“Las empresas trasnacionales vienen a saquear la riqueza del pueblo”

30/03/2015

•     El nuevo Jesús es el pueblo

•     En mi convicción esta defender la vida a como dé lugar

•     Son más fuertes las palabras que las balas

•     Es el pueblo quien debe gobernar

Marcelo Pérez, padre de la parroquia de San Andrés de Padua en Simojovel, se ha convertido en un actor social importante en el estado Chiapas. Sacerdote tsotzil seguidor de una teología del pueblo, lleva años denunciando los abusos y violencia en su municipio. Líder espiritual y social ha organizado una iglesia que defiende a los pobres y ha emprendido con ellos una cruzada que hoy por hoy ha puesto en jaque a los caciques locales y a los grandes intereses que rondan una región pobre y degradada socialmente.

 

Su denuncia le ha costado varias amenazas y un ultimátum de muerte. El padre Marcero es un personaje incómodo en una entidad plagada por el despojo, indiferente al paramilitarismo y al militarismo. Lejano de la pasividad que ha caracterizado en los últimos años a la Diócesis ha organizado seis peregrinaciones pacíficas para exponer públicamente el rechazo a las cantinas, a los narcopolíticos y a la reforma energética. Promotor y organizador de una peregrinación del 23 al 26 de marzo–en la que participaron cerca de 12 mil creyentes de más de 20 parroquias– desde Simojovel a Tuxtla Gutiérrez, el padre Marcelo intenta comprometer al gobierno de Velasco Coello para que el estado se comprometa a limpiar a Simojovel de la corrupción y la delincuencia organizada infiltrada en la política. Su objetivo es evitar otro Acteal, o un derramamiento de sangre como el de Ayotzinapa.

 

Entrevistador: He escuchado que los peregrinos se refieren a usted como un profeta. Ayer el grupo musical hasta le compuso un corrido ¿Es usted un profeta de su pueblo?

 

Padre Marcelo: Uno mismo no puede decir quién, es el pueblo quien expresa su esperanza. Yo lo que hago es simplemente acompañar a la gente. El profeta no es el que habla mucho sino el que la gente sienta cercano y estar con ellos, es su pastor, su sacerdote, y pues ahí vamos caminando con lo que podamos hacer. Al final somos humanos y limitados, tenemos nuestros defectos pero vamos caminando con la gente con mucho cariño.

 

E: ¿Ser profeta implica tener contacto directo con Dios, usted habla con dios?

 

PM: Yo creo que todo mundo habla con dios. Más bien lo que considero es que vemos la realidad, vemos la situación y dios nos habla mediante esa realidad. Ahí donde hay sufrimiento dios nos está gritando. Hoy que estamos en cuaresma, recordamos el sufrimiento de Jesús en la cruz y los latigazos que sufrió. Esos son los latigazos que sufre el pueblo. El nuevo Jesús es el pueblo, para mi es el pueblo que está sufriendo. Para mí es eso, cuando alguien es sensible de sus dolores y de sus sufrimientos se siente acompañado. Hablamos con el pueblo, hablamos con la gente que sufre pero también le hablamos a dios y le hablamos de lo que siente la gente.

 

E: ¿Cómo su viacrucis se articula con otras propuestas pacíficas como la de la sexta Declaración de la Selva Lacandona?

PM: Yo creo que ninguna persona desea tomar las armas, solamente cuando ya no queda una salida. El Ejercito Zapatista no ha optado por las armas sino por la vía política. Ahora yo en mi convicción como sacerdote estoy muy convencido que el camino es la vía pacífica y que en ningún momento pienso ni aliento a la vía armada. Precisamente no he aceptado guardaespaldas porque tomar las armas es matar.

Peregrinación del pueblo creyente de Simojovel a Bochil (23/03/15)

En mi convicción esta defender la vida a como dé lugar. Sea como sea hay que defender la vida y son tres argumentos que tengo para no aceptar el guardaespaldas que me quiere imponer el gobierno: Uno es que de por sí las autoridades son corruptas, los mismos policías son corruptos. La otra es que yo no puedo presumir de tener seguridad cuando el pueblo esta inseguro, pero la más importante es un fundamento teológico: Un guardaespaldas tiene la facultad para matar si alguien quisiera agredirme. Esto está en contra de mis principios, si por defender mi vida alguien va a matar pues este no es el camino. A veces pienso que si dios me da la oportunidad de hablar con mi agresor le diría “toma mi vida si esto va a darte la esperanza de que algún día te arrepientas y te lleva al camino es Jesús y a estar al lado del pueblo”. Esa es mi convicción. La vida de una persona es sagrada sin importar si es un pecador, un santo, o un agresor, su vida también es sagrada. Por eso estoy convencido de la lucha pacífica, debe ser de esta manera, manifestándose. Pero eso sí la palabra hay que decirla sin muchas componendas y con mucha claridad: Son más fuertes las palabras que las balas, porque las palabras llegan a los corazones, la palabra dan vida, generan consciencia mientras las balas asustan, atemorizan, matan. Una palabra convoca mucho, es impresionante la convocatoria que se ha hecho y como la gente solo necesitaba que alguien les invite a que “caminar” y acá vienen.

 

E: Pero entonces ¿es posible caminar con el pueblo y al mismo tiempo caminar con el gobierno?

 

PM: Yo creo que nos toca mediar pero con una postura muy clara: Estar siempre del lado del pueblo. Hay cosas que nos toca ser portavoz pero no siempre. Hay momentos que se tiene que romper el diálogo con el gobierno porque éste busca la forma de salirse con la suya. El gobierno ve sus propios intereses y uno ve los intereses del pueblo. Cuando los intereses del gobierno no van con los del pueblo entonces no vamos a dialogar. Creo que como sacerdote y como iglesia nos toca mediar y escuchar al pueblo. Hay momentos que nos toca ir a plantearle al gobierno, y ahí el gran peligro que corremos es que nos dejemos manipular por el gobierno. Tengo una experiencia muy concreta en una reunión de la provincia en Tapachula. Decían los obispos en la asamblea “no sabemos qué hacer cuando hay problemas como en Acteal, problemas de tierras”, y eso me indignó mucho, porque tenía muy poco tiempo que había salido el documento de Aparecida[1], que decía que “la iglesia es abogada y defensora de los pobres”. Aquí el problema es que estemos vendidos o que le tengamos miedo al gobierno. Entonces sí creo en el diálogo pero con una postura clara: el momento en que se vea que el gobierno trata de manipular la vía del pueblo, uno tiene que retirarse. Pero se necesita de mucha astucia porque el gobierno es muy astuto para manipular y para cooptarnos a nosotros, el hecho de que me quieran dar a la fuerza un guardaespaldas es una forma para cooptarme. Y eso no, entonces es muy claro que sí queremos dialogar con una postura muy clara. La gente agradece mucho cuando uno tiene una postura y cuando se le informa “ahorita no nos conviene dialogar porque el gobierno intenta manipular y manejar”.

 

E: Son explícitas las exigencias de este viacrucis (el alto al alcoholismo, a la drogadicción, la prostitución) pero ¿cuáles serían las causas de este problema?

 

PM: La raíz de todo este mal según lo que hemos reflexionado es la corrupción de las autoridades. Las autoridades son políticos que han prostituido a la democracia. Una autoridad quien lleva la vida del pueblo y si ésta se corrompe entonces se generan un montón de males en todos los aspectos. Entonces existe narcotráfico y prostitución porque los narcotraficantes les dan al gobierno, o es el mismo gobierno quien es narcotraficante. En ese aspecto ya no son autoridad sino que se vuelven asesinos. Una autoridad no debe convertirse en asesina sino que debe velar por la vida del pueblo. En el momento que el gobierno permite por sus intereses económicos que se le haga mal al pueblo entonces cuando el gobierno se vuelve opresor del pueblo. Pero ¿porque se han corrompido? Pues porque su mayor interés es la economía. Las reformas que han hecho son sirven para enriquecer más a los más ricos y empobrecer más a los más pobres ¿cuándo nos pidieron la palabra o el consentimiento para aprobar una ley? Alguien podría fundamentar que “estamos representados por nuestros diputados”, pero ahí resulta que la elección también fue tan corrupta por la venta y compra de votos y basada en el poder del dinero. Cuando alguien llega a ser autoridad con el poder del dinero deja de funcionar, porque coopta su autoridad pero no para cumplir con el interés del pueblo. Cuando una autoridad es corrupta es capaz de reprimir y matar por defender sus intereses no están del lado de los intereses del pueblo, sino que defienden los intereses de unos pocos. Por más que ellos defiendan ahorita la anticorrupción, pues esto es falso, porque tendrían que meterse ellos mismos a la cárcel y decir “métanme a la cárcel porque soy corrupto”, y sabemos que esto nunca va a pasar. La anticorrupción tiene que venir del pueblo, tiene que denunciarse como lo estamos haciendo en Simojovel diciendo “estas autoridades son corruptas”, “estos políticos son narcopolíticos”, porque los narcopolíticos nunca van a autoencarcelarse o aceptar lo que son, o que le están robando al pueblo sino que es el pueblo quien debe gobernar. La autoridad es el servidor. El pueblo gobierna, y la autoridad ofrece un servicio.

 

E: Comentabas que la discusión entre obispos sobre el papel de iglesia ¿estamos ante un proceso de renovación o de fractura al interior de la iglesia católica?

 

PM: En este momento, cuando sale el documento de Aparecida hay una clara postura de la iglesia, -de hecho los obispos escriben muy bonito, ahí están los documentos de Río de Janeiro, el documento de Puebla, de Medellín, Santo Domingo- hay una frase en Aparecida que dice “la iglesia no puede estar al margen de la lucha por la justicia”. La iglesia debe acompañar a los indígenas en la lucha por sus derechos y es precisamente eso es lo que estamos haciendo. Pero una cosa es lo que se dice en los documentos y otra cosa muy diferente es lo que se hace. Ante esto mucho nos ha fortalecido la palabra del papa en el Evangelii Gaudium[2]. Su pa

Durante la misa en la iglesia de Bochil (23/03/15)

labra es clara, sencilla y accesible para todos. Me parece también que hay un sector de la iglesia que se va fracturando porque quiere seguir conservando sus líneas, su comodidad, su no compromiso con el pueblo, su alianza con el gobierno ya sea indirecta, directa, implícita o explícitamente y muchas veces se quedan solamente con las palabras de la jerarquía. Pero también hay obispos que se comprometen con el pueblo aunque sean muy poquitos. Igual que pasa con en el presbiterio, hay un clero que quiere conservar su prestigio porque es más fácil la vida cómoda, en cambio estar con el pueblo a veces implica la muerte, el sufrimiento, la descalificación, que nos califiquen de revolucionarios, de revoltosos. Pero creo que siempre han habido estas situaciones solamente que en este momento va tomando un nuevo auge una iglesia más liberadora y comprometida.

 

Por eso se unen, por ejemplo ayer vimos la presencia de varios sacerdotes, tanto de la diócesis de San Cristóbal como de la Arquidiócesis de Tuxtla. Ahorita la arquidiócesis de Tuxtla admira este trabajo que hacemos a pesar de ser más conservadora. Pero en realidad en el fondo del corazón hay un deseo de ayudar al pueblo, solamente que algunas veces nos controlan nuestros obispos, nos detienen o no permiten que hagamos. Pero ahí vamos abriendo brechas para una iglesia liberadora y comprometida, para una iglesia pobre. Ese

El padre Marcelo durante la celebración de la misa

es el planteamiento del Papa. A una iglesia de pobres y para pobres habría que buscarle la manera de hacerla viva porque el asunto es la vida, como estar con el pueblo y estar con el creyente que sufre, que camina, que es encarcelado, que es oprimido. Ahí debe estar la iglesia jerárquica, porque la iglesia del pueblo ya está involucrada. Esta es la iglesia del pueblo pero falta más presencia de la jerárquica, del clero. La iglesia es el pueblo de dios. Y éste es el pueblo de dios. Si se entendiera que la iglesia es “el pueblo de dios” pues aquí deberían de estar muchísimos sacerdotes pero el asunto del prestigio a veces es lo que se quiere conservar y se quedan más cómodos en la casa.

 

 

La llegada de la peregrinación a la ciudad de Chiapa de Corzo (25/03/2015)

E: ¿Cuál fue la influencia de Don Samuel Ruíz en su caminar?

 

PM: ¿En mí? Nada, porque no me tocó trabajar con él ningún día. Él sólo me confirmó. Quien más ha influido en mi vida es San Romero[3], pero lo que más impacta, mueve y llora uno por eso es el sufrimiento del pueblo sin la necesidad de una figura de un santo como para poder entender que hay que comprometerse con el pueblo. Muchas personas piensan que soy un seguidor de Don Samuel y no, nunca trabajé con él. Fue muy comprometido Don Samuel, es lo que me dicen, lo que me plantean, pero sobre todo aquí lo importante es el sufrimiento del pueblo, eso y la palabra de dios es lo que nos mueve. Y aunque no hubiera existido Don Samuel el sufrimiento existe y hay que estar con el pueblo, viendo la gente, los hermanos, sus sufrimientos, me toca caminar. Claro que me impacta mucho la vida de Oscar Arnulfo Romero. Veo reflejadas mis convicciones en sus convicciones. A él también le ofrecieron guardaespaldas y no aceptó tampoco. Está muy claro que es ahí la intervención de dios con los pobres. Lo valioso de la biblia es que está plasmada la intervención de dios con los pobres y en contra de los ricos o de los que oprimen al pueblo. Cualquiera que vea una situación de opresión ahí está muy clara la postura de dios. Me quedo pensando en el 21 de Reyes, en la viña de Nabot, hay una situación en la que el Rey le quita su terreno a Nabot e interviene dios. Es una intervención directa en contra del rey y a favor de Nabot. A mi preguntan si ¿soy seguidor de la teología de la liberación? Pues mi respuesta es que no sé cómo se llama esta teología y no me importa tampoco el nombre, sino que lo que me importa es estar con el pueblo. A mí me gustaría más llamarle teología social o teología del pueblo, más que teología de la liberación, pero el nombre es secundario, lo importante es estar con ellos.

Postales del pueblo creyente durante la misa de Chiapa de Corzo (25/03/15)

E: Finalmente, ¿qué papel juega la ecología en la Teología del pueblo?

 

PM: Uno ve la biblia y también esta llenísima de la teología de nuestra madre tierra, al igual que los hermanos que están sedientos por defender sus tierras. Ha influido mucho el capitalismo en cambiar la cosmovisión de que “la tierra ya no vale”. Sin embargo la misma biblia plantea claramente la defensa de la tierra y de la naturaleza, por eso es parte también de nuestra vida de nuestra defensa y de nuestra preocupación ante la intervención de empresas trasnacionales de venir a saquear la riqueza del pueblo.

 


[1] V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe realizado en Aparecida, Brasil del 13 al 31 de mayo de 2007.

[2] Primera exhortación apostólica del papa Francisco del 26 de noviembre de 2013. El texto expresa el influjo de la teología del pueblo en el pensamiento de Francisco.

[3] Oscar Arnulfo Romero fue un sacerdote salvadoreño que predicó la defensa humanos y fue asesinado en 1980 durante la celebración de la misa.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s