

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

MÉXICO.

Abril del 2019.

A los familiares y amistades de Samir Flores Soberanes:

A la Asamblea de la Resistencia de Amilcingo:

Al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos-Puebla-Tlaxcala:

Al Congreso Nacional Indígena:

Al Concejo Indígena de Gobierno:

A la Sexta nacional e internacional:

A las Redes de Apoyo al CIG y Redes en Resistencia y Rebeldía:

A quienes luchan contra el sistema capitalista:

Hermanas y hermanos:

Compañeros y compañeras:

  Les escribe el Subcomandante Insurgente Moisés a nombre de las mujeres, hombres, niños y ancianos zapatistas. La palabra que les mandamos es colectiva y me toca a mí, como vocero del EZLN, escribirla.

  Por lo mismo, desde las montañas del sureste mexicano llega hoy a las dignas tierras de Emiliano Zapata y sus sucesores -como lo fue y es Samir Flores Soberanes, nuestro hermano y compañero de lucha en defensa de la vida-, el abrazo que no es sólo mío sino de todos los pueblos zapatistas de tzotziles, choles, tojolabes, zoques, mames, mestizos y tzeltales.

  Recíbanlo, hermanas y hermanos, porque es un abrazo que les damos nosotras, nosotros, zapatistas del EZLN, porque les respetamos y admiramos.

  No hemos podido estar presentes junto a ustedes, que es lo que hubiéramos querido. La razón es muy sencilla y tiene la bandera del mal gobierno. Porque en nuestras montañas y valles ha aumentado la presencia militar, policíaca, paramilitar, y de espías, orejas e informantes. Han reaparecido los sobrevuelos de aviones y helicópteros militares, así como de vehículos artillados, como en los tiempos de Carlos Salinas de Gortari; de Ernesto Zedillo Ponce de León, tutor político del actual titular del poder Ejecutivo; de Vicente Fox Quesada luego de la traición de los Acuerdos de San Andrés; del psicópata Felipe Calderón Hinojosa; y del ladrón de corbata y copete Enrique Peña Nieto. Lo mismo, pero ahora con más frecuencia y mayor agresividad.

  Y los patrullajes y sobrevuelos no siguen las rutas del narcotráfico, ni las de las agobiadas caravanas de las hermanas y hermanos migrantes que huyen de una guerra que se niega a decir su nombre… para entrar a otra que se esconde detrás de un ejecutivo federal parlanchín y pendenciero. No, esa amenaza de muerte recorre por aire y tierra las comunidades indígenas que han decidido mantenerse en resistencia y rebeldía para defender la tierra, porque en ella está la vida.

  Ahora, además, miembros del Ejército Federal y Fuerza Aérea se adentran en las montañas y aparecen en las comunidades diciendo que viene la guerra y que sólo están esperando órdenes de “mero arriba”. Y algunos se hacen pasar por lo que no son ni nunca serán, según esto para conocer los supuestos “planes militares” del EZLN. Tal vez ignorando que el EZLN dice lo que hace y hace lo que dice… o tal vez porque el plan es montar una provocación y luego culpar al EZLN. El mismo método de Ernesto Zedillo Ponce de León, y de su lacayo Esteban Moctezuma Barragán, hoy encargado de emboscar al magisterio democrático.

  En realidad, en todo eso, el mal gobierno actual es como sus antecesores. Pero cambia ahora la justificación: hoy la persecución, acoso y ataque a nuestras comunidades es “por el bien de todos” y se hace bajo la bandera de la supuesta “IV Transformación”.

  Pero no es de esto que les queríamos hablar. Después de todo cualquier denuncia es luego desacreditada porque, según el Poder Ejecutivo Federal, la realidad está en la categoría de “radical de izquierda conservadora”, que quiere decir que cualquiera que no tenga paga y critique al supremo gobierno, ni siquiera alcanza a ser “fifí”; será eso o la ocurrencia que se dé en las mañaneras y que luego sea festinada por sus huestes en las redes sociales que son “modernas” sólo porque su fanatismo es digital, pero tienen los mismos argumentos de quienes han aplaudido y aplauden los excesos de las tiranías que en el mundo han sido, y a quienes se podrían repetir las palabras de Emiliano Zapata Salazar: “La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía.

  De lo que en estas tierras chiapanecas pasa, pues es más de lo mismo que hemos padecido desde hace ya más de 25 años. Y repetimos lo que antes señalamos: allá arriba son lo mismo… y son los mismos. Y la realidad les quita el maquillaje con el que quieren simular un cambio.

Hermanas y hermanos:

Compañeros y compañeras:

  Lo que queremos decirles, señalarles, es lo grande de su resistencia.

  No sólo por el símbolo de levantarla cuando los de arriba celebran una traición: la que asesinó a un individuo de nombre Emiliano Zapata Salazar; y que fracasó en detener una causa, la que hoy pervive en muchas siglas en todo el territorio de esto que todavía llamamos México: el zapatismo.

  Su causa de ustedes es inspiradora para cualquier persona honesta en el mundo, porque su lucha es por la vida. No es una apuesta por dinero, puestos, regalos. Es para las generaciones que no vendrán si triunfa la soberbia del Mandón y son destruidas las comunidades.

  Por eso su lucha no sólo merece ser saludada y apoyada, también debiera ser replicada en todos los rincones del planeta donde, bajo la bandera de los supuestos “orden y progreso”, se destruye la naturaleza y a quienes la habitan.

  Hay veces que las causas se concretan en una persona, hombre, mujer u otroa. Y entonces esa causa tiene nombre, apellido, lugar de nacimiento, familia, comunidad, historia. Como en Emiliano Zapata Salazar, también es el caso del hermano y compañero Samir Flores Soberanes, a quien quisieron comprar, a quien quisieron rendir, a quien quisieron convencer de dejar sus ideales. Y él no se dejó, por eso lo asesinaron. Porque no se vendió, porque no se rindió y porque no claudicó.

  Quienes se sintieron aliviados por su asesinato y luego realizaron una supuesta “consulta” para burlarse así de la tragedia, pensaron que ahí terminaba todo; que la resistencia en contra de un megaproyecto, criminal como todos los megaproyectos, se apagaría junto con las lágrimas que arrancó la ausencia del hermano y compañero.

  Se equivocaron, como se equivocaron Carranza y Guajardo cuando creyeron que Zapata acababa en Chinameca.

  Como se equivoca el actual ejecutivo federal cuando, alardeando su ignorancia sobre la historia y cultura del país que dice “mandar” (su libro de cabecera no es “Quién gobierna”, sino “Quien manda”), pretende amistar a Francisco I. Madero con Emiliano Zapata Salazar. Porque, así como Madero quiso comprar a Zapata, el mal gobierno quiso comprar a Samir, y a los pueblos que resisten, con apoyos, proyectos y demás mentiras.

  Los pueblos y Samir respondieron con su empeño de resistencia, algo que enorgullecería al Emiliano Zapata que señalaba que no se le compraba con oro y que aquí (en las tierras de Morelos) todavía había y hay hombres -nosotros agregamos “y mujeres y otroas”- con vergüenza.

  La ignorancia y la soberbia que le dan identidad al actual jefe del mal gobierno, tampoco son nuevas. Como no es nuevo que tenga una corte de aduladores. Un grupo de sinvergüenzas que acomodan la historia al contentillo del tirano y lo presentan como la culminación de los tiempos. Y le aplauden y repiten, con una lambisconería sin recato, cuanta tontería sale de su cabeza. Él decreta que se acabó el neoliberalismo, y su corte acomoda cifras, hechos, proyectos para ocultarlos detrás del escenario de la autodenominada “Cuarta Transformación”, que no es sino la continuación y profundización de la etapa más brutal y sanguinaria del sistema capitalista.

  Pero, además, el grupo de aduladores que el tirano convoca, se completa con lacayos de todo tipo y condición, quienes se desviven, y matan, para cumplir los deseos manifiestos o supuestos del capataz en turno.

  Por eso el titular del ejecutivo no necesita ordenar que se asesine, desaparezca, denigre, calumnie, encarcele, despida, destierre a quien no le rinde adoración.

  Basta que en el templete o en los medios de comunicación o en las redes sociales, ejerza lo que él llama “derecho de réplica”, para que los lacayos vean la forma de cumplir los deseos de su amo y señor.

  Pero todos los tiranos temen cuando se levanta una causa que, como la de ustedes -que es la nuestra-, es justa y humana.

  Piensan que asesinando a líderes y a rostros visibles, las causas mueren junto con ellos.

  No sabemos quienes asesinaron al compañero Samir. Sabemos quien lo señaló. Quien, con voz chillona e histérica, lo marcó para que luego sicarios, ansiosos por agradar al jefe de las fuerzas armadas federales, cumplieran la sentencia dada en el templete convertido en tribunal.

  No hubo “derecho de réplica” para Samir Flores Soberanes, ni lo hay para los pueblos que resisten contra el proyecto de muerte llamado “Proyecto Integral Morelos”, megaproyecto que sólo significará ganancias para grandes capitalistas cuyas sedes están en Italia y en la España a la que se le demanda pedir perdón por la conquista que inició hace 500 años y que ahora el mal gobierno continúa.

  Todo esto ya lo saben ustedes, hermanas, hermanos, compañeros, compañeras. Pero lo repetimos por el coraje y la rabia que nos dan el asesinato de Samir y la soberbia de quien allá arriba cree que manda y ni siquiera gobierna.

  Nos da rabia y coraje que para los de abajo sólo se ofrezca el desprecio de las limosnas disfrazadas de programas asistenciales o las amenazas por no doblegarse; y que para los de arriba, que son quienes luego traicionarán a quien hoy acarician, haya sonrisas, brindis y declaraciones tranquilizadoras.

Compañeros y compañeras:

Hermanas y hermanos:

  Sabemos también que éste, como los anteriores malos gobiernos, quiere secuestrar la imagen de Emiliano Zapata Salazar para que, con su muerte, muera también la defensa de la tierra, que es como nosotros, los pueblos originarios, llamamos a la vida.

  Y sabemos lo más importante, lo que en verdad cuenta: los pueblos originarios seguiremos en la rebeldía y la resistencia.

  No importa que nos llamen “conservadores”, o, como hace 100 años a los zapatistas del Ejército Libertador del Sur, “bandidos”.

  Como sus anteriores, el mal gobierno actual y sus lacayos “modernos” pueden decirnos lo que les venga en gana.

  Nuestra palabra y silencio son más grandes que sus grititos histéricos.

  La lucha zapatista pervivirá, los pueblos originarios pervivirán.

  En las ciudades y los campos de todo el planeta se levanta también la lucha de grupos, colectivos y organizaciones de mujeres, colonos, artistas, jóvenes, científicos, trabajadores, empleados, maestros, estudiantes, otroas.

  No importa su tamaño, sino su decisión. Con todos ellos, ellas, elloas, con respeto y solidaridad, se habrá de levantar una red mundial de rebeldía y resistencia contra la guerra que, si el capitalismo triunfa, significará la destrucción del planeta.

  Vendrán y se irán malos gobiernos, pero el color de la tierra persistirá y con él todos los colores de quienes en el mundo se niegan a la resignación y el cinismo, quienes no olvidan y no perdonan, quienes llevan la cuenta de agravios, encierros, desapariciones, muertes, olvidos.

  En ese pensamiento y ese corazón colectivos, renacerá el mundo que hoy agoniza.

  Los tiranos de todos los colores se derrumbarán junto al sistema al que sirven.

  Y para el mundo habrá al fin vida, como debe ser la vida, es decir, libre.

  Mientras llega ese momento, no dejaremos de traer a cada uno de nuestros días, la vida de lucha de Emiliano Zapata Salazar y de Samir Flores Soberanes.

  Y en nuestra lucha cotidiana, se hará verdad el grito que hoy es nuestra bandera: Zapata y Samir viven, y la lucha sigue por…

¡TIERRA Y LIBERTAD!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Moisés.

México, abril del 2019.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

La gravedad y la resistencia

Babel

La gravedad y la resistencia

Javier Hernández Alpízar

Bienvenida, Malú Huacuja del Toro

Simone Weil tiene su díada de conceptos metafísicos: la gravedad y la gracia. La primera es física, mundana, se corresponde al mundo de las necesidades: es la fuerza con que nos atrae la tierra, nos ata al mundo terrenal. La gracia, en cambio, desciende de lo alto, y es el agua que puede ser respuesta a la sed del deseo, el hambre de absoluto de los seres humanos.[1]

La pensadora francesa tomó audazmente conceptos de la ciencia física y por una fuerte analogía muy esclarecedora los llevó al terreno del espíritu: conceptos de la termodinámica, de la mecánica, como gravedad y fuerza, ayudan a entender el lado mundano de nuestra existencia. En conjunto son la gravedad. Lo que nos puede elevar es el “ala que desciende”, la gracia. Tal como la luz del sol es lo que alimenta a los seres capaces de realizar la fotosíntesis.

Dejando de lado el aspecto metafísico- espiritual de la gracia, vinculado a la mística y al teísmo, el concepto de gravedad muestra nuestro lado humano necesitado, determinado por necesidades mundanas, fuertemente llevado por la fuerza de gravedad que se rinde ante lo fuerte, lo poderoso, el mundo.

Más tarde, incluso quienes somos legos en ciencias físicas, hemos escuchado que Albert Einstein propuso modificar la ley de gravedad de Isaac Newton por la idea de que el espacio-tiempo se curva. El espacio y el tiempo son materiales, y no son homogéneos ni son idénticos en cualquier lugar del cosmos. Los objetos con gran masa curvan el espacio-tiempo a su alrededor. La luz de estrellas lejanas, al pasar cerca del sol, se curva, y ese fenómeno, que coincide con la teoría de Einstein, ya ha sido observado por algunos astrónomos durante eclipses de sol, único momento en que esas luces pueden percibirse con claridad.[2]

Siguiendo el ejemplo de Simone Weil, podemos retomar el concepto einsteniano que el espacio-tiempo se curva alrededor de ciertos cuerpos muy masivos y llevarlo, como ella llevó el concepto de gravedad, a las ciencias del espíritu: Los grandes poderes y los cuerpos sociales masivos también curvan el espacio tiempo a su alrededor, lo alteran, su masividad les da gravedad, atrae, modifica su entorno, desvía de su ruta otras energías sociales, otras luces.

Simone Weil desconfiaba de los fenómenos de masividad social como el Estado, las poderosas burocracias, los partidos políticos (pensaba que había que abolirlos porque cancelaban el pensamiento libre y lo sustituían por creencias dogmáticas fetichizadas por la masividad de sus adictos y la disciplina de pertenecer o ser de tal o cual partido). Sin embargo, es muy difícil sustraerse a la influencia, la atracción o repulsión, y la manera como alteran el espacio-tiempo social esos grandes fenómenos del poder político-económico-social. Por ejemplo, durante la guerra fría casi nadie logró mantenerse sin tomar partido por Washington o Moscú (en su defecto, Pekín o La Habana) pues eran los grandes partidos del mundo. Si alguien intentaba seguir una ruta alterna a esas dos grandes potencias, se enfrentaba a la hostilidad de todos los bandos.

No se trata de proponer un atomismo individualista, pues el ser humano es social por naturaleza. Sin embargo, es necesario mantener la autonomía del pensamiento y de la responsabilidad individual: participar con otros sin renunciar a pensar por sí mismo: porque no hay otra manera de pensar, comenzar a pensar solamente desde lo permitido por el colectivo, la tribu, el comité o la organización es dejar de pensar, es meramente regurgitar lo tragado y muchas veces mal digerido.

Sin embargo, no podremos ser neutrales, la neutralidad en lo político-económico-social no existe, no es posible la paloma volando en el vacío (diría Kant), lo que hay son seres humanos determinados por su mundo económico-político-social, pero cuya conciencia debe intentar mantener su autonomía, algo así como la pequeña incertidumbre del electrón en la física del átomo. Sin esa mínima libertad atómica y molecular en la masividad de la política, el espacio-tiempo terminaría siendo todo un agujero negro del poder engulléndolo y fagocitándolo todo, una suerte de muerte colectiva, gravedad sin gracia.

Los creyentes pueden contar con la gracia como una energía que viene de lo alto, sin embargo, incluso pensadores creyentes como Leonardo Boff usan conceptos terrenales (lo simbólico, lo que sintetiza y compone, y lo diabólico, lo que dispersa y genera caos, pero con ello abre nuevas posibilidades de complejidad al trabajo de lo simbólico) para mostrar que el camino del espíritu humano, comunidades, pueblos, especie humana, si bien está ante una crisis que podría poner fin a la vida de la especie, no está determinado fatalmente, sino que puede abrir una esperanza de futuro, de una manera más rica de ser humanos en este planeta…[3]

Si no se es creyente, entonces, de todos modos se puede tener una espiritualidad, una ética y una mística de la rebeldía y la resistencia, de que la dignidad humana y la dignidad del planeta y del cosmos merecen nuestro cotidiano luchar contra toda opresión y toda dominación. El espacio-tiempo social puede quizá curvarse democrática y participativamente, deshaciendo a bestias masivas como el capital y los imperios y autoritarismos. Ninguna fuerza es demasiado pequeña para ayudar al principio de incertidumbre o indeterminación para no dejar que se cancelen la libertad y la posibilidad de un futuro común.

[1] SimoneWeil, La gravedad y la gracia, Trotta, Madrid, 1994-

[2] En la mente de Einstein, Nova, https://www.youtube.com/watch?v=QsqZwNnp6qs Consultado el 2 de abril de 2019.

[3] Leonardo Boff, El despertar del águila, Trotta, Madrid, 2000.

Publicado en babel | Deja un comentario

Comunicado del #CNI- #CIG y el #EZLN ante nueva situación de consulta para imponer mega proyectos en el Istmo de Tehuantepec

COMUNICADO DEL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA Y EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO Y EL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL ANTE NUEVA SIMULACIÓN DE CONSULTA PARA IMPONER MEGA PROYECTOS EN EL ISTMO DE TEHUANTEPEC

Al pueblo de México

A los pueblos del mundo

A las Redes de Apoyo al CIG

A las Redes de Resistencia y Rebeldía

A la Sexta Nacional e Internacional

A los medios de comunicación

Ante la agenda de despojo y destrucción que los malos gobiernos hacen para imponer lo que allá arriba llaman “Programa de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec”, y que para nosotros los pueblos originarios, es el anuncio de la tragedia que pretenden expandir en los territorios de los pueblos en toda la región del Istmo

Los que somos el CNI-CIG rechazamos y desconocemos cualquier simulación que se proponga la imposición de los megaproyectos de muerte, como es la supuesta consulta que pretende realizar los malos gobiernos en diversas comunidades del Istmo de Tehuantepec los días 30 y 31 de marzo

Denunciamos las prácticas corruptas que los malos gobiernos a través del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas han estado realizando para buscar dividir, engañar e intimidar a nuestras comunidades, donde ofrecen programas y proyectos a cambio de decir que sí en sus supuestas consultas, como si lo que está en juego no fuera el territorio y los recursos naturales.

Los pueblos originarios Binizzá, Ikoot, Chontal, Zoque, Nahua y Popoluca, que habitamos el Istmo de Tehuantepec, en los estados de Oaxaca y Veracruz ya dijimos NO a los megaproyectos de muerte, rechazamos la destrucción que quieren llevar a nuestros territorios y que está matando a nuestra madre tierra.

Rechazamos la invasión por empresas mineras que quieren destruir los cerros, manantiales ríos y aire, a las empresas eólicas que despojan de nuestras tierras y negocian con el viento. No queremos sus trenes que transportarán la muerte, ni la violencia represiva militar o paramilitar que se jalonea nuestros territorios.

Reiteramos que nuestra lucha por proteger a la madre tierra, las comunidades y territorios indígenas no se detendrán por más simulaciones que el mal gobierno capitalista neoliberal pretenda hacer para imponer, con la guerra, los proyectos que apuestan al dinero a costa de la muerte de la naturaleza y de los pueblos originarios. Por el contrario, seguiremos organizándonos en resistencia y rebeldía con las y los de abajo.

En consecuencia, llamamos a los colectivos y organizaciones honestas, a las redes de apoyo al Concejo indígena de Gobierno y a la Sexta Nacional e Internacional a permanecer atentos y solidarios ante este nuevo intento de imposición y despojo.

Atentamente

Marzo de 2019

Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos

Nunca Mas un México sin Nosotros

Congreso Nacional Indígena

Concejo Indígena de Gobierno

Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Publicado en Noticias | Deja un comentario