Consultas para impor o conservadorismo

Hotel Abismo

Consultas para impor o conservadorismo

Javier Hernández Alpízar

Em 1994, o candidato conservador e anti-zapatista Diego Fernández de Cevallos deu um comício eleitoral, como candidato à presidência pelo PAN, no campus de Cuitláhuac da UNITEC. Havia um grupo de alunos, na maioria mulheres, que o apoiava. Um grupo de meninos pensou em uma pergunta que mostrasse o conservadorismo de Fernández de Cevallos para que seus companheiros deixassem de apoiá-lo. Resolveram perguntar o que ele acha da descriminalização do aborto. Achavam que ele daria sua opinião, PAN e conservadora, de condenação moral ao aborto. Mas Fernández de Cevallos parecia com presas, evitou dizer sua opinião pessoal e disse que a questão do aborto o levaria a uma consulta. Ele sabia que dizer sua opinião tiraria votos e se refugiou na ideia da consulta, aparentemente tão democrática.

Em semanas de debate com os colegas, as meninas deixaram de apoiar Fernández de Cevallos.

Nesse sexênio, parece que Diego Fernández Cevallos assessora Obrador, que se propõe a fazer o mesmo que o candidato do PAN disse que faria: levar a questão do aborto a uma consulta

Por se recusarem a criticar Obrador, muitos e muitos têm defendido que ele use as consultas como forma de imposição de megaprojetos como o Projeto Morelos Integral, o Trem Maia e o Corredor Interoceânico, ali as consultas foram manipuladas, maquiadas com programas de governo, sem informação Anteriormente, sem debate, eles quebraram todos os requisitos que devem ser atendidos para fazer consultas imparciais e de boa fé. Hoje as mulheres podem ser vítimas dessas consultas fraudulentas. E o conservadorismo de Cevallos, isto é, de Obrador, pode estar oculto por trás de uma aparente prática “democrática”.

Há momentos em que apoiar um poderoso para prevalecer sobre os outros pode acabar se voltando contra aqueles que os apóiam. Principalmente se não denunciarem a fraude de que um político conservador, cujas ideias patriarcais e evangélicas sobre as mulheres se equiparam às do PAN, se faz passar por um progressista e calunia todos os que se opõem a ele dizendo que são “conservadores”, como quem rouba e distrai gritando “para o ladrão!” …

Publicado en Hotel Abismo | Deja un comentario

Consultations to impose conservatism

Hotel Abismo

Consultations to impose conservatism

Javier Hernández Alpízar

In 1994, the conservative and anti-Zapatista candidate Diego Fernández de Cevallos gave an electoral rally, as a candidate for the presidency for the PAN, at the Cuitláhuac campus of UNITEC. There was a group of students, mostly women, who supported him. A group of boys thought of a question that would show the conservatism of Fernández de Cevallos so that his companions would stop supporting him. They decided to ask him what he thought about the decriminalization of abortion. They thought that he would give his opinion, PAN and conservative, of moral condemnation of abortion. But Fernández de Cevallos looked fanged, avoided saying his personal opinion and said that the abortion issue would take him to consult. He knew that saying his opinion could take away votes and he took refuge in the idea of ​​the consultation, apparently so democratic.

In weeks of debate with their classmates, the girls stopped supporting Fernández de Cevallos.

This six-year term, it seems that Diego Fernández Cevallos advises Obrador, who proposes to do the same thing that the PAN candidate said he would do: bring the issue of abortion to a consultation

For refusing to criticize Obrador, many and many have defended that he use the consultations as a form of imposition of megaprojects such as the Morelos Integral Project, the Mayan Train and the Interoceanic Corridor, there the consultations have been manipulated, maized with government programs, without information Previously, without debate, they have broken all the requirements that must be met to make unbiased and good faith consultations. Today women could be the victims of these rigged consultations. And the conservatism of Cevallos, that is to say Obrador, may be hidden behind an apparent “democratic” practice.

There are times when supporting a powerful person to prevail over others can end up turning against those who support them. Especially if they do not denounce the fraud that a conservative politician, whose patriarchal and evangelical ideas about women are equivalent to those of PAN, pretends to be a progressive and slanders all those who oppose him saying that they are “conservative”, like who steals and distracts yelling “to the thief!” …

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Las consultas para imponer el conservadurismo

Hotel Abismo

Las consultas para imponer el conservadurismo

Javier Hernández Alpízar

En 1994, el candidato conservador y antizapatista Diego Fernández de Cevallos dio un mitin electoral, como candidato a la presidencia por el PAN, en el campus Cuitláhuac de la UNITEC. Había un grupo de estudiantes, en su mayoría mujeres, que lo apoyaban. Un grupo de chicos pensaron en una pregunta que evidenciara el conservadurismo de Fernández de Cevallos para que sus compañeras dejaran de apoyarlo. Decidieron preguntarle qué opinaba de la despenalización del aborto. Pensaron que daría su opinión, panista y conservadora, de condena moral del aborto. Pero Fernández de Cevallos se vio colmilludo, evitó decir su opinión personal y dijo que el tema de aborto él lo llevaría a consulta. Sabía que  decir su opinión le podría restar votos y se refugió en la idea de la consulta, aparentemente tan democrática.

En semanas de debate con sus compañeros, las chicas dejaron de apoyar a Fernández de Cevallos.

Este sexenio, pareciera que Diego Fernández Cevallos asesora a Obrador, quien propone hacer lo mismo que el candidato panista dijo que haría: llevar el tema del aborto a una consulta

Por negarse a criticar a Obrador, muchas y muchos han defendido que use las consultas como forma de imposición de megaproyectos como el Proyecto Integral Morelos, el Tren Maya y el Corredor Interoceánico, ahí las consultas han estado manipuladas, maiceadas con programas gubernamentales, sin información previa, sin debate, han roto todos los requisitos que deben cumplirse para hacer consultas no sesgadas y de buena fe. Hoy podrían ser las mujeres, las víctimas de estas consultas amañadas. Y el conservadurismo de Cevallos, es decir de Obrador, puede quedar escondido detrás de una aparente práctica “democrática”.

Hay ocasiones en que apoyar a un poderoso para que se imponga sobre otros puede terminar revirtiéndose contra quienes los apoyan. Especialmente si no denuncian el fraude de que un político conservador, cuyas ideas patriarcales y evangélicas sobre las mujeres son equivalentes a las del panismo, se haga pasar por progresista y calumnie a todos los que se le oponen diciendo que son “conservadores”, como quien roba y distrae gritando “¡al ladrón!”…

Publicado en Hotel Abismo | Deja un comentario

La lógica bipolar

Hotel Abismo

La lógica bipolar

Javier Hernández Alpízar

Es un lugar común criticar las lecturas en blanco y negro, las narrativas de buenos y malos, los maniqueísmos. Pero es más frecuente el incurrir en estas simplificaciones, porque muy probablemente están profundamente arraigadas en nuestras maneras de sentir-pensar. Precisamente por ello es importante prevenirnos contra ellas, porque no solo sobresimplifican nuestra lectura del mundo, sino que nos esconden alternativas posibilidades, caminos, y nos encierran en un asfixiante laberinto de dos opciones.

En el comienzo de la edad media, San Agustín combatió a una secta llamada “maniqueos”, quienes pensaban el mundo como una lucha entre dos principios absolutos, uno del bien y otro del mal, ambos inmensamente potentes. Para San Agustín, este pensamiento era heterodoxo porque equiparaba al mal como principio absoluto al que, en el cristianismo, debe ser lo único absoluto, el bien, o sea Dios. San Agustín eliminó la idea de un principio absoluto del mal que exista positivamente introduciendo la idea de que el mal no es algo en sí, algo que exista positivamente, sino una mera ausencia o falta, carencia del bien, de Dios.

Pero luego San Agustín mismo recuperó una narrativa bipolar al pensar que existe una Ciudad de Dios, como realización de la comunión de los creyentes con Dios que se opone a una ciudad de los hombres, el mundo, por ejemplo, el Imperio Romano, como mundo del pecado que debe ser trascendido. Podemos pensar que de tanto asomarse al abismo del pensamiento maniqueo, aunque sea para destruirlo o criticarlo, algo de ese abismo entró en la mirada de Agustín, algo de maniqueísmo dejó la idea cristiana de mundo como maldad a ser trascendida para alcanzar a Dios. La herencia bipolar o maniquea se quedó en mucho del catolicismo y de las iglesias reformadas, que en México llamamos protestantes o evangélicas.

Algo de esa bipolaridad, del blanco y negro, hay en las narrativas de los imperios. El romano es un buen ejemplo: primero fueron los campeones del paganismo, pluralista, politeísta, en esa fase persiguieron a los primeros cristianos. Pero luego de la conversión del emperador Constantino, devino en imperio cristiano y una narrativa del bien contra el mal, el cristianismo contra lo infiel, lo pagano, los moros, los árabes, los “enemigos de la libertad” ha presidido las narrativas en nombre de las cuales, primero los imperios europeos (español, portugués, británico, etcétera) y luego el estadunidense (Bush declarando la guerra total contra el terrorismo) han justificado sus guerras de conquista, colonización e imperialismos. No por nada los llaman “cruzadas”, la guerra de la cruz contra lo que no se rinde al cristianismo (o democracia o libre mercado)

La guerra fría comenzó al final de la segunda guerra mundial, que terminó con una desaforada carrera por ganar más territorio de los alemanes derrotados, carrera entre los dos frentes, aliados momentáneos, pero ya rivales, el occidental encabezado por Estados Unidos y el oriental, la URSS (Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas).

Heredamos, para la mayor parte del siglo XX, un mundo bipolar en guerra el imperio capitalista en occidente, encabezado por Washington, contra el comunista o del socialismo realmente existente, encabezado por Moscú.

No solamente estaba repartido el planeta en dos bandos, cada uno con su narrativa, en la cual el rival era el imperio del mal, y cada uno se consideraba una especie de “ciudad de Dios” (o de la libertad). Y también los ciudadanos de todo el planeta eran compulsivamente presionados para tomar partido: eras parte de la lucha por la libertad y enemigo de los enemigos de la libertad, o bien eras un traidor rendido al enemigo: o imperialista yanqui o comunista prosoviético. Los “neutrales” eran mal vistos por ambos bandos, en una lógica de “conmigo o contra mí”.

Pensadores tan interesantes como José Revueltas, en México, o Henri Lefebvre, en Francia, tuvieron que hacer un gran esfuerzo, no sólo intelectual sino humano, para afirmar su libertad frente a un marxismo estalinista. Ser marxista obligaba a ser prosoviético o pro chino etcétera. El pensamiento se tenía que enfrentar, antes que a la realidad local, regional o nacional propia, a esta guerra fría ideológica y cultural.

Frances Stonor Saunders, en La CIA y la guerra fría cultural, mostró cómo la CIA dedicó mucho dinero a pagar escritores, dramaturgos, cineastas, directores de orquestas, artistas plásticos abstractos, para hacer la competencia a la URSS y su producción cultural. Incluso las olimpiadas eran un enfrentamiento por las medallas entre dos bloques: las medallas de oro eran puntos en un campo de batalla de la guerra fría.

Cada uno veía justificada su lucha como la guerra del bien contra el mal. No era coincidencia que esto fuera llevado al cine en películas como La guerra de las galaxias y luego regresara a la historia del planeta como el programa militar de Reagan llamado Star Wars.

Incluso las novelas y películas de espías y otras (p., ej. las novelas, y filmes respectivos, de George Orwell) eran financiadas por la CIA, según la periodista británica Frances Stonor Saunders. Fachadas de la CIA financiaban universidades, premios, becas, fundaciones, reseñas, libros, periódicos, revistas, festivales, exposiciones y a escritores como Hannah Arendt, Salvador de Madariaga, Raymond Aaron, George Orwell, Isaiah Berlin, etcétera.

Pensar con tu propia cabeza era no solamente muy difícil, sino que era mal visto por tirios y troyanos.

La desaparición del bloque del socialismo real trajo una posibilidad de leer y pensar a Marx y los marxistas sin el lastre del socialismo real. Y aún hoy, a pesar de eso, hay peleas soterradas, o no tanto, entre marxismos de la guerra fría: leninismos, maoísmos, trotskismos, guevarismos, eurocomunismos, socialismos diversos, etcétera.

Sin embargo, y creo que cualquier pensador que haya padecido esa atmósfera asfixiante coincidirá en que es mejor pensar frente a la realidad misma, las cosas mismas, que frente a las sectas, escuelas, partidos, ismos, parroquias y capillas o catacumbas del pensamiento.

Simone Weil, de manera visionaria, antes de terminar la segunda guerra mundial, proponía abolir en Francia y en toda la Europa continental los partidos políticos, porque, aseguraba, obligan a los ciudadanos a renunciar a pensar por sí mismos (lo que Kant dijo que era la divisa de la Ilustración) y lo obligaban a pensar como “cristiano”, “demócrata”. “socialista”, republicano”, “liberal” etcétera. Lo cual equivale no a pensar sino a regurgitar consignas, doctrinas, catecismos, cartillas morales, jaculatorias políticas y religiosas.

Es necesario recordar esta atmósfera que asfixiaba el pensamiento crítico y constreñía a los ciudadanos a alinearse a un bando (y alienarse), dejar de pensar para defender una bandera, porque, en México, la polarización creada desde el poder está asfixiado el pensamiento en nuestra sociedad: solamente se conciben dos rutas con Obrador, Morena y su bandera de la 4t o con los “conservadores” (FRENAA, PRIAN, etc.).

Esa polarización es falsa, maniquea, perversa y confunde más que ayudar a pensar por sí mismo. Porque en la sociedad sí existen polarizaciones, pero no son esas, pues esa narrativa esconde que si bien tiene opositores de las cámaras empresariales como la Concanaco, en realidad sirve a otro grupo empresarial oligárquico: Salinas Pliego, Slim, Azcárraga, Alfonso Romo, etcétera.

Como acertadamente dijo Simone Weil, pensar como “militante” de uno de los bandos del poder no es pensar, es regurgitar consignas. Periodistas que dejaron de serlo para devenir correas de transmisión; ex luchadores por el medio ambiente, los derechos humanos y la paz que hoy defienden explícitamente o con su silencio la militarización, los proyectos colonizadores, ecocidas y etnocidas; ex pensadores decoloniales que hoy son cómplices de un indigenismo que opera contra pueblos y comunidades indígenas; feministas que hoy callan frente a un patriarca evangélico conservador con una ideología de la familia equivalente a la del PAN, ex luchadores de organizaciones críticas que hoy se cruzan de brazos mientras el gobierno se propone deliberadamente desarticular colectivos, callar disidencias, calumniando, persiguiendo, cooptado, haciendo lo que hacen siempre los partidos en el poder, pretenden crecer y engullirlo todo, destruyendo toda disidencia.

He visto a militantes comprometidos con la narrativa del gobierno actual usar la palabra “disentir” como si la disidencia fuera mala. Los partidos políticos no se pueden suprimir, como proponía algo utópicamente Weil, pero los ciudadanos podemos y debemos ejercer el derecho y el deber de pensar con nuestra propia cabeza. No hay otra forma de pensar verdaderamente: pensar y no regurgitar consignas y demagogias.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

La sociedad rebasada por el coronavirus

Hotel Abismo

La sociedad rebasada por el coronavirus

Javier Hernández Alpízar

Las muertes por Covid 19 en México, reconocidas oficialmente por la Secretaría de Salud, al momento de escribir esto, son 114 mil 298.

Sin embargo, también con datos oficiales del “Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid19”, del gobierno de México y la Organización Panamericana de Salud, este 2020 hay 228 mil 954 muertes más de las esperadas, un exceso del 37.7% (se esperaban 606 mil 668 muertes y hubo 835 mil 622; cifras al 7 de noviembre de 2020)[1].

Muchas de esas muertes pueden ser causadas por el SARSCOV2, pero no haberse registrado en la cifra oficial, entre otros factores, por el bajo número de pruebas de Covid19 en México. Otras pueden ser por causas que no habrían llevado a la muerte si las personas se hubieran atendido, pero no lo hicieron por temor a ir a un hospital y contagiarse de Covid.[2]

De cualquier manera la cifra es más alta que las 114 mil 298 muertes reconocidas oficialmente. En algunas entrevistas Hugo López-Gatell, el subsecretario de salud, llegó a admitir que la cifra real puede ser el triple de las reportadas en las conferencias de prensa.[3] En la radio, un ex secretario de salud daba la estimación de 270 mil, que es menos del triple de la cifra oficial y podría aproximarse a la cifra real.

Si un lector ha llegado hasta aquí, podemos suponer que no se ha dejado llevar por la irritación de optar por una narrativa que es favorable o que es contraria al gobierno federal.

Los muertos no son meras cifras estadísticas, son una tragedia humana masiva en un país donde las muertes por la violencia y las muertes por otros padecimientos, como la diabetes o las afecciones cardiacas, son una tragedia de por sí.

Por mucho que las cifras de decesos nos hayan acostumbrado a sepultar a nuestros muertos en la fosa común de las estadísticas, no podemos dejar de apreciar el luto de una sociedad gravemente golpeada por la pandemia.

La discusión se ha polarizado entre sectores antagónicos que o bien culpan al gobierno por un mal manejo de la emergencia por Covid o bien lo defienden a capa y espada responsabilizando a los gobiernos anteriores e incluso a las propias víctimas de la pandemia “por no cuidarse”, en un discurso que se apropia de los méritos (más imaginarios que reales) del manejo de la crisis, pero externaliza los contagios y muertes culpando a los otros o bien atacando a los críticos como “de derecha”.

La responsabilidad del gobierno por el manejo de la crisis probablemente se pueda conocer mejor en un lapso mayor, cuando se pueda leer con menos apasionamiento y mejor información, pero hoy es urgente cuestionarse algo: ¿qué puede hacer la sociedad para protegerse?

Países con menos recursos que México, como Vietnam, han cursado la pandemia con más éxito. Vietnam reportaba mil 405 enfermos y 35 decesos al 15 de diciembre.[4] Más que con dinero, lo han logrado con disciplina social, con medidas como el uso generalizado del cubrebocas.

La sociedad mexicana llegó a la pandemia desarticulada, desorganizada, golpeada por sexenios de violencia masiva que la dejaron herida, con miles de muertos y desaparecidos, y polarizada en bandos que partidizan las opiniones y de los cuales no se admite disidencia.

Para cuidarse entre todos, los mexicanos tendrían (tendríamos) que compartirnos información cabal, científica, convencimiento y cumplimiento responsable de las medidas como evitar lo más posible salir de nuestras casas, salir siempre con cubrebocas, etc., pero lo ha impedido, entre otros factores, el ruido de las falsas polarizaciones generado por la estrategia presidencial para anular toda crítica, y por grupos de derecha que siempre conspiran contra el presidente, pero que solamente lo favorecen cada vez que hablan o aparecen, porque dan cuerpo a su discurso paranoide de ser el más gobierno atacado

Como sociedad, estamos pagando el precio de no estar organizados de manera autónoma e independiente del gobierno, del Estado, de los partidos y la clase político-empresarial.

No tenemos manera de informarnos y apoyarnos con medidas prácticas que no atiendan a simpatías políticas o religiosas, sino a un imperativo de salud.

No podíamos esperar del gobierno o de los empresarios información y apoyo suficientes, pero nos quedamos aislados, desarticulados, y ante una sociedad desinformada, sin conocimientos científicos, sin una moral colectiva de apoyo mutuo, sino por el contrario, una moral del resentimiento y del linchamiento del disidente, de quien no esté de acuerdo con nuestro grupo, el virus ha tenido condiciones ideales para contagiar.

Sobre todo está muriendo la gente más pobre y con más baja escolaridad: 72% de los fallecidos tenían una escolaridad máxima de secundaria.[5]

La tasa de mortalidad mexicana (11%) es más alta que el promedio mundial (3.4%)[6] y entre los indígenas es más alta: 18.8% según la UNAM al 6 de julio de 2020,[7]

Si no comenzamos a tomar medidas propias, entre pares, sin distingos ideológicos (sectarios todos, incluso si son de sectas formadas por millones de presuntos seguidores), el Covid va a causar más y más muertes y estragos.

Hoy ni siquiera nos atreveríamos a poner una cifra como límite, después de que hace mucho rebasamos los 60 mil que supuestamente serían el límite catastrófico.[8]

¿Cuántas muertes más necesitamos para darnos cuenta?


[1] https://coronavirus.gob.mx/wp-content/uploads/2020/12/Boletin_VII_Exceso_Mortalidad_SE45_MX.pdf

[2] https://www.animalpolitico.com/2020/09/excesos-muertes-covid-mexico-cifras-epidemia/

[3] https://www.milenio.com/politica/coronavirus-mortalidad-por-covid-19-en-mexico-puede-ser-3-veces-mayor

[4] https://www.prensa-latina.cu/index.php/component/content/?o=rn&id=418050&SEO=vietnam-con-baja-tasa-de-enfermos-de-covid-19

[5] https://www.excelsior.com.mx/nacional/pobreza-incide-en-letalidad-del-covid-75-de-fallecidos-tuvo-estudios-hasta-secundaria#view-2

[6] https://www.animalpolitico.com/2020/09/mexico-razones-mayor-letalidad-covid-mexico/

[7] https://www.filac.org/wp/comunicacion/actualidad-indigena/covid-tiene-letalidad-de-18-8-en-pueblos-indigenas-unam/

[8] https://www.animalpolitico.com/2020/08/mexico-escenario-catastrofico-60-mil-muertos-covid-22-agosto/

Publicado en Hotel Abismo | Deja un comentario