Las propagandas antizapatistas y las falacias por “autoridad”

Babel

Las propagandas antizapatistas y las falacias por “autoridad”

Javier Hernández Alpízar

Uno de los medios youtubers que se han dedicado a la campaña negra contra la iniciativa del EZLN y el CNI de formar un Concejo Indígena de Gobierno cuya vocera sea candidata independiente en las elecciones presidenciales de 2018 es Fort Apáche. Además de hacer entrevistas al propagandista oficial de Morena John Ackermann, ha usado fragmentos de Slavoj Zizek en video para atacar a los zapatistas porque no centran su estrategia de lucha en el Estado y la toma del poder.

Slavoj Zizek exhibe su ignorancia acerca del zapatismo actual y critica de oídas su iniciativa. Parece que su fuente de información son sus amigos en México y si suponemos que son los mismos que publican las traducciones de sus artículos en español en revistas mexicanas, se trata de los mismos propagandistas de López Obrador para los cuales trabaja Fort Apache.

La primera falacia en la que incurren los youtubers mencionados es tratar de hacer valer un argumento por autoridad. Zizek es actualmente un rockstar, un intelectual que se hizo célebre en los medios y la academia por sus libros y ha cometido el mismo error y la misma irresponsabilidad que otros antes que él: opinar de todo tipo de temas, incluso de los que ignora por completo. La imagen que le han dado sus amigos lópezobradoristas es que el asunto se centra en Marcos y en una estrategia meramente “local”. Ignora el pensamiento zapatista, ignora las reflexiones teóricas del zapatismo. En ese sentido, se suma al epistemicidio que los intelectuales lópezobradoristas cometen sistemáticamente: suponen a unos indígenas ignorantes, manipulados por una élite blanca, que para algunos se reduce a un solo blanco, y los hacen, en el caso de Zizek “mero folklor”, y en el caso de los propagandistas profesionales de AMLO, un “complot” (Ackermann).

El mismo Zizek que no se atrevería a hablar de autores que no haya leído (quiero suponer eso) y en algunos casos incluso que no haya podido leer en su lengua original, se atreve a echarse un speech sobre un movimiento social que no conoce, basado solamente en los chismes que le han contado sus cuates y editores mexicanos.

La irresponsabilidad de personajes así es una verdadera barbarie. Normalmente el destino que tienen los autores de best sellers como Zizek, o antes Savater, es que con el tiempo van perdiendo el halo de glamour: su pensamiento deja de ser una mercancía de novedad y luego muy pocos recuerdan algo de ellos. Cuando la moda de Zizek haya declinado, al menos en México y América Latina, los textos con las reflexiones zapatistas seguirán siendo un referente de lucha para toda izquierda no epístemicida, racista ni ignorante.

Mientras los intelectuales de Europa del este tendrán que hacer al balance de cómo su lucha por democracia llevó no a la democracia sino al capitalismo salvaje, el imperio de la mafia rusa, el neozarismo neoliberal y los desgarramientos y luchas entre etnias, en México tendremos como referente las luchas de los pueblos zapatistas de Chiapas y de los pueblos indígenas en otras regiones del país que han construido una alternativa política, democrática, autónoma, la cual no se agota en el localismo sino que tiene un análisis mundial anticapitalista, en defensa de la vida y los territorios contra la dominación capitalista.

Probablemente algún día en Europa del este les será más útil leer los textos de los zapatistas que leer a los viejos autores de best selles ya desprovistos de su aura de novedad.

Lo curioso es que los medios antizapatistas recurran a herramientas tan burdas como las falsas autoridades para tratar de desacreditar un movimiento social que no comprenden, no conocen y frente al cual, en su torpeza y soberbia, se han comportado como una forma de contrainsurgencia.

En México, como en Europa del este, la izquierda electoral, centrada en una estrategia de lucha por el poder del Estado no ha logrado frenar un ápice la contrarrevolución neoliberal (en parte porque ellos también son neoliberales) pero sí ha logrado con su estrategia darle al neoliberalismo administradores eficientes del conflicto mediante la cooptación y la contrainsurgencia como Ebrard, Mancera, Graco, Cue, Aguirre, Sabines, Robles, Monreal. Esos pequeños detalles seguramente no se los platican sus amigos a Zizek.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en babel, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s