Acerca del epíteto “sectario” y la autocomplacencia de quienes lo usan

Quizás AMLO sólo radicalizó su llamado a la

Babel

Acerca del epíteto “sectario” y la autocomplacencia de quienes lo usan

Javier Hernández Alpízar

Para ellos, nuestras historias son mitos,

nuestras doctrinas son leyendas,

nuestra ciencia es magia,

nuestras creencias son supersticiones,

nuestro arte es artesanía,

nuestros juegos, danzas y vestidos son folklore,

nuestro gobierno es anarquía,

nuestra lengua es dialecto,

nuestro amor es pecado y bajeza,

nuestro andar es arrastrarse,

nuestro tamaño es pequeño,

nuestro físico es feo,

nuestro modo es incomprensible.

SCI M, EZLN, Milpa Alta, 9 de marzo de 2001.

Agregamos nosotros: para ellos, nuestro filosofar no lo hay.

Carlos Lenkersdorf, Filosofar en clave tojolabal.

En el libro de los viajes de Marco Polo (El Millón), el legendario viajero menciona frecuentemente a una “secta” llamada “nestorianos”. En la edición que leí, una sencilla edición de esas que se vendían en los puestos de revistas, el traductor pone una nota de pie de página en la cual explica que los nestorianos son una escisión de la iglesia cristiana, una escisión oriental y asiática sobre todo. Comenta con ironía que las muchas referencias de Marco Polo a esa “secta” muestran que debían ser muchos, incluso quizá eran más que los católicos romanos, pero éstos se tenían a sí mismos como la única iglesia verdadera (“católica” significa “universal”) y a las muchas escisiones (de hecho llamarlas “escisiones” es ya considerarlas separadas del único cuerpo eclesiástico realmente existente) las llama “sectas” implicando en ello que se separaron del dogma único y que son pequeñas comparadas con La Única.

De esta manera, el epíteto “sectario” tiene un origen religioso, algo fanático, siempre autoritario, autocomplaciente e hipócrita. De ese origen fanático ha sido llevado al lenguaje político vulgar, donde se usa el epíteto para zaherir a los disidentes de una posición real o supuestamente mayoritaria. Hay incluso un apotegma irónico: “somos pocos pero sectarios” que, como otras bromas del estilo, pretende descalificar a los que no están de acuerdo con una postura aplicándoles el argumento falaz del número. Mayoría no significa razón. El argumento por mayoría es argumento por el derecho del más fuerte, no argumento por razón y convicción racional. Roberto Escudero, en su libro Un año en la vida de José Revueltas, escribió que uno de sus entrevistados le contó de una reunión secreta, a la que se accedía por muchos filtros y santos y señas (pese a lo cual, tiempo después descubrieron y reconocieron que estuvieron infiltrados por algún espía del gobierno) para debatir en petit comité todos contra Revueltas: lo “vencieron” por cansancio, porque por cada vez que subía a defender y argumentar su posición crítica dentro del Partido Comunista, subían tres o cuatro oradores a perorar contra él. Sin embargo, dice el entrevistado, a la larga tenemos que reconocer que era Revueltas quien tenía la razón contra todos nosotros. Un solo individuo puede tener la razón contra todo un grupo, pero el grupo puede refugiarse en la confianza gregaria y tildar a ese uno, o esos pocos, de “sectario, sectarios”.

Cuando los zapatistas rompieron abierta, pública, explícitamente con la clase política en 2005 (La (imposible) ¿geometría? del poder en México, se llamaba el texto, me parece) las masas que seguían al entonces candidato del PRD a la presidencia López Obrador usaron el epíteto religioso y fanático contra los zapatistas y contra quienes adherimos a su manifiesto político. Incluso jugaron con las palabras y por haberse llamado el documento que signamos Sexta Declaración de la Selva Lacandona, ellos, e incluso algunos practicantes de la bigamia que pretendían negar la ruptura con la clase política nos decían que La Sexta era La Secta. Muchos chistes, agresivos, calumniosos como las caricaturas de los moneros de La Jornada, llovieron sobre La Otra Campaña repitiendo mentiras como que el EZLN se había sumado a la derecha e invitando a los lectores de La Jornada a dejar de solidarizarse con las comunidades zapatistas: “¿Qué está haciendo? Acabando con la poca solidaridad que quedaba”. Curiosamente, años después podemos ver al EZLN abajo y a la izquierda como siempre, cediendo la palabra (y escuchando) a los padres y familiares de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa mientras que los seguidores de AMLO son incapaces siquiera de acusar recibo del hecho de que fueron sus partidos, sus coaliciones y su líder quienes llevaron al poder a Abarca, a Mazón y a Aguirre. Ahora podemos ironizar diciendo que en su afán de ser amplios, incluyentes y nada sectarios aceptaron hasta al crimen organizado entre sus candidatos.

Sin embargo, aún muchos seguidores acríticos del lópezobradorismo no renuncian a su falsa seguridad de ser el mayor número y en lugar de discutir hechos, información, fenómenos públicamente verificables, prefieren recurrir a una apelación a la fuerza del número y tildar de “sectario” a quien critica a su candidato.

Además del carácter dogmático, autoritario, y el intento de cerrar el debate apelando a la fuerza, quienes utilizan ese recurso retórico apelan a una petición de principio: “somos La Izquierda, así que no subordinarse a nosotros implica hacerle el juego a la derecha” y, “dado que somos la única izquierda realmente existente, no estar con nosotros implica “sectarismo””. Alguna vez una abogada usó la frase “caer en el vacío”, lo cual me hace pensar en la imaginería medieval según la cual si navegabas por el océano más allá de donde está su límite caías en el vacío, el abismo. Esa misma imagen neobárbara está detrás del falaz y chantajista “argumento” lópezobradorista de que solamente quedan dos caminos: las urnas (implícito: votar por el unigénito) o las armas, la montaña, la violencia (donde son la desesperación y el crujir de dientes). Todas esas falacias suponen de entrada que ellos son la izquierda (el monopolio del “bien de todos”), cosa que no demuestran, vamos ni siquiera se cuestionan (cuestionarse podría llevarlos a romper el encanto de la “comunidad carismática”, como dijera, con una categoría de Weber, Ramón I Centeno): la izquierda en México es hoy algo a debate, un concepto en crisis y en disputa, no pueden dogmáticamente decir “la izquierda somos nosotros” y negar toda disidencia respecto a sus dogmas. Además, la política implica muchas cosas, un amplísimo gradiente de formas de pensamiento y acción entre las cuales la violencia armada y las urnas son solamente dos posibles cursos de acción. Es como si frente a un piano dijeran que solamente hay dos teclas, una blanca y una negra, y que la negra es mala y nunca debemos pulsarla, por tanto la música consiste en esa única tecla blanca que es la suya. (Además a derecha ha demostrado que acudir a las urnas no implica renunciar al uso de la violencia, ellos lo hacen todo el tiempo.)

En síntesis, cada vez que usan el epíteto “sectario” en lugar de evidenciar la posición de aquellos cuya crítica desearían enmudecer, en realidad retratan involuntariamente una posición fanática, acrítica, que se basa en la certeza gregaria (también cada vez más dudosa) de ser el mayor número y por tanto detentar el derecho del más fuerte. Para pretenderse de izquierda, es un modo de proceder demasiado dogmático y autoritario. Bastaría esa sola autocomplacencia para comenzar a abrigar serias y razonables dudas sobre quienes así proceden en una discusión.

Bonus track: ACLARANDO UNA MENTIRA ACERCA DE AMLO

Hay algunos que dicen que AMLO es uno de los sujetos más linchados mediáticamente, y posiblemente tienen razón. Sobre todo en 2006, la derecha le hizo una campaña negra en la que esparcieron sobre él una gran mentira: que era un sujeto de izquierda radical en la línea de Hugo Chávez. Eso sí es una calumnia, en el sentido de mentir sobre alguien. AMLO no es socialista, no es marxista, no es comunista, no es chavista, no es anarquista, no es para nada un radical. Es más bien un producto del nacionalismo revolucionario del PRI. Cuando el PRD eligió sus siglas estaba claro que le disputaba al PRI su raíz histórica (las siglas PR) del nacionalismo revolucionario fundador.

Lo que pasa es que la derecha mexicana es bastante cavernaria, incluso tiene sujetos que escribieron libros como “Juárez marxista”, porque el priismo les parecía comunista desde la época de Calles y su anticlericalismo, de Garrido Canabal y su populismo tabasqueño (la raíz de AMLO) y de Lázaro Cárdenas, hasta la época en que Portillo nacionalizó la banca (“comunismo”, según la derecha). Lógico que esa derecha oliera el regreso del nacionalismo revolucionario priista primero con Cárdenas (Cuauhtémoc) y luego con AMLO y por eso chillara: “rojillos, impíos, comunistas”, etc. Todo eso es falso. Si algunos despistados que se dicen de izquierda se compraron esas falsedades, allá ellos,

De hecho, si Morena es congruente con su ideología de luchar por el regreso del Estado benefactor (ese periodo nacional revolucionario del priismo, pues) y se va a afiliar a una internacional (si es que no lo ha hecho aún) lo hará en la Internacional Socialista (socialdemócrata) donde compartirá lugares con sus correligionarios del PRI y del PRD…

No los calumniemos, no los llamemos izquierda radical, ese es un cuento para asustar a clases medias asustadizas que urdió a ultraderecha.

De nada.

Esta entrada fue publicada en babel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s