Condenamos enérgicamente la agresión de un grupo de choque a ejidatarios de Atenco opositores al megaproyecto del Aeropuerto en Texcoco: Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el #CIG

Condenamos enérgicamente la agresión de un grupo de choque a ejidatarios de Atenco opositores al megaproyecto del Aeropuerto en Texcoco: Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el CIG

Al pueblo de México
Al Concejo Indígena de Gobierno
Al Congreso Nacional Indígena
Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
A la Sexta Nacional e Internacional
A las Redes de Resistencia y Rebeldía, Organizaciones, Redes y Mesas de Apoyo al CIG
A los tercios compas y a los medios libres, alternativos o como se llamen
A nuestros hermanos de Atenco
A todos los opositores al megaproyecto de muerte
La Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el CIG y nuestra vocera “Marichuy” repudia y condena enérgicamente las agresiones perpetradas esta tarde contra los compañeros ejidatarios de Atenco opositores al megaproyecto de muerte del aeropuerto en Texcoco.
Un grupo de choque irrumpió durante la asamblea ejidal que rechazó el informe del comisariado ejidal Alejandro Santiago López, a quien también destituyó la asamblea por votación mayoritaria.
El grupo de choque agresor presuntamente fue llamado por el comisariado. Con la complicidad de quienes apoyan la imposición del aeropuerto, cerraron el auditorio para impedir la salida de los participantes en la asamblea ejidal. Los campesinos fueron agredidos violentamente y la violencia dejó como saldo varios heridos, entre ellos mujeres y adultos mayores.
Como integrantes de una organización anticapitalista, condenamos la agresión en a nuestros compañeros de Atenco y a las comunidades, pueblos, tribus, barrios y colonias de Texcoco que están siendo despojados, reprimidos, explotados y discriminados por el mal gobierno y las trasnacionales que atentan contra la vida para imponer sus proyectos de lucro y de muerte.
Esta agresión se suma al ataque paramilitar contra comunidades opositoras al aeropuerto en Acuexcomac perpetrada apenas hace unas semanas, así como al asesinato del ingeniero forestal Jesús Javier Ramos Arreola, defensor del cerro de Tenayo y opositor al aeropuerto.
Estas agresiones son las más recientes de la larga cadena de violencia del Estado contra los campesinos defensores del territorio en Texcoco, las perpetradas por el gobierno de Fox en 1999-2000, las represiones a manifestaciones de Atenco en la ciudad de México en 2000, bajo el gobierno de López Obrador; la violencia y el terror de Estado contra Atenco y la Otra Campaña en 2006, con la violencia coordinada de Fox, Peña Nieto y el PRD mexiquense y nacional.
Además, en fechas recientes, paramilitares han desplazado a tzotziles en Aldama Chiapas; un grupo de choque y cientos de granaderos desalojaron violentamente en Roma 18 a la comunidad otomí residente en la Ciudad de México; grupos porriles han agredido a universitarios en CU y en los CCH, la más reciente agresión ha dejado herida por arma blanca a una estudiante de CCH Naucalpan.
Los poderes de facto operan con total impunidad y en cambio las y los defensores del territorio y los derechos humanos son criminalizados y detenidos por la policía como los defensores del agua del plantón de Aztecas hace unas semanas o como las y los presos políticos por defender el agua de Tlanixco y de la tribu yaqui.
En Texcoco, mediante una simulación de consulta pretenden imponer un megaproyecto de muerte que despoja a los comunidades y afecta gravemente al precario equilibrio ambiental del Valle de México.
Como este megaproyecto, otros ecocidios están en marcha para imponerse como la explotación comercial de la Lacandona, el tren de Cancún a Palenque, el corredor Salina Cruz- Coatzacoalcos, extractivismo minero y petrolero, presas, represas, parques eólicos como los del Istmo y una serie de ecocidios y agresiones a las comunidades planeadas desde gobiernos anteriores con proyectos como el Plan Puebla –Panamá y prometidas en el paraíso de inversión que ya se ha anunciado para el sexenio que viene.
Queda claro, como dicen nuestros hermanos zapatistas y nuestros hermanos del CNI que nuestra lucha es por la vida, que mientras nosotros defendemos la vida los poderosos pretenden imponer proyectos de muerte y que solamente organizándonos desde abajo, de manera autónoma, podremos resistir a esta guerra de despojo capitalista.
Abrazamos la digna lucha del pueblo de Atenco y todas las comunidades de Texcoco que defienden la tierra y se oponen al aeropuerto, hacemos un llamado a todos los que defienden la vida a la solidaridad y sororidad. Ratificamos nuestro rechazo a la construcción de aeropuerto, así sea con capital privado.
Los derechos humanos no se consultan, ninguna consulta o plebiscito, bajo ninguna metodología, puede legitimar un ecocidio y menos si ha sido impuesto mediante la violencia como este megaproyecto.
Cualquier grupo inversor y cualquier gobierno que pretenda imponer este aeropuerto estará haciéndose cómplice del ecocidio y del despojo a las comunidades impuesto mediante la violencia y el terror de Estado,
¡No al aeropuerto de muerte!
¡Nosotros defendemos la vida y los poderosos imponen proyectos de muerte!
¡Tierra si, aviones no!
Porque preferimos el lago, ¡no al ecocidio!
Ciudad de México, a 14 de octubre de 2018.

Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el CIG

Esta entrada fue publicada en Atenco. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s