Los conservadores siempre han sido antizapatistas

Hotel Abismo

Los conservadores siempre han sido antizapatistas

Javier Hernández Alpízar

Tal como ocurrió con el zapatismo histórico, al zapatismo actual, el del EZLN, los conservadores lo han atacado siempre. Han declarado que es “violento”, “transgresor de la ley” y que detrás de él hay “fuerzas oscuras”.

El 22 de diciembre de 1997 ocurrió la Masacre de Acteal, perpetrada por los paramilitares de Paz y Justicia (así de hipócritas pueden ser los nombres de los contrainsurgentes). Luego los asesinos serían sacados de la prisión por un grupo político evangélico, encabezado por Hugo Eric Flores Cervantes, actualmente dirigente del Partido Encuentro Solidario (antes Social), aliado de López Obrador en las elecciones de 2017 y delegado del gobierno federal en Morelos. Los evangélicos de Flores Cervantes han llevado su conservadurismo y antizapatismo hasta la defensa de los paramilitares.

Aunque Las Abejas no son zapatistas, son pacifistas, la masacre ocurrió como parte de la guerra contrainsurgente paramilitar del gobierno priista de Zedillo contra el EZLN. Los paramilitares de Paz y Justicia, y otros como la ORCAO, se han reactivado bajo el obradorismo y siguen atacando a los zapatistas y a organizaciones indígenas que construyen autonomía.

En el año 2000, el triunfo de Fox y el conservador PAN llevó al poder a enemigos de la visión zapatista. Mientras el presidente panista llamaba a las mujeres “lavadoras de dos patas” o el “viejerío”, los zapatistas llevan décadas reivindicando a las mujeres.

El zapatismo da a las mujeres un amplio espacio en la lucha. En 1993, un año antes de su alzamiento armado contra el gobierno priista de Carlos Salinas de Gortari, todavía en la clandestinidad, el EZLN promulgó su Ley Revolucionaria de las Mujeres, por el cual en su organización tanto en su parte civil y política como en su parte armada, las mujeres pueden ocupar incluso los más altos cargos de responsabilidad. Las mujeres son parte de la comandancia, el gobierno político colectivo al que se subordina la parte militar.

El 12 de octubre de 1996 ocurrió la fundación del Congreso Nacional indígena (CNI), con la presencia de la comandanta Ramona del EZLN. Actualmente el CNI y el EZLN son de las organizaciones de izquierda en el mundo en las que las mujeres tienen un papel relevante y protagónico como voceras, delegadas, concejalas electas por asamblea.

En 2001,-la Marcha de la Dignidad Indígena, Marcha del Color de la Tierra, tiró de su pedestal de ídolo al panista Vicente Fox, tal como el levantamiento armado de 1994 derrumbó la imagen del priista Salinas de Gortari. El objetivo era el reconocimiento de los derechos y cultura indígenas plasmados en los Acuerdos de San Andrés. Los tres partidos en el poder traicionaron los acuerdos en una alianza antizapatista encabezada por Fernández de Cevallos (PAN), Manuel Bartlett (PRI) y Jesús Ortega (PRD). Los conservadores unidos contra el zapatismo.

Entre el 8 y el 10 de agosto de 2003 trascurren los actos por la inauguración de los Caracoles y Juntas de Buen Gobierno. La autonomía de los Municipios Rebeldes Autónomos Zapatistas (MARES) se consolida asumiendo de manera unilateral los Acuerdos de San Andrés. Al revés de lo que hoy ocurre en el país, en el territorio rebelde zapatista la parte militar abandona el gobierno y lo deja en manos civiles que se autogobiernan por democracia asamblearia.

En 2005, con la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, los zapatistas formalizan la ruptura política que se dio de facto desde 2003, con su autogobierno, por causa de la traición de los Acuerdos de San Andrés.

En 2006-los zapatistas impulsan La Otra Campaña para tratar de formar un polo de izquierda anticapitalista. En respuesta, las calumnias que acuñaron el PRI y el PAN ahora las difunden militantes del PRD y seguidores de Obrador, como el monero El Fisgón. La falsa izquierda se sumó a la contrainsurgencia antizapatista de los conservadores: hoy lo hacen desde el gobierno federal, conservador de clósed, pero con falsa retórica “anticonservadora”.

El 3 y 4 de mayo de 2006, con la represión en Atenco, actúan juntos los tres partidos que traicionaron al EZLN en 2001: el gobierno municipal perredista de Texcoco, el gobierno estatal priista de Peña Nieto en el Estado de México y el gobierno federal panista de Fox. La Policía Federal Preventiva invade, mata, comete tortura sexual, encarcela a muchos y muchas: López Obrador calla y el PRD aplaude.

Los conservadores siempre han sido contrainsurgentes y antizapatistas. Aunque algunos sean conservadores de clósed y digan que están contra los conservadores mientras se rodean de ellos, con personajes como Hugo Eric Flores, Tatiana Clouthier, Alfonso Romo, Manuel Bartlett, Jorge Constantino Kánter y Salinas Pliego.

Esta entrada fue publicada en Hotel Abismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s