Si romper la cuarentena y volver al trabajo fuera tan rebelde, no serían sujetos como Salinas Pliego y Donald Trump quienes lo piden. #ElEncierroNoMeCalla

Si romper la cuarentena y volver al trabajo fuera tan rebelde, no serían sujetos como Salinas Pliego y Donald Trump quienes lo piden. #ElEncierroNoMeCalla

Babel

Sobre un libelo negacionista y criminal acerca el Covid-19

Javier Hernández Alpízar

Hoy por la mañana la Secretaría de Salud anunció oficialmente que comienza la fase 3 de la pandemia por el coronavirus Covid-19, lo cual significa que aumentarán tanto los casos de contagio y de enfermos, muchos de ellos graves, que se desbordarán los recursos de un precario sistema de salud mexicano. Esto puede derivar en muchas muertes.

Las medidas para esta fase no son nuevas, son las mismas que para la fase 2: que la mayor cantidad de gente, toda la que pueda, se quede en su casa y que quienes se ven obligados a salir, por asuntos laborales o para comprar alimentos o medicinas, guarden al menos 1.5 metros de distancia de las demás personas para no contagiarse.

Un sector de la clase patronal, señaladamente Salinas Pliego, ha mostrado abiertamente su inconformidad con las medidas que intentan proteger vidas y han presionado para relajar o de plano cancelar las medidas sanitarias y que los trabajadores regresen a las calles y fábricas. No les importan las vidas de las personas, sólo les importa el dinero.

Un grave problema en México es que la comunicación del gobierno ha llegado y ha sido acatada casi exclusivamente por los destinatarios habituales de los mensajes de un hombre como el subsecretario de salud: clases medias y altas o clases populares con estudios universitarios. Algunas personas se han convencido de la veracidad de la información porque tenían contacto desde antes con italianos, españoles o con viajeros que han constatado los estragos de la pandemia en los llamados países del “primer mundo”. Otras personas han confiado en las voces de expertos como los científicos de la UNAM. Para los escépticos de abajo y a la izquierda, el anuncio de que los zapatistas cerraban sus caracoles fue clave para tomar en serio la amenaza.

Hoy es criminal seguir defendiendo neciamente el negacionismo: los miles de muertes en el mundo (814 mil 490 sólo en Estados Unidos y más de 175 mil 438 muertes en el mundo) y los cientos de muertos (al menos 712; y sólo en el Estado de México: 55 muertes) que hay ya en México nos hablan de que la amenaza es real, es grave, puede ser mortal, lo es seguramente para muchas personas de avanzada edad o con enfermedades crónicas previas como diabetes o condiciones como obesidad, además, en los sobrevivientes del estado crítico causa daños físicos que pueden ser graves e irreversibles.

Sin embargo, hay quienes siguen haciendo difusión de negacionismos diversos: desde la total negación de la existencia del virus hasta el negacionismo suave que acepta su existencia pero minimiza su gravedad.

Hoy repartieron volantes negacionistas, libelos criminales, entre trabajadoras y trabajadores que han sido obligados por sus patrones a seguir trabajando en plena emergencia sanitaria.

Un trabajador, joven, sin estudios universitarios, quien tiene hijos, un abuelo, una madre que son población de riesgo, me compartió ese volante. Termina con la consigna aparentemente rebelde “No a la estafa, no al nuevo orden mundial” y lo firma un membrete hechizo que mantiene en el anonimato a sus verdaderos autores: “Patriotas del mundo contra el NOM”..

Desde la primera línea dice su mentira y desliza su veneno. El título es: “Información urgente sobre el “Covid-19” (coronavirus)”. El inicio del texto es: El falso virus (no mostrado oficialmente) en todo caso, de existir, no es peor que una gripe. No existen muertos por el Covid.19, sino por otras causas…” (sic)

Es decir, el volante miente, desinforma, engaña y si logra su engaño expone la salud y la vida de muchas personas.

Entre los “argumentos” que expone para sostener su falacia dice: “¿Qué se busca con esto? 1. Crear el estado de sitio planetario (la dictadura mundial)…” El resto del texto de una cuartilla se hunde en una teoría de la conspiración, ocultando que su intención es que los trabajadores “no crean” en el virus para que sigan obedeciendo a sus patrones y sigan trabajando, a riesgo de su salud y sus vidas.

En efecto, el capital vuelve criminales a los defensores del orden, aunque se disfracen de rebeldes “contra la dictadura mundial”.

Y conforme pasen los días, sin importar que el Covid-19 esté casando muertes y graves daños, cada vez más voces de la patronal, disfrazadas de “defensores de las libertades” presionarán por levantar la cuarentena y regresar a la explotación que llaman normalidad.

Enfrentar al negacionismo es un deber de quien defiende la vida. Mantenernos vivos es el primer requisito para, después de la pandemia, poder luchar contra quienes destruyeron todos los derechos sociales, incluido el derecho a la salud. Por ahora, ayudemos a convencer a más personas de cuidarse y si pueden, no salir de casa.

Esta entrada fue publicada en babel. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s