Contra el positivismo, la negatividad corrosiva de los pueblos

Babel

Contra el positivismo, la negatividad corrosiva de los pueblos

Javier Hernández Alpízar

Pocas veces se ha elaborado una ideología tan bajo pedido, tan a modo y tan radicalmente hecha para defender el status quo e impedir su impugnación. Así se elaboró el positivismo, expresamente para sepultar el lema: “libertad, igualdad, fraternidad” de la revolución francesa y cambiarlo por el “orden y progreso” conservador que condena de antemano todo intento revolucionario, porque debe prevalecer el orden (burgués) para que pueda haber progreso (burgués). Ese lema sería en México llevado al cursi extremo de “amor, orden y progreso”.

Como han mostrado, a partir de Marx (y Hegel),  diversos autores (Marcuse en Razón y revolución o Porfirio Miranda en Apelo a la Razón), el positivismo está diseñado para impedir argumentos racionales que cuestionen el orden existente: si solamente podemos hablar de lo que dicen los sentidos (empirismo), si no puede haber categorías racionales universales (nominalismo), entonces la totalidad concreta de la realidad histórica queda intocada, impensada, incuestionada. Nos queda el remedo de totalidad del inductivismo y las estadísticas.

Podemos quejarnos de algunos detalles (la corrupción, el capitalismo de compadres) pero no podemos cuestionar, ni siquiera pensar, el orden capitalista hegemónico.

El positivismo es una doctrina dogmática, y a pesar de tener una retórica furibundamente anti metafísica, supone una de las peores metafísicas: la empirista y nominalista, datos de los sentidos que no pueden hacer el verano de una idea de mundo. Además, aunque todo el tiempo dice hablar en nombre de la ciencia, tiene hecha de ella una caricatura y en nombre de la caricatura escamotea la ciencia realmente existente. Porque la ciencia no solamente es empirismo y matemáticas, sino razón y argumentos racionales, teoría, debate, como la crítica de la economía política y la dialéctica de la totalidad concreta.

Al impedir la crítica al sistema capitalista entero, bajo el subterfugio de que lo términos de carácter moral y político como “justicia” o dignidad” no significan nada porque no tienen correlato empírico, el positivismo se convierte en la herramienta teórica del (neo)liberalismo.

El liberalismo es atomista: existen solamente individuos, no colectivos, no comunidades, por lo tanto, el orden político debe ser administrado con individuos como sujetos, no comunidades. Así como socialmente el capital destruye el tejido social comunitario y obliga a los individuos alienados, desarraigados, a relacionarse solamente mediante el dinero: en lo electoral, el voto individual, pero con todo el sistema electoral y de partidos sujeto a las leyes del dinero y del liberalismo.

Como no existen sujetos colectivos, solamente las estructuras que el capitalismo ha construido para dominar son el mundo de lo posible: el Estado, el mercado, sus formas hegemonía y control, por ejemplo: los medios de masas.

A decir verdad, en este esquema ontológico y epistémico, no puede haber cambios radicales, desde la raíz, todo lo más que puede hacerse es podar y reverdecer las ramas: reformar un poco el orden existente incuestionado, por ejemplo: proponerse menos corrupción, pero sin tocar los intereses del capital, como si el fraude y la corrupción no fueran la “floración habitual” del capitalismo. (Marx)

Esos cambios menores, los únicos posibles, los únicos realistas, los únicos “responsables”, pueden darse en el marco institucional, el electoral, con alianzas que vinculen a empresarios y políticos del status quo recién conversos al reformismo progre.

Cuando aparece una propuesta que se construye desde comunidades, colectivos, organizaciones de abajo, por ser “una minoría”, “grupos muy pequeños”, sin dinero, sin líderes extraídos de la clase política realmente existente, sin alianzas con empresarios progres, con apoyo solamente de gente que “no cuenta”; jipis, “chairos”, mujeres, indígenas, despistados que no se suman al carro completo del tren del éxito electoral, es algo risible, destinado al fracaso. Lo es porque no tiene asidero en el “principio de realidad”, es decir, el status quo.

Como el orden de lo real es una sustancia en el fondo inmodificable, solamente queda apostar a las fuerzas ya dadas (la única izquierda realmente existente, el único líder realmente existente, los empresarios y el dinero progres), hacer alianzas sensatas y pedir que regrese el keynesianismo, que dará a las clases medias de nuevo su estatus: los demás, no son asunto nuestro, son los deciles perdidos de hasta abajo, la pobreza que no alcanza a ser demanda profesional, la desnuda necesidad sin recursos.

Apostar a algo con esos de abajo es perder el tiempo (son tan poquitos y no dejarán de serlo nunca): Ah, pero si gana el sector progre… será generoso con su asistencialismo…

Ese positivismo resuena cada vez que los críticos del CNI y el EZLN desprecian su apuesta a la autoorganización desde abajo. Aunque se revista de una retórica marxista, posmoderna, neokeynesiana, en realidad es el positivismo: empirismo + liberalismo. Estadísticas, encuestas, datos duros, cuidadosamente seleccionados para mostrar que “no hay más ruta que la nuestra”…

Por suerte, las y los indígenas del CNI y sus aliadas y aliados no consultan a estos expertos. No se ponen a trabajar duro en las encuestas o en el impacto mediático: se proponen lo que es una locura, desde el punto de vista del positivismo: buscar en lo real las tendencias reprimidas y negadas para negar la negación. Su negatividad apuesta a ser lo suficiente corrosiva para deshacer todo positivismo, bajo cualquier máscara que se presente.

Por eso no necesitan aliarse con los opresores, sino construir poder y autogobierno, autoorganización desde abajo. La razón tiene sus razones que el positivismo no entiende.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

El desprecio racista de los “sabios”

El desprecio racista de los “sabios”

Sergio Rodríguez Lascano

Una de las características más bajas del pensamiento teórico de izquierda es que ubica los planteamientos, conceptos, análisis, tendencias y teorías que vienen del abajo profundo como parte del folclore de quienes no han sido formados en la academia.

De un plumazo o de un teclazo no sólo se empobrece la historia de la teoría emancipatoria, sino que se miente rotundamente sobre el origen de esa teoría.

No importa si uno es marxista o anarquista o sindicalista revolucionario o blanquista.

Siempre, las diversas teorías emancipatorias estuvieron vinculadas a procesos sociales que no tan sólo las permitieron, sino que las hicieron inevitables.

Así, por ejemplo, la Liga de los Proscritos —luego Liga de los Justos y finalmente Liga de los Comunistas—, estaba conformada por sastres, zapateros, relojeros. El conjunto de esos revolucionarios elaboraron sus teorías no en el medio académico (es más, muchas veces lo hacían en condiciones de hambre o en la cárcel), sino en medio de la gente común con la que trabajaban, práctica y teóricamente y, desde luego, en medio de grandes confrontaciones sociales: la revolución de 1830 en Francia, la revolución de 1848 en gran parte de Europa y, desde luego, la Comuna de París en 1871.

Por eso, Carlos Marx acuñó una frase que todavía hoy causa escozor a muchos comentaristas de la lucha social:

“Cada paso de movimiento real vale más que una docena de programas.” (“Carta de     C. Marx a W. Bracke”. Londres, 5 de mayo de 1875.            https://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/gotha/c5-v-75.htm ).

Todo esto viene a cuento porque un grupo de comentadores de la realidad, cuya actividad práctica se reduce a atravesar con temor la avenida Eje Central, de la ciudad de México (no sin antes pedir ayuda a alguien porque la gente les provoca asco), desde las redes sociales (aquí se ubica la zona de su praxis) se han sumado al coro de ataques contra el zapatismo, en especial contra el Subcomandante Insurgente Moisés. Su “argumento” —que sería risible si no fuera tan deshonesto— consiste en señalar que él no es realmente anticapitalista (con un dejo bondadoso, este sí muy chic, señalan que… lo puede ser, siempre y cuando estudie y entienda el profundo significado de la ley del valor y de la fetichización de las mercancías).

Uno se podría preguntar: ¿Desde qué ladrillo se ubican esas personas para hacer esta crítica? o ¿cuáles son sus bases teóricas y prácticas para hacer esta crítica?

Desde luego, no es extraño que ahora se sumen al coro antizapatista, tampoco que ubiquen lo fundamental de su crítica con una gran dosis de desprecio racista. La fila es larga. En la práctica, comienzan el camino de Octavio Rodríguez Araujo y escriben su versión cool de “mi paso por el zapatismo”.

La elaboración zapatista, por lo menos la que se ha hecho pública, viene desde 1994. Ellos han planteado una serie de conceptos y categorías que, muchos años después, algún escritor famoso retoma, desde luego, sin citar el origen del planteamiento.

Están también quienes, en el colmo del atraso y el racismo, plantearon la idea de que el zapatismo estaba bien para la selva pero no para la polis. Que la polis era una sociedad compleja y no una simple como la indígena (¡chale!).

La idea era muy sencilla: el zapatismo no debe meterse en los vericuetos de los planteamientos teóricos, sino que debe construir sus Caracoles y quedarse en la selva sin opinar sobre temas candentes como neoliberalismo, mercado, capital financiero, crisis del Estado-Nación, fetichización de la mercancía (para quien quiera una explicación sencilla, pero profunda de lo que significa este último concepto le recomiendo el discurso del difunto Subcomandante Insurgente Marcos en Altepexi, Puebla, sobre las trabajadoras de las maquilas), acumulación por despojo, etcétera.

Pero resulta que sobre todos esos temas el zapatismo no sólo ha hablado sino que ha construido un método de aproximación que, por lo menos, tiene dos variantes:

1. Como ellos lo han dicho: su reflexión teórica es producto de su práctica.

2.  Lo que ellos plantean no son juicios terminados ni teorías cerradas, tan queridas por esos que se llenan la boca de hablar de ciencia y no entienden que, desde el punto de vista histórico, la duda ha desempeñado una función saludable. Desde luego, hablamos de la “duda científica”, que ha servido para poner en tela de juicio las verdades reveladas. Entonces, para la ciencia, toda verdad para ser científica ha de ser refutable. Una verdad científica “indiscutible” es por consiguiente un oxímoron. Toda la elaboración teórica de l@s compañer@s ha tenido como característica el “principio precaución”, que casi siempre va acompañado de la siguiente idea: “bueno, así la vemos nosotros, pero quién sabe cómo la vean ustedes”.  Ellos analizan los procesos económicos, sociales, políticos tratando de ubicar las tendencias que ahí se expresan. Y hay que decirlo: casi todas esas tendencias por ell@s señaldas se han evidenciado como realidades.

¿Por qué esa precaución? Creo que hay tres razones:

a)  Son modestos y su forma de explicar las cosas no tiene la pedantería de los teóricos de buró.

b) Parten de un principio ético que, en este caso, es profundamente ajeno no sólo a los teóricos de las redes sociales sino a los intelectuales de la academia, los cuales nunca o casi nunca se hacen responsables de lo que escriben. Una semana se expresa una idea, la realidad demuestra un día después que todo el planteamiento fue equivocado, y no se retoma el análisis para señalar explícitamente el error o el horror, sino que se pasa al siguiente tema sin el menor rubor. En cambio, para l@s zapatistas su palabra tiene valor. Por eso cuando escriben o dicen algo, ese algo ha sido producto de un largo proceso de reflexión y no de la ocurrencia del momento. Y, por eso, ell@s sí se hacen responsables de lo que dicen. No se olvidan de lo que dijeron, lo tienen presente y le dan seguimiento a esa tendencia señalada, ven si otros tienen otras ideas y luego, por medio de la práctica, saben quién tuvo razón. Pero, sin embargo, eso no los lleva a cantar victoria ni a mostrar superioridad. Una nueva tendencia se abre frente a sus ojos y recomienzan todo el proceso.

c) Como su reflexión teórica es producto de su práctica, pues entonces tienen que estar confrontando permanentemente esas tendencias que señalan con la realidad.

Le dejan a otros la soltura con la que descalifican a todo un movimiento que, cuando se había decretado el fin de la historia, la construcción de un “nuevo orden mundial”, cuando la resignación se había engalanado cubierta de cinismo, dijo ¡NO!  y ¡Ya Basta!

Luego se han dicho frases tontas como que el zapatismo es un “eticismo chic” o que no son del todo anticapitalistas (independientemente de que así se definan) porque no entienden la teoría del valor  y la fetichización de las mercancías.

Los que han dicho esto último no se caracterizan por ser unos estudiosos serios de los trabajos de Marx. Nunca han leído las obras fundamentales del marxismo, sólo buscan estar a la “moda” sin saber que, como dijo Walter Benjamin:

“La moda tiene un olfato para lo actual, donde quiera que lo actual dé señales de            estar en la espesura de los antaño. La moda es un salto de tigre al pasado. Sólo que     tiene lugar en una arena en donde manda la clase dominante” (Walter Benjamin:          Tesis sobre la historia. https://marxismocritico.com/2013/05/31/tesis-sobre-la-            historia-y-otros-fragmentos/)

Entonces, interpretan a Marx a través de las gafas de Robert Kurz (muerto en 2012). No me interesa en esta ocasión discutir las tesis de Kurz, que además de cosas muy interesantes,  destilan un pesimismo producto de alguien que vomita desprecio hacia la gente común, la que vive, crece y se relaciona en las calles o en los campos. De aquél que nunca habla con la gente común ni busca encontrar un piso común con ella, no busca entenderla, más aún, tampoco la ve.

Pero me llama la atención que estas personitas se agarren de Kurz para criticar a l@s zapatistas y “demostrar” por qué no son realmente anticapitalistas —bueno, que todavía no lo son y que a lo mejor algún día, si les hacen caso a ellos (no lo dicen pero se sugiere), lo llegarán a ser— y que pasen por alto algo fundamental: ¿Cuáles son las expresiones concretas, prácticas, del anticapitalismo zapatista?

Veamos con un poco de detalle el problema:

En una serie de párrafos memorables, el Subcomandante Galeano, a nombre de l@s zapatistas, en referencia a los discursos de cinco generaciones diferentes de mujeres zapatistas señala lo siguiente:

“El zapatismo no puede ser explicado por sí mismo, necesita conceptos, teorías y pensamientos críticos para dar cuenta de sí mismo. Porque ustedes han escuchado o leído la maravillosa genealogía de la lucha de las mujeres zapatistas, sí, su heroicidad, sí, su terco empeño, pero faltó algo.

“Faltó la economía política.

“Sí, porque esas rebeldía y resistencia pudieron crecer, desarrollarse y extenderse a lo que ahora nos sorprende y aterra, sólo cuando existieron las bases materiales que las concretaron. Fue hasta que las mujeres se fueron desprendiendo de la dependencia económica de los varones, que se pasó de la teoría a la realidad.

“Fue hasta que surgieron sus cooperativas, sus proyectos propios, hasta que se apropiaron de la economía, que despegaron. Porque el trabajo incansable de las Ramonas, las Susanas y todas las mujeres zapatistas que malorientaron (ok, eso fue un desliz machito), que contagiaron a otras mujeres, y éstas a otras y así, pudieron hacerlo y pueden hacerlo porque no dependen económicamente de los varones.

“Y déjenme decirles que esto fue posible sólo hasta que ocurrieron al menos dos hechos fundamentales: el uno, el cambio en la propiedad de los medios de producción, y el otro la toma y ejecución de sus propias decisiones, es decir, la política.

“Al explicarles esto, he usado las herramientas de la economía política. Sin ellas, ustedes podrían llegar a pensar que todo fue y es una cuestión de voluntad, de firmeza, de compromiso, de militancia.

“En las ciencias exactas y naturales funciona el llamado Principio del Tercer Excluido. Bueno, en realidad dice “Tercio Excluido”, pero los “Tercios Compas” somos zapatistas y resistimos. Este principio es muy sencillo: una cosa no puede ser y no ser.

“Es decir, en condiciones idénticas una premisa siempre tendrá una y sólo una conclusión.

“En las ciencias sociales es tal el ritmo vertiginoso de la mutación en las condiciones de las premisas que, cuando el teórico llega “loco de contento con su cargamento” a la realidad, ésta ya se ha modificado.

“A menos que sea un cínico que sólo quiera mantener la beca o la plaza, el pensador crítico tendrá que ir y venir continua­mente de la realidad a la teoría, de tal forma y con tal celeridad que no es de extrañar que luego se maree y vomite.

“Pero el científico social no tiene por qué rehacer todo, qué más quisieran en las redes sociales y en los medios de paga o no. El científico social no vuelve a descubrir el fuego cada vez que quiere dar cuenta de los múltiples incendios que crecen y se extienden en la realidad social. Parte él de un marco teórico, de unas ideas fundamentales, de unos conceptos científicos, de teorías base.

“Por ejemplo, en la ciencia de la economía política, la teoría del Valor, o la teoría que nos orienta a buscar las explicaciones generales en las bases materiales. Partir de la propiedad de los medios de producción, circulación y consumo de mercancías (nosotros hemos agregado “los medios de despojo”, por lo que explicaré luego), y de las relaciones sociales de producción que esa propiedad impone.

“Esas teorías, esos conceptos ¿son sólo buenas intencio­nes, ocurrencias, ideologías más o menos estructuradas?

“¿Sirven para explicar una realidad? Por ejemplo, ¿se puede explicar la genealogía del sistema capitalista sin el concepto de mercancía, sin la teoría del valor? O de forma más provocadora: ¿se puede explicar a cabalidad el nacimiento y desarrollo del capitalismo con conceptos y teorías contrarias y contradictorias a las de la economía política?” (El Pensamiento Crítico frente a la Hidra Capitalista. Tomo 1)

¿Así que todavía les falta para ser anticapitalistas? ¿Así que tienen que leer a Kurz? ¡JA!

En estos párrafos se ubican, desde mi punto de vista, por lo menos cuatro elementos fundamentales de la práctica y la teoría anticapitalista de l@s zapatistas.

Quienes pudimos escuchar la narración de las cinco compañeras zapatistas fuimos tocados profundamente por dicha narración. Lo que oímos fue la evidencia de la lucha por “el tránsito del dolor a la esperanza”. De la vida bajo el finquero a la construcción de nuevas relaciones sociales. Pero la narración no se llevó a cabo a partir de un discurso cerrado, duro y aburrido sino desde la perspectiva de aquéllas que cuentan, de manera completamente natural, su gran creación heroica.

Y luego el Sup, a partir de esa experiencia práctica crea y recrea una serie de conceptos claves:

a) Esto fue posible, sólo gracias a que se dio un cambio en la propiedad de los medios de producción.

 

Pero el cambio de propiedad se ha dado muchas veces en la historia, la peculiaridad es que no se trató de una estatización de los medios de producción sino de una socialización de los mismos. La diferencia no es baladí. El proceso de organización que ha permitido la creación de las nuevas relaciones sociales tiene como base material la apropiación social de los medios de producción, en especial de la tierra.

A partir de eso, todo cambia. Las leyes mercantiles como tales se modifican. Los nuevos dueños de los medios de producción deciden la forma, el tiempo, la estructura, los ritmos, todo lo que tiene que ver con el trabajo, el producto y la distribución del excedente social llevada a cabo con criterios sociales.

El trabajo deja de ser una relación social impuesta por intereses privados, que determinan las metas y las cadencias de la producción y que se apropian del tiempo de trabajo no pagado, para su beneficio personal.

Pero, igualmente, el trabajo deja de ser algo impuesto por una burocracia estatal que determina las metas y las cadencias de la producción y que, aunque distribuya un poco menos mal el resultado del tiempo de trabajo no pagado, se apropia de una parte fundamental desarrollando la corrupción y el proceso de conformación, a la larga, de una burguesía burocrática.

En ambas formas anteriormente señaladas de control de los medios de producción el resultado del trabajo no sólo no le pertenece a los productores directos, sino que son la base de la explotación y la dominación.

Pero, cuando los productores directos tienen el control del proceso productivo, gracias a que son los dueños de los medios de producción, entonces se hace realidad la idea axial de que la sociedad por la que luchamos es aquélla que está basada en “la asociación libre de los productores”.

b) Pero ese hecho no se ubica únicamente en una relación económica sino en algo igualmente profundo: “la toma y ejecución de sus propias decisiones”. Para los que les obsesiona la ontología, ¿aquí cuál es la diferencia entre el sujeto y el objeto? ¿Se puede separar? ¿Es posible construir otra relación social si la apropiación de los medios de producción no va acompañada de la “toma y ejecución de sus propias decisiones” por parte de los productores?  ¿Se pueden tomar y ejecutar (por lo menos completamente) sus propias decisiones sin la apropiación de los medios de producción? ¿No estará aquí la base real del concepto de libertad? ¿No estará aquí la base real del concepto de dignidad? ¿No estará aquí la base real del concepto de democracia? ¿No es esto antagónico a la ley del valor y a la fetichización de la mercancía?

c) ¿Y la ley del valor? ¿Y la fetichización de la mercancía? Si cambian las relaciones sociales de producción y si la comunidad (no un patrón, no el Estado, no el gobierno, no un burócrata, tampoco un revolucionario) decide la forma que van a tener las relaciones de producción y si se definen en función del interés colectivo y no hay apropiación privada del excedente social, entonces pues solamente alguien muy obtuso que no tiene más punto de mira que una pantalla sea grande o chica, puede decir que eso “no es anticapitalismo, pero que a lo mejor algún día lo será”.

Si entendemos que la base fundamental de la ley del valor tiene que ver con la apropiación y control de la vida por medio de la apropiación del trabajo no pagado, pues entonces la respuesta es obvia.

Y si entendemos que la base de la fetichización de las mercancías es el carácter externo, ajeno, que tiene la producción para el productor —lo cual permite que las mercancías cobren vida ante sus ojos azorados y comiencen a bailar—, entonces entenderemos por qué en las comunidades zapatistas la gente baila con exceso, ell@s son los que bailan y festejan su creación, no al revés.

d) Pero tampoco tienen la idea de que lo que están construyendo es un falansterio que vive al margen de las relaciones sociales de producción capitalista. Tampoco la caricatura que hace Kurz, cuando dice:

“En los últimos años, esta fórmula ha sido cada vez más utilizada en el sentido de            ser sólo una economía alternativa cooperativista, por así decirlo ‘al lado’  de la            síntesis social por el capital, y la que de alguna manera habría que ampliar   gradualmente. Esto solo da continuidad al particularismo ‘colorido’ posmoderno.  Sin embargo, la formación de una sociedad negativa (negativeVergesellschaftung)           del capitalismo solo puede ser superada por entero, o no será superada” (“La era del           capitalismo pasó”. http://www.sinpermiso.info/textos/la-era-del-capitalismo-pas-la-    izquierda-y-la-dialctica-sujeto-objeto-del-fetichismo-moderno).

L@s zapatistas han hecho de una frase la insignia de su buque: “falta lo que falta”. Su construcción heroica, llevada a cabo en las zonas zapatistas, son sólo la demostración de que la sociedad se puede organizar de otra manera. Que el objetivo no puede circunscribirse a un territorio, una región, un estado, un país, un continente, un mundo… Que sí se pueden construir otras relaciones sociales. Que es mentira que inevitablemente el egoísmo de la humanidad impida una construcción común, pareja, colectiva. Que el capitalismo o es superado del todo o no será superado.

“Que hablen los cinco continentes y que todos escuchen. Que la humanidad suspenda un momento su silencio de vergüenza y angustia. Que hable la humanidad. Que la humanidad escuche que…

“En el mundo de ellos, los que en el Poder viven y por el Poder matan, no cabe el ser humano. No hay espacio para la esperanza, no hay lugar para el mañana. Esclavitud o muerte es la alternativa que el mundo de ellos ofrece a todos los mundos. El mundo del dinero, el mundo de ellos, gobierna desde las bolsas de valores. La especulación es hoy la principal fuente de enriquecimiento y, al mismo tiempo, la mejor muestra de atrofia de la capacidad de trabajo del ser humano. Ya no es necesario el trabajo para producir riqueza, ahora sólo se necesita la especulación” (Segunda declaración de la Realidad, agosto de 1996.ttp://enlacezapatista.ezln.org.mx/1996/08/03/segunda-declaracion-de-la-realidad-por-la-humanidad-y-contra-el-neoliberalismo/ )

No, la idea no es hacer seis, siete caracoles —cada quién su modo—, pero lo que sí creo que está en la base del pensamiento anticapitalista del zapatismo es que es indispensable enfrentar las dos cabezas madres del capitalismo: la propiedad privada de los medios de producción y el dominio que permite que la sociedad sobreviva o muera sin tener el control de su vida. ¿Cómo se va a lograr? Los zapatistas nunca le dicen a los demás lo que esos demás deben saber, hacer y, sobre todo, descubrir. Por eso formulan una pregunta clave: ¿Y tú qué?

Porque ningún programa puede sustituir al camino por el cual el movimiento real avanza. Por lo tanto, ese paso es el indispensable para poder generar (con programa codificado o no) las bases de la liberación.

Eso es un poco más complicado que vivir con el placer de contar con un grupo de ocho que abren la boca con cara de ¡Oh ha hablado el científico!

Es una pena. No, no todos lo pueden hacer. No, no todos pueden ser el dron subterráneo llamado Subcomandante Insurgente Moisés, pero por lo menos deberíamos tener un poco de sobriedad en los juicios. Pero, en fin, allá cada quien y su grey.

Una idea diferente solamente podría partir de algo que es profundamente desconocido por este tipo de personas. Para poder llegar a esa visión compleja de la economía política y la vida, l@s zapatistas nos dejan una huella por la cual se podría avanzar, claro, no es sencillo, pero es una huella:

“Es necesario reeducar al deseo. Enseñarle al deseo a desear, a desear mejor, a desear más, y sobre todo a desear de un modo diferente.” (Subcomandante      Insurgente Marcos. Desde las montañas del sureste mexicano, agosto de 1996.)

Son 137 caracteres, tres menos que su universo. No sé, puede ser, en una de ésas lo entienden.

 

 

 

Publicado en Noticias | Deja un comentario

La ofensiva de arriba, ante el movimiento de abajo #CNI #CIG #EZLN

Traduzione italiano

:::::::::::::::

La ofensiva de arriba, ante el movimiento de abajo

Los que somos el Congreso Nacional Indígena; pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas de este país, hacemos un llamado a los pueblos de México indígenas y no indígenas, a las organizaciones honestas de derechos humanos, a los medios de comunicación, a la comunidad científica e intelectual a repudiar la escalada represiva contra compañeros y compañeras de nuestros pueblos donde se han estado nombrando concejales para la integración del Concejo Indígena de Gobierno para México, lo que representa para nosotros una agresión en contra del CNI y de nuestra propuesta que hemos lanzado a toda la nación, por lo que denunciamos y señalamos que:

En Chiapas, crece la hostilidad y grave tensión que los malos gobiernos han generado en el ejido Tila, por caciques ligados grupos paramilitares en su intento por que regrese el mal gobierno a la comunidad, como es el líder paramilitar de Paz y Justicia Arturo Sánchez Sánchez y su hijo Francisco Arturo Sánchez Martínez, quienes realizando disparos y acompañado por mas personas pertenecientes a su organización cerraron el acceso al pueblo de Tila; recientemente el día 5 de junio de este año, bloquearon la carretera que va de Tila a Salto de Agua frente al hospital integral de Tila y otra parte en la carretera Tila a Yajalon, incluso bloqueando caminos dentro de terrenos ejidales con personas encapuchadas y armadas. La escalada de hostigamientos se agudizó a partir una movilización que este grupo realizó el pasado 2 de junio en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez encabezada por partidistas y paramilitares de Paz y Justicia.

Responsabilizamos al mal gobierno en sus tres niveles de lo que pueda ocurrir y llamamos a la solidaridad con nuestros hermanos y hermanas en el ejido Tila.

En el mismo estado, los ricos pretenden arrebatar nuevamente la tierra dignamente recuperada por nuestros hermanos de la comunidad San Francisco, municipio de Teopisca, miembros del grupo de trabajo Semilla Digna, como es el hostigamiento realizado por los ricos Juan Hernández Molina, Pedro López Girón y Pedro Hernández Espinoza. El pasado 4 de junio del presente año se presentó el señor Pedro López Girón, acompañado por un grupo de aproximadamente de 50 personas que destruyeron violentamente la tranca, alambres de púas y la cerca del potrero que delimita las tierras recuperadas el pasado 19 de septiembre del 2016. Ese día amenazaron a las compañeras con violaras sexualmente y amenazaron con desalojar por la noche acompañados por la fuerza pública. Condenamos estos cobardes ataques, y exigimos pleno respeto al territorio recuperado por nuestros hermanos de San Francisco y la cancelación definitiva de las seis ordenes de aprehensión existentes contra nuestros compañeros.

También en Chiapas, el pasado 28 de mayo fue allanada la casa de la compañera Alejandra Padilla, del grupo de trabajo Semilla Digna, robando una computadora portátil de su habitación, en la cual resguardaba información sobre el acompañamiento que ha hecho a comunidades indígenas del CNI en sus luchas, así como parte que es del equipo de trabajo del CIDECI- UNITIERRA.

El 22 de mayo de este año a las 05:20 horas, un grupo paramilitar que se identifica como Nuevo Guadalupe Victoria, atacó con armas de grueso calibre a un grupo de compañeros y compañeras de la comunidad de Cruztón, participantes en el CNI, a las 07:00 horas, nuestro compañero Rodrigo Guadalupe Huet Gómez, salió del lugar donde se resguardaba del ataque para verificar si los agresores se habían retirado, cuando recibió un impacto de bala en la sien. Los agresores fueron identificados como provenientes del ejido Guadalupe Victoria.

En Querétaro exigimos la inmediata libertad de los compañeros Otomís Jerónimo Sánchez y Anselmo Robles delegados del Congreso Nacional Indígena, que junto con Pablo González y Luis Alberto Reyes se encuentran secuestrados por el mal gobierno, por órdenes de aprehensión que fueron giradas en su contra por el 9 juzgado Penal de 1ª instancia, por el supuesto delito de ser autor intelectual de motín agravado, que no es considerado como grave por lo que alcanzaría su libertad bajo fianza, derecho que les ha sido negado. Tenemos claro que dichos cargos son para detener la lucha, honestidad y coherencia que han demostrado nuestros compañeros.

En Morelos, saludamos la lucha digna del pueblo Nahua de Tepoztlán, en contra de la ampliación de la autopista La Pera – Cuautla, y repudiamos cualquier intento por reprimir mediante el uso de policías o por grupos de choque como el que incursionó el 7 de junio de este año, comandados por el ex presidente municipal Gabino Ríos para desmontar el plantón con la intención de generar violencia para atacar a nuestros compañeros, tanto en la autopista como en el palacio municipal. Compañer@s no están solos ni solas.

En el Estado de México, la comunidad Ñuhú, de Santa Cruz Ayotuxco, municipio de Huixquilucan, enfrentan la destrucción de su territorio en medio de la falta de toda garantía jurídica mientras las maquinarias del mal gobierno y las empresas constructoras devastan el bosque otomí mexica para la construcción de la autopista Toluca – Naucalpan. A pesar de que desde el pasado 26 de abril de este año, fueron notificados de la suspensión judicial de dicha obra, misma que no ha sido respetada por las autoridades del mal gobierno ni las empresas constructoras, violando así sus propias leyes del mal gobierno.

En Michoacán, los malos gobiernos mantienen secuestrados a los compañeros de la comunidad de Calzontzin, municipio de Uruapan Ramón Ortiz Marín, Daniel Pérez Anguiano, Francisco Javier Rodríguez Amezcua , Lorenzo Aguirre Rangel, Jorge Daniel Oros Cuin, José Luis Rangel Rangel, Humberto Romero Martinez, Josué Yair Romero Ortiz, Guillermo Romero Ortiz, José Alejandro Esquivel Alvarez, José Artemio Zinzun Galván, Juan Zavala Guevara, Jose de Jesus Belmontes Arrollo, Roberto Isidro Jiménez, Juan Carlos Rangel Morales, Angrey Raúl García González y J Jesus Magdalena Chávez luego de la represión que hizo el mal gobierno en contra de la comunidad el pasado 24 de febrero. Exigimos la inmediata libertad de nuestros compañeros injustamente presos.

En Campeche y Guatemala, denunciamos el despojo y destrucción de sus casas y tierras que tienen en condiciones de desplazamiento forzado a nuestros hermanos mayas kekchi y chu del Petén, Guatemala, a manos de militares que son amparados por supuestos conflictos armados, la devastación capitalista de los recursos naturales y los latifundios protegidos por los malos gobiernos de aquel país. Lo que ha traído a cientos de hermanos a Candelaria, Campeche, donde montaron un campamento para resistir y visibilizar la guerra capitalista que enfrentan en sus tierras a unos metros de la frontera mexicana.
Denunciamos pues, la agudización de la guerra en contra de nuestros pueblos, la tormenta que relampaguea en el cielo y que busca ahora acabar con la esperanza para todos los mexicanos que representa el Concejo Indígena de Gobierno y nuestra vocera, de la utilización de grupos de choque y grupo paramilitares para golpear la lucha de los pueblos que conformamos el CNI, de la criminalización y persecución de quienes luchan por un mundo justo, desde abajo y a la izquierda.

A quienes piensan que nuestra lucha caerá por su represión, les recordamos que este caminar es por la vida y la libertad, y por lo tanto la muerte no la detendrá sino todo lo contrario, y seguimos llamando a la sociedad civil a estar consciente, solidaria y atenta a esta lucha, a esta ofensiva, que es por reconstruir la democracia, la libertad y la justicia para todas y todos.

Atentamente

Junio de 2017

Por la Reivindicación Integral de Nuestros Pueblos
Nunca Mas un México Sin Nosotros
Congreso Nacional Indígena

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Los pueblos que vivimos junto al río Atoyac lo declaramos patrimonio natural universal de los pueblos

Los pueblos que vivimos junto al río Atoyac lo declaramos patrimonio natural universal de los pueblos

(Comunicado de prensa)

Atoyac es una palabra de origen náhuatl, que significa “agua que se derrama”… Y es precisamente en el río Atoyac, en la región de las altas montañas, a lo largo de su cauce así como sus afluentes, que estos cuerpos de agua padecen todo tipo de agresiones ambientales.  Afectaciones como la deforestación de sus alrededores, que ha hecho disminuir su caudal en un 50%.

Lo dañan también los residuos que se tiran en basureros a cielo abierto: los diversos tipos de plástico, entre otros desechos, arrojados a las barrancas, en tiraderos clandestinos. Tal es el caso del basurero a cielo abierto del municipio de  Cuitláhuac, en la comunidad de Palma Sola; así como el basurero del municipio de Atoyac. Es urgente hacer una remediación, por las secuelas de contaminación que genera.

Estos basureros se conectan y se comunican con el río Atoyac. Los lixiviados se filtran directamente a los afluentes del río y los mantos acuíferos. La basura cae a los cuerpos de agua superficiales.  Además del corredor industrial Córdoba-Amatlán, contaminan también las granjas ubicadas en los municipios de Amatlán de los Reyes, Cuitláhuac, Carrillo Puerto.

Los pueblos y comunidades aledaños tenemos que soportar los olores que generan dichas granjas y el vertimiento directo del excremento a los arroyos que desembocan al río Atoyac.  La problemática incluye la producción de la caña de azúcar en la región del río, los ingenios, la alcoholera, la destilería del golfo, aunados a las granjas industriales, basureros, rastros municipales, las descargas de los drenajes y alcantarillados de aguas negras y residuales de los municipios, junto con la fabricación de azúcar que desecha las aguas que provienen del lavado de la caña, de la clasificación del jugo, conocidas como cachaza y también los deshechos de la limpieza de calderas del sistema de enfriamiento de los servicios sanitarios.

Contaminan la cuenca y la región también las alcoholeras con su vinaza y los procesos de limpieza y sanitarios, ya que siguen tirando residuos sin ningún proceso a la tierra, la cual escurre y hace que el suelo pierda sus propiedades naturales, así llegan a las aguas y la contaminan.

Son un problema además los residuos municipales, como los diferentes derivados de los plásticos, que suman las toneladas que tiran los ayuntamientos de Córdoba, Fortín, Orizaba, Yanga, entre otros, al basurero de Cuitláhuac.  Toda esta basura, se encuentra a cielo abierto, por lo cual sus lixiviados van a parar a los arroyos y al río Atoyac. Además de que toda esta basura es arrastrada por las corrientes de agua, generando problemáticas al cauce natural del río.

Estos deshechos causan problemas a las comunidades más vulnerables, comunidades que no tienen dinero para comprar agua embotellada y se ven obligadas a consumir esta agua y utilizarla para sus necesidades más básicas.

Todos estos son daños ambientales derivados de la contaminación en los arroyos y el río Atoyac que implican riesgos graves para la salud humana, impactando a la zona y poniendo en riesgo a la flora y fauna nativa del río.

Ante esta serie de amenazas y agravios que dañan a nuestro entorno y atentan contra nuestros derechos como pueblo, todos los proyectos que están en la ribera del río Atoyac violan el derecho humano al agua.

A partir de la reforma constitucional en materia de energía promovida por el gobierno federal en 2013, las actividades y explotación de hidrocarburos tienen “preferencia”, sobre cualquier otra actividad que implique el aprovechamiento de la superficie y del subsuelo.

Los tres niveles de gobierno y las empresas violan masivamente los derechos humanos y ambientales de los pueblos y comunidades del río Atoyac.  El gobierno federal, estatal y los municipales otorgan permisos y concesiones a diestra y siniestra, incluso de forma ilegal, promoviendo todo tipo de despojos e injusticias, protegiendo a las industrias y empresas de la región y extranjeras, e incumpliendo su obligación de proteger los derechos de los pueblos. Esto lo dictaminó el Tribunal Permanente de los Pueblo (asociación civil internacional con sede en Roma), cuyas sentencias y relatorías sobre su Capítulo México pueden leerse en el libro: Juicio al Estado mexicano por la violencia estructural causada por el libre comercio, Audiencia final de Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos. Esta audiencia fue llevada a cabo en México del 12 al 15 de noviembre de 2014.

A nivel nacional, Veracruz, ocupa el primer lugar en sitios contaminados por residuos peligrosos, con 69 casos de un total de 587 registrados, según datos de la SEMARNAT.

Por todo esto exigimos actos de justicia elemental y, con la razón ecológica de nuestra parte, los pueblos aledaños al rio Atoyac:

 

Declaramos como patrimonio ambiental universal de los pueblos la cuenca del río Atoyac, en el estado de Veracruz.

 

A los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y federal, les preguntamos: ¿se puede medir cuánto vale la vida de un pueblo campesino o cuánto vale su muerte? ¿Vale menos que las empresas que quieren explotar y están explotando nuestro territorio y robando nuestras vidas?…

La justicia es fruto del amor a la tierra y al agua…

Coordinadora de los Pueblos en Defensa del rio Atoyac

Publicado en Noticias | Deja un comentario

La lógica electoral y la lógica de la lucha anticapitalista

Babel

La lógica electoral y la lógica de la lucha anticapitalista

Javier Hernández Alpízar

Es cierto, a los mexicanos se les prometió que las urnas serían el mecanismo mediante el que se decidiría el destino de México. Lo venimos escuchando desde finales de los años setenta. Y especialmente, en los ochenta y hasta la fecha. Se supone que ya en México había habido suficientes revoluciones, dos, la de independencia y la de 1910, demasiadas guerras, todo el siglo XIX y buena parte del XX, demasiado autoritarismo: siglos de colonia, santanismo, porfirismo, priismo, y que la enésima modernización de México (todos los gobernantes mexicanos, conservadores y liberales, han modernizado a México a su modo), traería por fin la democracia “sin adjetivos”, puramente procedimental: urnas y punto.

Sin embargo, las urnas no trajeron a México la democracia, sino el fraude constante, no trajeron la paz sino el periodo más violento tras el fin de la revolución mexicana y la guerra cristera. Nunca ha dejado de haber represión ni insurrecciones armadas (Cf: el libro México armado, de Laura Castellanos), pero el arribo de la derecha al poder mediante las urnas con el triunfo del voto útil en el año 2000 no trajo la democracia, sino la profundización del neoliberalismo, al que el PRI abrió la puerta con Miguel de la Madrid (1982) y Carlos Salinas de Gortari (fraude por medio en 1988, defendido públicamente por Manuel Bartlett, legitimado a posteriori por el PAN, encumbrando al dream team neoliberal de Aspe, Colosio, Zedillo, Camacho Solís (con Ebrard)…) Y las urnas llevaron al poder sin fraude aparentemente demostrable (Zedillo, Fox) o con él (Salinas, Calderón, fraude operado por la salinista Elba Esther Gordillo) a los neoliberales.

Pero ¿acaso liberalismo y democracia no son lo mismo? No. Un experto filósofo político italiano, Norberto Bobbio, tiene un breve libro, llamado precisamente Liberalismo y democracia, que muestra que son dos tradiciones políticas diferentes e incluso antagónicas.

El liberalismo es la ideología y la filosofía del capitalismo: defiende el individualismo, la propiedad privada, la libre empresa capitalista, los intereses de los más ricos y poderosos. La democracia viene de una tradición igualitaria, más de raigambre popular, plebeya, proletaria, antiautoritaria, y cada vez que alza su voz igualitaria, colectivista, es reprimida, incluso en los países centrales que nos presentan como modelos de democracia, donde en realidad lo que hay es una dominación burguesa, una dictadura de clase, y cada vez que la democracia alza su voz radical, la respuesta es la fuerza pública.

Esto se pudo atenuar en el breve periodo keynesiano, el llamado estado de bienestar, que en México se conoce como milagro mexicano, un breve y atípico periodo de crecimiento económico y relativa mejoría de las condiciones de muchos, el periodo que los priistas y expriistas recuerdan con una suerte de bella época, se atribuyen la bonanza a sí mismos, y prometen falazmente volver a traerla si llegan a Los Pinos. Falso: las condiciones estructurales del capitalismo, una situación mundial, hacen que sea el actual un periodo de nueva colonización, de despojo y violencia neoliberal, cualquiera de las facciones priistas y ex priistas que llegase al poder no puede revivir el milagro mexicano.

Sin embargo, los organismos financieros, las organizaciones mundiales, la hegemonía ideológica, política, académica, los antes llamados aparatos de reproducción ideológica del Estado, y sobre todo del capital, venden la idea de que democracia es igual a urnas. Curiosamente, es así mientras no gane un inconveniente, un Allende, un  Chávez, porque entonces el pueblo se ha equivocado y hay que salvarlo de su error mediante un golpe de Estado o una intervención extranjera: Las intervenciones yanquis contra Guatemala, Chile, República Dominicana, Cuba, Nicaragua, Venezuela, la imposición de las dictaduras militares en el Cono Sur, en Centroamérica, la permanente intervención de USA en México. Toda constitución burguesa reserva al poder el expediente de usar la fuerza militar en caso de “seguridad nacional”, léase seguridad del sistema capitalista.

La democracia electoral es buena para echar a los sandinistas, pero no sirve si llega Allende. Las urnas son un sistema de control con límites precisos: la verdadera democracia, la social y económica, está estrictamente prohibida.

González de Alba no es del todo inútil, sirve de mal ejemplo: Defendió en los años de “madurez” de su vida el neoliberalismo, aunque decía defender la democracia, en realidad, defendía el neoliberalismo: todo movimiento igualitario, de democracia radical; EZLN, APPO, Atenco, maestros, normalistas, estudiantes, era para él un delito contra la democracia: es decir contra el neoliberalismo.

Las urnas tienen de entrada un encuadre conservador, neoliberal: atomizan a las personas y las “reconstituyen” como masas votantes,. Un proceso complementario a como el capital destruye las relaciones sociales comunitarias, los colectivismos (todo eso les huele a comunismo y los capitalistas son macartistas y anticomunistas natos) e imponen un sistema de relaciones sociales en el que el único vínculo entre los individuos es el dinero. Incluso el sistema electoral se plantea como mercado, de dinero, votos o al menos de promesas e ilusiones.

El marco electoral es institucional, conservador, mediático: un debate es el claro ejemplo de ello: un papanatas que hable fuerte y manotee tiene más chance que quien intente hacer argumentos.

Por eso todos los partidos se pelean siempre el centro: quien no está en el centro (y el centro está en la defensa de status quo) no sale en la foto.

Cierto, en periodos de grave crisis, y como medida preventiva contra la lucha de clases, se ponen en boga los fascismos: anti migrantes, racistas, misóginos, xenófobos, antisemitas, homófobos, anticomunistas, etc.

Cierto, a veces algunos pueblos han usado las urnas como instrumento de lucha: pero no logran el poder, sino solamente la presidencia, presencia parlamentaria, normalmente no pueden tocar la estructura económica. El poder del dinero no se juega en las urnas: en México el Banco de México es autónomo, no depende de quien gane una elección, lo son también los 43 Tratados de Libre Comercio, lo es el poder de la oligarquía: no pasa por las urnas la fortuna de Slim, Harp Helú, Salinas Pliego, Azcárraga, Aramburuzabala, etc. Por el contrario, ellos se constituyen en grandes electores y apoyan ahora a éstos o ahora aquéllos, según sus intereses.

El proletario, sometido a esclavitud asalariada, vive la ficción de emitir un voto que aparentemente le da poder, pero que no le permite decidir: normalmente no decide quién será candidato, por ejemplo.

El marco de los medios de masas es conservador: ve el mundo con anteojos individualistas, no puede ver colectivos, sino individuos. Los candidatos que se proponen ocupar el papel de oposición, e incluso de izquierda, tienen que hacer una campaña para las masas de votantes, que les promete proteger sus derechos, y otra para los dueños del capital, para prometerles no tocar sus intereses, dejar hacer y dejar pasar, mantener un buen clima de negocios, es decir, de explotación y de despojo.

Se vuelven intocables los poderes fácticos: grandes monopolios y oligopolios mediáticos, grandes empresarios, jerarcas religiosos, el ejército, mafias de todo tipo: nadie puede tocarlos.

Para que la democracia ocupe un lugar en la arena política tiene que ser herética respecto de la ortodoxia electoral, tiene que ser radical, de base, colectivista, comunitaria, asamblearia. Si entra al juego del liberalismo, de alimentar a la clase de especialistas en mandar, de volverse clase política, de hacer alianzas con empresarios y poderes fácticos, va desdibujando su poder social, comunitario y convirtiéndose en parte del problema: del lobo neoliberal con piel de cordero demócrata.

Un poder colectivo popular de mero abajo puede ser un contrapoder, un contrapeso, y aun proponerse cambiar las cosas de raíz, y para ello, lo más importante es la autoorganización desde abajo, el control sobre los representantes y voceros, la revocabilidad, la acción colectiva organizada.

La incursión del Congreso Nacional Indígena(CNI, incluido el EZLN como parte importante), que propone un gobierno colectivo: el Concejo Indígena de Gobierno (CIG), cuya vocera es una mujer nahua, María de  Jesús Patricio, y que se mueve con los siete principios del mandar obedeciendo: servir y no servirse, construir y no destruir, representar y no suplantar, convencer y no vencer, obedecer y no mandar, bajar y no subir, proponer y no imponer, es la aparición de una tradición herética (la pobreza tiene cara de hereje, dice el poeta): la democracia, la democracia radical, el enemigo del neoliberalismo y del individualismo (de la ideología individualista, no de los individuos).

Quien no sea capaz de comprender una propuesta así, no verá nada: solamente teorías de la conspiración ridículas y ya muy gastadas.

El CIG, representado por Marichuy Patricio, no pedirá el “voto útil”, no amenazará a los demás para que declinen en favor suyo: dirá la palabra de los de abajo, de hecho dará la palabra a los de abajo. Defenderá la vida, la de la madre tierra, la de los seres humanos, la vida colectiva, la cultura y el territorio, la espiritualidad indígena incluso, la defenderá frente a los proyectos de muerte de tratados de libre comercio, mineras (canadienses o de donde sean) y extractivismo en general, megaproyectos capitalistas, contrarreformas neoliberales, colonialismo interno, violencia contra todo el pueblo de abajo: mujeres, migrantes indígenas, trabajadores, maestros, estudiantes, jóvenes.

No le verán prometer dádivas por votos, sino llamar a organizarse, resistir, luchar, Es una voz que viene de muy abajo, en lenguas de la tierra, quizá por eso para muchos no existe. Incuso para muchos que se dicen de izquierda: ´pues no perdonarán jamás a quien los critica (aunque las críticas se basen en verdades y el tiempo vaya dando la razón a los críticos), incluso pueden perdonar mejor a la operadora del fraude de 2006, porque ella tiene una mercancía que ofrecerles: votos.

Por el contrario, la voz de abajo tiene memoria, no de 2006 para acá, no de 1994 para acá, sino de algo más de 500 años. En medio de las elecciones, esa voz será como escuchar un son popular donde antes solamente se oían los sonsonetes del dinero y sus lacayos.

Publicado en Noticias | Deja un comentario