Verdad y justicia para Samir Flores Soberanes.

COORDINACIÓN METROPOLITANA ANTICAPITALISTA Y ANTIPATRIARCAL CON EL CIG Y SU VOCERA MARICHUY

“PODRÁN CAMBIAR EL CAPATAZ, LOS MAYORDOMOS Y CAPORALES, PERO EL FINQUERO SIGUE SIENDO EL MISMO”

Ciudad de México a 20 de febrero de 2021.

Verdad y justicia para Samir Flores Soberanes.

 “Hay una guerra entre el sistema y la naturaleza.

Esa confrontación no admite matices ni cobardías.

O se está con el sistema o con la naturaleza.

O con la muerte, o con la vida.”

Cuaderno de apuntes del Gato-perro, sub Galeano.

Hoy, a dos años de su asesinato, seguimos denunciando y exigiendo justicia para nuestro hermano Samir Flores Soberanes.

Samir Flores, indígena nahua del estado de Morelos, integrante del Congreso Nacional Indígena, defensor de la tierra, el territorio y defensor de la vida, comunicador y fundador de la radio comunitaria Amiltzinko, fue asesinado por defender la vida y por oponerse a un megaproyecto de muerte: al mal llamado “Proyecto Integral Morelos”.

En la actual guerra entre el sistema y la naturaleza, entre la muerte y la vida, sin matices ni cobardías, Samir Flores Soberanes se puso del lado de la vida y de la naturaleza, contra la muerte y contra el sistema capitalista.

Los defensores del sistema y de sus proyectos de muerte, los que cuando estaban en campaña prometieron hipócritamente que no habría termoeléctrica, porque poner una termoeléctrica en tierras de Zapata era como poner una nucleoeléctrica en Jerusalén, son hoy los cómplices, por lo menos, por omisión y consentimiento, del asesinato de Samir Flores.

Como dicen los hermanos zapatistas, “López Obrador no jaló el gatillo, Donald Trump, tampoco”. Pero así como la retórica supremacista blanca de Trump azuzó a los neofascistas supremacistas en Estados Unidos a cometer crímenes y asesinatos contra la comunidad afroamericana, así también, la retórica demagógica, desarrollista, procapitalista y supremacista de Morena que usa López Obrador, al llamar “radicales de izquierda” y “conservadores” a Samir Flores y a los defensores del territorio de Morelos, Puebla y Tlaxcala que se oponen al Proyecto Integral Morelos, fue señalar con el dedo a Samir Flores: los asesinos entendieron muy bien la señal, fue como el beso de Judas.

Tienen razón las compañeras de Morelos, quienes acusan de traidor a López Obrador, porque dijo en campaña que todo cambiaría y resultó la misma porquería: asesinatos de defensores del territorio y de la autonomía, uso de la represión por la Guardia Nacional para imponer la termoeléctrica en Huexca, lo mismo que para reprimir a migrantes centroamericanos, paramilitarización en Chiapas y en Guerrero contra comunidades autónomas zapatistas y del Congreso Nacional Indígena.

Es claro que, en la guerra entre la muerte y la vida, hermanos como Samir Flores, como los defensores del territorio de Morelos, Puebla y Tlaxcala, como las comunidades del CNI y los pueblos zapatistas de Chiapas han tomado, sin matices ni cobardías, su lugar en defensa de la vida y contra el sistema capitalista.

Es claro también que López Obrador y su partido; Morena, así como sus aliados y cómplices, han tomado su lugar del lado de la defensa del sistema capitalista y de los proyectos de muerte, los proyectos colonialistas, ecocidas y etnocidas como el Integral Morelos, el mal llamado Tren Maya, el Corredor Interoceánico, el aeropuerto en Santa Lucía, la refinería Dos Bocas, el proyecto de cooptación, división y maiceo de comunidades que ellos llaman “Sembrando Vida” y los hermanos de Oaxaca han rebautizado como “Sembrando Envidias”.

Como siempre, son también defensores del sistema, los profesionales de la muerte y de la guerra, las fuerzas armadas, los paramilitares, los brazos armados del capitalismo.

Con Samir Flores, tomamos nuestro lugar en defensa de la vida y contra el capitalismo.

Exigimos justicia para Samir Flores Soberanes.

Castigo a los asesinos.

Que se investigue a Manuel Bartlett, titular de la Comisión Federal de Electricidad.

Que se investigue a Hugo Eric Flores, defensor de los paramilitares de Acteal y hoy superdelegado de López Obrador en Morelos.

El asesinato político de Samir Flores es un crimen de Estado.

La impunidad por el asesinato político de Samir es un pacto de silencio cómplice de López Obrador y la autoproclamada “Cuarta Transformación”.

¡Samir no murió: se multiplicó!

¡Samir no murió, Samir somos todos!

¡Nuestra lucha es por la vida!

¡No es No al mal llamado Proyecto Integral Morelos y a los megaproyectos de muerte!

¡Fuera paramilitares de los territorios autónomos zapatistas!

¡Alto a la militarización del país!

Nunca más un México sin nuestros hermanos indígenas.

Viva la #Toma del INPI por nuestros hermanos de la Comunidad Indígena Otomí de la CD MX en Resistencia, en Lucha y Rebeldía por mejorar sus condiciones de vida!

Coordinación Anticapitalista y Antipatriarcal con el Concejo Indígena de Gobierno y su vocera, Marichuy.

Esta entrada fue publicada en cartas marcadas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s