¿HACIA DÓNDE VA LA SEGURIDAD NACIONAL EN NUESTRO PAÍS?

¿HACIA DÓNDE VA LA SEGURIDAD NACIONAL EN NUESTRO PAÍS?

¡Alto a los megaproyectos de muerte!

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Al CCRI-CG-EZLN

A la Comisión Sexta del EZLN

Al Sub Comandante Insurgente Galeano

Al “Escuadrón 421”, Semilleros de Resistencia y Rebeldía

A la Unidad de Escucha y Palabra “La Extemporánea”

Al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno

A su Vocera María de Jesús Patricio Martínez

A los Pueblos de México que resisten contra el desprecio y el olvido

A los Pueblos del Mundo que resisten contra el sistema capitalista y patriarcal

A los Pueblos, Tribus, Naciones, Comunidades y Barrios Originarios que nunca fueron

conquistados

A la Sexta Nacional e Internacional

A las Redes de Resistencia y Rebeldía

A la Europa Insumisa, digna y rebelde

A los medios libres, independientes, alternativos o como se llamen

Al pueblo de México.

Hermanas, Hermanos y Hermanoas.

El despropósito del Acuerdo que impone proyectos considerados de “interés público y seguridad nacional”, así como “prioritarios y estratégicos” para el desarrollo nacional”, que el mal gobierno federal publicó en el Diario Oficial de la Federación, el martes 22 de noviembre del presente año, representa al neoporfiriato de la actual administración que establece nuevas medidas para garantizar la continuidad del capitalismo salvaje en nuestro país, capitalismo que destruye todo: la vida e identidad de los pueblos originarios e indígenas, un proceso que, al mismo tiempo, contamina la naturaleza, el agua, la tierra.

Es un “acuerdo” que nos hace recordar al México de Porfirio Díaz, pues al igual que el dictador habló en nombre del pueblo para impulsar “la modernidad”, “el desarrollo” “de las regiones más rezagadas en los sectores de comunicación, infraestructura para fomentar su desarrollo de manera incluyente y acercar oportunidades a las regiones más rezagadas en los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades, energético, puertos, aeropuertos, y otros sectores prioritarios y/o estratégicos que contribuyen al crecimiento y a la seguridad nacional del país”

Este acuerdo, fundamentalmente, satisface los intereses del capital, nacional y extranjero, especialmente con los intereses geoestratégicos de Washington y esos son los verdaderos motivos detrás del decreto presidencial disfrazado de “acuerdo” para hacer que los megaproyectos sean considerados de “seguridad nacional.”

Este decreto ordena que los megaproyectos como el Corredor Interoceánico en el Istmo de Tehuantepec, el mal llamado “Tren Maya”, el Proyecto integral Morelos, la refinería Dos Bocas o el aeropuerto “Felipe Ángeles” sean impuestos violando las reglamentaciones y leyes mexicanas, ampliando de hecho el estado de excepción que comenzó con la militarización y con la escrituración de esos proyectos para que sea transexenal la propiedad y operación militar de los mismos.

Con el decreto se anulan de facto la división de poderes, las facultades de las instituciones autónomas, sustrayendo los megaproyectos de las reglas, las normas y las leyes y violando la Constitución.

Los beneficiarios de estos megaproyectos de muerte son los integrantes de la oligarquía como Carlos Slim y los Hank, del grupo Atlacomulco, así como empresas transnacionales, algunas de ellas acusadas de corrupción en diversos países.

El decreto de López Obrador es un gesto autocrático y militarista que anula los derechos de los mexicanos, sus garantías individuales, especialmente los derechos de los pueblos, comunidades y organizaciones indígenas, reconocidos en el convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.1

Asimismo, al sustraer los megaproyectos de la vigilancia de las demás instituciones y de la sociedad abre el camino para la opacidad, la discrecionalidad y la corrupción. Corrupción y nepotismo que ha comenzado a conocerse al ver cómo los hijos de López Obrador y un empresario amigo de la familia son beneficiarios de Sembrando Vida para sembrar cacao.

La militarización e imposición de megaproyectos continúa los planes neoliberales y acelera un proceso de acumulación por desposesión, es decir, despojo territorial, colonialismo, extractivismo, un proceso ecocida, genocida, destructor de lo que han construido los pueblos indígenas con sus luchas, sus resistencias y autonomías.

Los ataques paramilitares a las bases zapatistas y a otras organizaciones indígenas son parte de esta guerra de despojo y exterminio.

Este decreto es un paso más en la imposición permanente de una administración militar del país de corte autócrata, dictatorial y colonialista. El concepto de “seguridad nacional” es típico de las dictaduras militares y esconde detrás de un falso nacionalismo la defensa a ultranza de los intereses del capital.

Este acuerdo no es la modernidad para el pueblo de México, sino más bien es la destrucción de nuestro México.

Con ello constatamos nuevamente que los zapatistas tuvieron razón al describir como neoliberal e impulsor de un estado no nacional a AMLO, tal como lo hicieron en su comunicado del 19 de junio de 2005:

… “López Obrador no ofrece volver al pasado populista que tanto aterra al poder económico. No, AMLO oferta una mediación y una administración «modernas» (o sea terminar lo que dejó pendiente Salinas de Gortari). Y más: ofrece crear las bases de un Estado «moderno», por eso se esfuerza en diferenciarse de Lula, Chávez, Castro y Tabaré. Y el ofrecimiento no lo hace a los de abajo o a lo que queda de la Nación mexicana, sino a quien manda en realidad: el poder financiero internacional. La de él no será una administración neoliberal con la mano izquierda (Lula en Brasil, Tabaré en Uruguay, Kirchner en Argentina), ni un gobierno socialista (Castro en Cuba), ni un nacionalismo popular (Chávez en Venezuela), sino EL NUEVO MODELO DE ESTADO NO- NACIONAL (ese engendro de la guerra neoliberal) en América Latina

“Si Carlos Salinas de Gortari fue el gobernante ejemplar de operador de la destrucción neoliberal en México, López Obrador quiere ser el paradigma del operador del reordenamiento neoliberal.”2

Una política colonialista, militarista y autocrática de este tipo puede y debe, con toda legitimidad, ser resistida por los pueblos indígenas y por todos los que en este país defendemos la vida y a la Madre Tierra frente a los proyectos de muerte del capitalismo hoy impulsado por el mal gobierno.

Contra la militarización, el colonialismo y la contrainsurgencia ni el EZLN ni el CNI-CIG están solos. Porque quienes defendemos la vida y nos oponemos al sistema de muerte estamos con los pueblos indígenas y con sus proyectos de autonomía.

Este agravio ya no es ajeno de quienes vivimos en las ciudades, los pueblos y comunidades indígenas requieren mas que solidaridad, requiere de un brazo urbano y crear un frente de unidad en la acción para impulsar un plan, un programa de lucha.

¡Alto a la guerra de exterminio contra los pueblos zapatistas y contra los pueblos indígenas de CNI-CIG y de todo México!

Atentamente

¡ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE!

¡SAMIR VIVE, LA LUCHA SIGUE!

¡VIVAN LAS AUTONOMÍA DE LOS PUEBLOS!

VIVA EL #CNI, VIVA EL #CIG, VIVA EL #EZLN

¡NO A LOS MEGAPROYECTOS DE MUERTE!

¡PORQUE VIVOS LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS¡

¡NO A LA MILITARIZACION DE NUESTROS PUEBLOS!

¡ALTO A LA GUERRA CONTRA EL EZLN Y SUS BASES DE APOYO!

Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el CIG

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s