Nayarit: El pueblo Náyeri rechaza la Ley de Aguas

playera agua para la vida fondo color

 “El agua nos une a todos y todas, y a la humanidad con la naturaleza”.

Por  Luna Mashkirhay

El agua es vida. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? En lo particular muchas, muchísimas, creo que desde toda mi vida escolar y claro, en mi casa.

El agua es un elemento de la naturaleza que necesitamos permanentemente para desarrollar nuestras actividades (la necesitamos en las labores de la casa para lavar la ropa, cocinar y bañarnos; en las actividades productivas como en la agricultura, la ganadería, la pesca y la industria; la necesitamos para mantener la salud del cuerpo humano, pues más del 70% de él, está conformado por agua; bueno y así, podríamos enumerar muchas otras cosas en las que el agua tiene que intervenir para que esto funcione bien).

  • Realidad uno: el agua es VITAL (vital, del latín vitalis,  aquello perteneciente o relativo a la vida o, en otras palabras, a la existencia o la capacidad de nacer, crecer, reproducirse y morir de los seres orgánicos[1]). Ojo: Esta realidad no aplica para el ser vivo que no necesite el agua para vivir y/o funcionar.
  • Realidad dos: la mayoría de las sociedades modernas están fundadas bajo un modelo de desarrollo económico capitalista neoliberal,  que sustenta su existencia en que los grandes inversionistas son dueños del capital y tienen la capacidad de disminuir el poder de los Estados; este sistema permanece por la explotación hacia el hombre y a la mujer y, sigue acrecentándose por la explotación y degradación de la naturaleza.

Y así, sabiendo cómo se sustenta el sistema capitalista, podemos suponer que esos grandes “inversionistas”, se han dado cuenta de lo “vital” que es el agua para el buen funcionamiento social, productivo, cultural y para la propia existencia de los seres vivos.

Por lo anterior, y en articulación con el gobierno federal, la CONAGUA  ha lanzado la propuesta de Ley de Aguas (Ley Korenfeld), que principalmente  se caracteriza por violar los derechos de los pueblos y la normatividad vigente para favorecer a los grandes inversionistas en agua, energéticos, minería y agroexportaciones, con los siguientes proyectos y políticas:

  •    Trasvases: Canal Centenario (Nayarit), Acueducto Independencia (Sonora), Monterrey VI, 4ª Etapa Cutzamala (Edo. Mex.), Túnel Emisor Oriente/PTAR Atotonilco, Chapultepec/Parota (Guerrero), Zapotillo (Jalisco), Paso de la Reina (Oaxaca).
  •      Presas hidroeléctricas mal diseñadas y privatizantes: Las Cruces (Nayarit), La Parota (Guerrero), Zapotillo (Jalisco), Jalcomulco y las 121 restantes propuestas para Veracruz.
  •     Complicidad con empresas para no sancionarles por el envenenamiento (derrames tóxicos) de los ríos Santiago, Sonora, Atoyac, Bravo, entre otros; Contaminación como en los pueblos de Morelos, Puebla y Tlaxcala.
  •   Promoción de la sobreexplotación y el acaparamiento de aguas subterráneas, resultando en: el desecamiento de las aguas de los pueblos originarios; la desertificación de las tierras agrícolas en Sinaloa, Sonora y Chihuahua; daños a la salud por el consumo de aguas “fósiles” en Chihuahua y Aguascalientes;  así como la destrucción de viviendas y escuelas por grietas y hundimientos en los valles de México y Toluca.
  •     Privatización y mercantilización del agua en centros urbanos, en donde se garantizará el agua potable a industrias y embotelladoras, dejando a millones dependientes de pipas y el tandeo.
  •    La facilitación del proyecto Aeropuerto Texcoco, el cual pone en riesgo la futura viabilidad hídrica-urbana del centro político y económico del país.

Ante este contexto, en el país cientos de organizaciones civiles, académicas y ciudadanía en general se han pronunciado en contra de dicha propuesta de ley.

Sumándose a dicho movimiento nacional a favor del agua,  en Nayarit, el Consejo Indígena Náyeri ayer lunes 23 de Marzo en rueda de prensa hizo público su posicionamiento en rechazo a la Ley de Aguas promovida por CONAGUA.  Julián López Cánare, miembro y vocero del Consejo Indígena Náyeri fue el encargado de hacer público dicho posicionamiento. Estos son algunos de los puntos que externan:

“La Ley Korenfeld profundizaría la actual crisis del campo al sujetar las aguas nacionales a dinámicas de compra-venta, eliminando los derechos de los núcleos agrarios y los pueblos rurales e indígenas y exacerbando su vulnerabilidad en materia alimentaria; priorizaría el agua para la minería tóxica (la cual no requeriría de concesión) y el fracking; eliminaría los espacios de participación; y permitiría que la CONAGUA hiciera uso directo de la fuerza pública para imponer sus decisiones”.

“Exigimos el reconocimiento a la Iniciativa Ciudadana de la Ley General de Aguas, la cual propicia el control social de los recursos hídricos, y vela así por el futuro de las y los mexicanos. Nos comprometemos con la lucha por lograr la aprobación y puesta en marcha de la Propuesta Ciudadana de Ley General de Aguas, elaborada a través de un amplio proceso colaborativo para garantizar el acceso equitativo y sustentable al agua a través de la participación de la ciudadanía, tal como exige la reforma constitucional reconociendo el derecho humano al agua que exige el acceso equitativo y sustentable al agua, a través de la participación ciudadana”.

Además, este espacio fue utilizado para solidarizarse con los y las presas políticas por defender el agua. Mencionan:

“Responsabilizamos a la CONAGUA por las condiciones que resultaron en el asesinato de: Antonino Flores Bautista, J. Santos Flores de la Cruz, Manuelita Solorio, Ismael Solís, Alberto Almeida. Asimismo exigimos la liberación de los presos Mario Luna y Fernando Jiménez de la Tribu Yaqui, María de la Cruz y Marco Antonio Suástegui de Guerrero, Eduardo Mejía Nava  de San Bartolo Ameyalco, Teresita Brito Piña y Alfredo Esquivel y Cab de Quintana Roo, así como el levantamiento de los cargos fabricados en contra de Enedina Rosas Vélez y Abraham Cordero de Puebla”.

De esta forma, el Consejo Indígena Náyeri que actualmente se encuentra en defensa de su territorio y del río San Pedro por la posible construcción de la presa hidroeléctrica Las Cruces, alza voz para rechazar la Ley de Aguas. Además, se dice en pie de lucha para desarrollar distintas acciones a favor de la vida.

La rueda de prensa finaliza. Los medios locales se retiran a cubrir otra nota (creo tiene que ver con los matrimonios del mismo sexo).  Nos quedamos platicando solo algunos compañeros y compañeras, Julián nos dice lo preocupado que está por todo lo que viene haciendo el gobierno en sus tres niveles con la legislación, con la utilización de la represión para generalizar el miedo, en fin, muchas otras cosas. Veo su mirada, y más que de preocupación, a mi me transmite una mirada de dignidad y rabia. Él es una semilla que hace que su mirada se expanda en otros y otras, al menos en mí si lo logra.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s