Una noche de miedo y coraje: A tres años de la represión en la plaza Lerdo

Plaza Lerdo, actualmente Plaza Regina por Majloc Demon

Noé Zavaleta. Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), estudiantes y activistas que pernoctaban en la Plaza Lerdo en protesta por la aprobación de la Reforma Educativa fueron desalojados del centro histórico con toletes eléctricos, escudos y patadas por un grupo antimotines de la SSP.

Esa madrugada del 14 de septiembre -previo al Grito de Independencia- los policías de la SSP establecieron un cerco en las primeras tres manzanas del zócalo “para proceder” -esa es la palabra que sonó en la frecuencia radial- a dispersar la protesta magisterial y dejar “limpia” la plaza para que el gobernador diera el tradicional grito ese domingo, para después dar paso a un baile con cientos de acarreados de colonias populares.

Los gritos de miedo y desconcierto fueron evidentes, varios maestros golpeados rondaban la tercera edad, algunas mujeres acompañadas de sus hijos corrieron despavoridas. El hecho causó conmoción en las redes sociales, pues las fotografías y videos mostraban la violencia.

En la refriega con los profesores, policías del grupo antimotines también agredieron a fotoperiodistas. Al de la agencia Reuters, Oscar Martínez, le arrebataron su equipo de trabajo, que le fue devuelto media hora después que las policías borraran las imágenes del violento desalojo. A la reportera freelance Melina Zurita la golpearon y robaron su cámara fotográfica, por lo que sufrió una crisis nerviosa.

La agrupación civil Zapateando reportó la detención de los defensores ambientales Juan Alberto Arrellano y Paulino Hernández Espejo. Un video que circula en las redes sociales muestra la detención de los activistas por hombres vestidos de civil, quienes los suben a una patrulla de la policía estatal.

En contraste, el gobierno de Duarte celebró “la limpieza” del centro histórico de Xalapa, pues en el comunicado 4635 consignó que las fuerzas del orden “procedieron a ocupar la plaza Lerdo” para garantizar la realización de las fiestas patrias.

El despacho informativo festinó que se siguió “el protocolo apegado a la legalidad y a los derechos humanos” para ocupar y resguardar la plaza: “De esta forma, se garantiza a la población de la capital del estado la celebración de las fiestas conmemorativas al 203 aniversario de la Independencia de México”.

En Twiter y Facebook, estudiantes, maestros y comunicadores manifestaron su coraje y miedo. Un cibernauta escribio: Fue una noche de miedo y coraje… Que nadie asista a ese circo para escuchar al cerdo gritar”. Eso era el inicio lo peor estaba por venir.

Agradecemos a Noé Zavaleta compartir estos fragmentos del capítulo 16, de su libro: El infierno de Javier Duarte. Ediciones Proceso. 2016. Disponible en librerías en el Estado de Veracruz y Ciudad de México.En Xalapa aún quedan ejemplares en La Rayuela, Xalapeños Ilustres Núm. 44

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s