El capitalismo como culto fanático al dios dinero

Babel

Javier Hernández Alpízar

El capitalismo como culto fanático al dios dinero

En Hacia una crítica de la razón mítica, Franz Hinkelammert muestra que hay en las racionalidades modernas más autoproclamadas ateas, laicas, secularizadas y aun desacralizantes, núcleos de mito. Como en un iceberg, emerge hielo frío de racionalidad despiadada, pero por debajo de la línea de flotación está un inmenso cuerpo de dogmas de fe, un núcleo duro incuestionado pero cuestionable, y muy cuestionable, de mito, de pensamiento mítico, tanto como el que más, el medieval o el antiguo o el más “primitivo”.

No por nada la imagen del iceberg nos recuerda el núcleo mítico del Titanic, un barco “inhundible”, obra de la titánica tecnología moderna, que al final se hunde ante la gélida presencia de hielo, como una Babel marinera ante los dioses que castigan la hybris. La permanente fascinación que ha generado como halo esta historia trágica es así en gran medida por la estructura mítica de la historia.

Pero regresemos al núcleo mítico de las racionalidades frías, modernas, despiadadas, “realistas”. Un moderno dios es sin duda el dinero, a él, como sabía Lutero, le atribuimos las certezas sobre el futuro, las seguridades que antes solíamos poner en entes numínicos, Por eso solía decir Enrique Dussel: cualquiera se hace ateo frente al Dios de la religión, pero “lo que quiero encontrarme es un ateo del dinero”. En buena medida, el lenguaje crítico de Karl Marx en su crítica del capital, por ejemplo: “fetichización de la mercancía”, viene de la Biblia y de la crítica a la idolatría como fetichización de las obras de las manos de los humanos, esto lo ha señalado el propio Enrique Dussel, así como José Porfirio Miranda.

La ideología del libre mercado, que Franz Hinkelammert critica sobre todo en contra de Friedrich Hayek, tiene un núcleo mítico que se desenvuelve alrededor de la idea de la “mano invisible” de Adam Smith, una suerte de “divina providencia” mal secularizada. Algo como la predestinación: San Agustín, y en la Reforma Lutero y Calvino, hablaron de una misteriosa predestinación, según la cual solamente salva la gracia (arbitrariedad divina) y quienes se salvarán ya fueron de antemano elegidos por Dios, poniendo además como señal mundana de esa elección y preferencia divina la riqueza material, un sesgo judaizante o de regreso al Antiguo Testamento (recuérdese a Job, la riqueza se le retira como prueba demoniaca, pero al final se le restituye multiplicada por su lealtad a Dios), señal ideológica que viene de perlas a la ideología capitalista liberal, individualista, materialista y metalizada.

A los hombres modernos, comenzando por los intrépidos conquistadores españoles y portugueses de América, los ha movido, inspirado y motivado el dios oro.

Pero la analogía que ofrece Franz Hinkelammert es con la teología de San Agustín, y la Ciudad de Dios, como justificación ideológica del Imperio Romano, según la cual la salvación no se alcanza por mérito propio (mucho menos por rebeldía) sino por obediencia y conformidad, por pertenencia y subordinación al “cuerpo místico” de Cristo, que es la iglesia y en el fondo la estructura imperial romana. De manera análoga, dice Hinkelammert, respecto a la estructura imperial del mercado, no se encuentra salvación desobedeciéndolo o rebelándose, pretende Friedrich Hayek, sino sometiéndose a sus reglas: las del libre mercado, las del libre comercio, las de la mítica “mano invisible”.

Por eso ese tufillo supersticioso de los agoreros del libre mercado que pontifican en los medios masivos y hablan de los mercados como caprichosos dioses que ora están nerviosos, ora aplauden las decisiones políticas más conservadoras (reformas estructurales neoliberales, por ejemplo, o de plano, ataques militares imperiales) con alzas en la bolsa de valores o, al menos, expectativas de mayores inversiones.

Como todo culto de secta, el capitalismo y el neoliberalismo tienen su dios, el dinero, su divina providencia, la mano invisible, sus iniciados, los economistas neoliberales, que hacen de “mediadores”, sacerdotes o pastores del culto al dios dinero y sus mercados, sus rituales y sacrificios: y les sacrifican vidas humanas. Muertes en la guerra de despojo y exterminio, las hambrunas, las enfermedades curables que no se curan porque hubo recortes en salud, el sufrimiento de generaciones sacrificadas al “desarrollo” que vendrá mañana (nihilismo de futuro, como lo llamó Karel Kosík).

Así como hay estudios eruditos de las mitologías, así como hay historia de las religiones comparadas, puede y debería haber un estudio crítico de los mitos incrustados en puntos neurálgicos de las ideologías “ateas” modernas. Franz Hinkelammert piensa que hay ateísmos incompletos, que no se han emancipado de falsos dioses, de ídolos. Solamente sustituyeron al Dios muerto o perdido por un nuevo ídolo, el dinero, el mercado, el capital, como lo llamaría Simone Weil: la gran Bestia: el orden social, la burocracia,. El Estado. Hobbes se refiere al Estado como un Leviatán, un monstruo mítico tomado del Antiguo Testamento, y su obra puede leerse como una teología secularizada que justifica al Estado como mal necesario ante nuestra naturaleza humana malvada, que nos impediría vivir en sociedad: dado que el hombre es un lobo para el hombre, solamente un monstruo mayor puede tener a raya la violencia y forzarnos a una convivencia pacífica entre ciudadanos.

Karl Marx hablaba de la acumulación originaria del capital como el “pecado original”, porque los teólogos del capitalismo nos cuentan un cuento (mito) para explicarnos que haya pobres y ricos, multimillonarios y parias, burgueses y proletarios, pero también puede leerse como pecado en sentido estricto; porque si algún significado puede tener hoy la palabra “pecado” es sobre todo el crimen social: la muerte y sacrificio de los muchos al dios dinero y a sus pocos elegidos, el menos del uno por ciento que se sienta al banquete, a comer la sangre y carne de su dios dinero, mientras abajo se sacrifican a Moloch o Mammón niños y niñas, jóvenes, mujeres, indígenas, luchadores sociales y defensores de derechos humanos, comunicadoras, críticos y disidentes que no se han querido arrodillar ante el dios dinero.

Nos burlamos de los antiguos y los medievales por sus supersticiones, pero así como los marineros medievales pensaban que si llegaban al fin del Océano, caerían en un abismo, los esclavos modernos creen que si se salen del capitalismo caerán en el abismo de la nada.

Y no hablemos de la versión vulgar del derecho divino de los reyes, mal secularizada en el imaginario social de una clase política profesional en mandar: no podemos tener un candidato que no provenga del partido oficial que queremos derrotar, como si su legitimidad derivara de la pertenencia a esa casta de mandones: políticos y empresarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en babel. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s