El Concejo Indígena de Gobierno en el INE

El Concejo Indígena de Gobierno en el  INE

Argelia Guerrero

El pasado 7 de octubre marcó un fecha histórica en el calendario de abajo y representó un paso más en el andar de los pueblos indios, de mujeres, hombres y niños cuya lucha y resistencia ha buscado múltiples formas de enfrentar las cabezas de la hidra capitalista. Ese día, María de Jesús Patricio Martínez, mujer nahua originaria de Guadalajara y concejala vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), acompañada de cientos  de compañeras y compañeros de las diversas redes de apoyo y del Congreso Nacional Indígena (CNI), manifestó ante el Instituto Nacional Electoral (INE) la aspiración del CIG, a través de su representación, para contender como candidata independiente a la presidencia del país que se llama México.

Aunque la cita para el registro de Marichuy estaba convocada a las 11 de la mañana, desde algunos minutos antes comenzaron a arribar a las oficinas del INE las personas entusiasmadas por estar presentes en el momento en que una mujer indígena se presentara como candidata aspirante a la presidencia.

El sol calentaba sin dar tregua, pero no mermó la convicción y firmeza con que las mujeres otomíes portaban carteles y mantas. Muchas y muchos nos reencontramos, con la convicción renovada después de varias rutas caminadas en colectivo: la Caravana de los 1,111 zapatistas, la conformación del Congreso Nacional Indígena, la marcha del Color de la Tierra, la otra campaña y ahora la conformación del Concejo Indígena de Gobierno. Toda una historia de lucha encabezada por los pueblos indios nos volvió a convocar y pudimos abrazarnos de nuevo porque sabemos que el tiempo se agota, que aunque siempre falte lo que falte, la tormenta está sobre nosotros y es urgente y necesario organizarnos para continuar esta lucha por la vida. También muchos y muchas se han ido sumando a este proceso colectivo de lucha y resistencia que se teje poco a poco desde abajo.

La espera se prolongó más de lo esperado por la presencia previa de El Bronco, cuyas declaraciones a la prensa alargaron el tiempo de espera para la llegada de Marichuy y, como era de esperarse, tensar el ambiente indiscutiblemente antagónico por la presencia de este personaje mezquino, ladrón, misógino y fanfarrón.

Finalmente la vocera del CIG arribó acompañada de batucada, aplausos, consignas y una movilización de la prensa que rayó en lo salvaje. Curioso fue ver la bestialidad con la que jalaban y empujaban, para obtener tomas excesivamente cercanas y desenfocadas, haciendo pensar a más de un presente que la consigna de la prensa fue generar caos. Inmediatamente se construyó una valla de personas que sin conocerse en su mayoría se tendieron las manos para proteger la seguridad de la vocera y las concejalas que la acompañaban.

Varios reporteros y reporteras gritaban al aire: “Así no van a ganar”, “cómo quieren que hablemos de ustedes” o “por eso no los pelan.” Su desprecio por lo que somos y representamos no sorprende, tampoco sorprende que desde ese desprecio emiten notas, reportajes y columnas. Conocemos la naturaleza subordinada al poder que su “periodismo” representa.

El trámite al interior del INE duró unos pocos minutos. Al concluirlo Marichuy caminó nuevamente custodiada por una valla ciudadana mejor organizada hasta la camioneta acondicionada como templete desde la que exclamó enérgica:

“Lo que quiero iniciar diciendo, que para lograr este primer paso nos pusieron muchas trabas. Nos quisieron tratar como de la alta, de los que se rigen allá arriba.

Que solamente esta estructura está diseñada por ellos, no para la gente de abajo, no para la gente trabajadora, mucho menos para las comunidades indígenas. Pero aun así hemos logrado dar este primer paso.”

Denunció al banco HSBC por negarse a abrir la cuenta que el INE solicita como requisito para solicitar el registro como aspirante.

Marichuy continuó su discurso hablando de la propuesta del CIG:

“Nuestra propuesta es colectiva. No es como ellos lo tienen diseñado, que es una persona la que dice, es una persona la que decide y se hace lo que la persona dice. Aquí no, aquí somos el colectivo. Por eso somos el Concejo Indígena de Gobierno.”

Esbozó la propuesta para caminar

“Vamos a caminar al estilo de los pueblos indígenas, con apoyo de las gentes, con el apoyo de las comunidades. Así como se hacen las fiestas en las comunidades, como nos organizamos para recibir el cargo.

Que quede claro que no vamos a recibir ningún peso del Instituto Nacional Electoral.”

María de Jesús recordó y denunció el desprecio de los gobiernos por la gente en el contexto de las catástrofes padecidas en semanas anteriores:

“Lo que quieren es exterminarlos y quitarlos. Así como han venido acabando a los pueblos indígenas, como nos han impuesto los planes, programas para asegurar ese despojo, esa división. Entonces queda claro que para ellos la gente de abajo no existe.

¿Y qué tenemos que hacer nosotros?

Organizarnos. Ésa es nuestra propuesta. Nos tenemos que organizar y darnos la mano entre todos, y acabar con este sistema capitalista, con este sistema patriarcal, este sistema racista, clasista.

Porque lo estamos viviendo en carne propia, pues.”

Finalmente resaltó el ejemplo de resistencia de los pueblos indios que, después de más de 500 años, siguen vivos y de pie:

“¿Por qué no los han acabado? Por la organización que tienen y que han heredado año tras año, década a década.

Entonces es algo que ya se vive en las comunidades, que no, como les decía, no es un invento. Es algo que ya está y que tenemos, los pueblos están planteando esta propuesta, y por eso queremos caminar con los pueblos indígenas, junto con todos ustedes, con esta propuesta.”

Ha sido difícil para muchos entender que el registro de la vocera perfila como objetivo enlazar, fortalecer y visibilizar procesos organizativos de lucha y resistencia, que no se reduce a la búsqueda del voto y que su tiempo límite no es el 2018.

Crisis como las derivadas de los terremotos en Oaxaca, Chiapas, Puebla, Morelos Estado de México y Ciudad de México en septiembre pasado facilitan la compresión de lo que propone el Concejo Indígena de Gobierno: organizarnos desde abajo a partir de nuestras necesidades y construir redes de resistencia que permitan sortear las diversas caras de la guerra capitalista al margen de las estructuras del poder y prescindiendo absolutamente de la clase política.

“Hay que organizar esos dolores y esas rabias. Solamente así vamos a poder salir adelante.”

A eso invita el CIG a través de su vocera, a gobernarnos en autonomía.

Concluyó el discurso serena. Estaba por retirarse cuando sonriendo recordó que había olvidado algo, volvió al templete y de un sobre amarillo sacó una hoja que mostró a las y los asistentes: el registro como aspirante a candidata independiente para la presidencia de la república.

Dejó el micrófono y, acompañada de dos Concejalas de la Ciudad de México, se retiró para cerrar la jornada entre las consignas que no cesaron y la batucada que la acompañó desde su llegada.

Este fue un día histórico.

“¿Escucharon?.”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s