No a la falacia por la evasión del punto

Asumo la responsabilidad por desencapuchar a esos desestabilizadores

Babel

No a la falacia por la evasión del punto

Javier Hernández Alpízar

El hecho de que nos atrevemos a criticar a Carmen Aristegui, y de paso a Elena Poniatowska, ha desencadenado una acción reflejo de quienes las admiran incondicionalmente y consideran que son baluartes de la izquierda. Como cuando aparecen críticas a López Obrador, nos reprochan dejar de criticar a EPN para dedicarnos a criticar a esas dos mujeres. Lo cual además de una falacia es una acusación implícita vieja y rancia: “le hacen el juego a la derecha”. Es falso, porque criticamos a Peña, pero eso no nos impide criticar a Aristegui y a Poniatowska. Además precisamente criticamos a estas dos mujeres porque su papel policiaco, bajo pretexto de periodismo, y su responsabilidad en ser parte de quienes han generado la psicosis colectiva de búsqueda de encapuchados para delatarlos a la policía y a los medios (que en el caso de los medios comerciales ya se ve que tienen generosos vasos comunicantes) beneficia no al movimiento social sino precisamente a Peña Nieto y a Mancera. El punto de nuestra crítica a las dos mujeres poderosas, con capacidad de veto de figuras públicas en sus medios y de linchamiento de sectores del movimiento social indeseables a sus ojos, es una crítica relacionada con nuestro rechazo a las políticas represivas de Peña, de Mancera, de Aguirre, de Osorio Chon, de Narro y figuras cercanas.

Otras defensas de Aristegui nos sugieren dejar de referirnos a ella y concentrarnos en la denuncia de la detención arbitraria. En realidad lo que Sandino Bucio vivió fue una desaparición forzada, la cual se frustró por la rápida denuncia y movilización de los estudiantes, pero fue detenido arbitrariamente (“levantado”), torturado física y psicológicamente y durante horas fue un preso político. El papel de los medios de derecha e izquierda que publicaron sus fotos (muy probablemente filtradas por la policía) encapuchado y participando en un enfrentamiento con la policía fue un papel delator y represor. Aristegui no eligió el camino de denunciar la detención arbitraria y al poder, pasó de ello a juzgar públicamente al entrevistado y la nota de MVS destacó ese juicio mediático violatorio de los derechos humanos. La entrevista que le hizo Aristegui fue policiaca, inquisitorial, le pidió autoinculparse y le pedía delatar a otros. Si alguien del movimiento social pretende ir a una entrevista con esa señora, una de las 50 más poderosas de México, la segunda según Forbes, debe pensarlo dos veces, y si va, ir acompañado de su abogado.

Otra sugerencia es que dejemos de criticarla (todas estas sugerencias nos aconsejan la autocensura: dejen de criticarlas) y mejor pensemos en propuestas. Ahora no solamente nos acusan de hacerle el juego a la derecha (mejor que el que ellas le han hecho, no podríamos) ni de atacar a una periodista profesional (los torturadores también pueden ser muy profesionales ¿y?), sino de no hacer propuestas: pero la crítica es una propuesta también. La falta de propuesta en la izquierda está relacionada con la falta de crítica y con la asunción de dogmas y personas intocables.

Proponemos criticar a las figuras públicas que desde el poder se construyen una figura de izquierda pero usan ese poder mediático para criminalizar a los jóvenes. La confusión semántica entre “encapuchados”, “anarquistas”, “vándalos”, “anarquistas”, cuatro conceptos con significados diferentes, es no solamente resultado del clasismo y el reflejo de cierta izquierda por controlar y subordinar al conjunto del movimiento social, sino resultado de medios como Aristegui Noticias- MVS, La Jornada y Proceso, que han atizado la leña del linchamiento de esos jóvenes.

Precisamente parte de un periodismo profesional debería ser cuidar a las víctimas y no exponerlas a nuevas acusaciones y violencia policial. Hacer un periodismo policiaco es antiprofesional porque es antiético.

Proponemos criticar a las y los periodistas que desde su poder mediático sometan a integrantes del movimiento social a interrogatorios que los obliguen o pretendan inculparlos, delatar a otros o criminalizar el movimiento social.

Resulta muy fácil y cómodo sacrificar a los jóvenes anarquistas, quienes, estemos de acuerdo con sus formas o no, son parte del movimiento social, para defender a mujeres poderosas que pueden incluirnos o no entre los interlocutores válidos de sus medios y del poder. Sin embargo, sus figuras son públicas, como sus aciertos y errores, así que en lugar de invitarnos a la autocensura deberían revisar si lo que decimos de ellas es cierto o falso. Sus conductas y declaraciones son públicas y no las estamos inventando, podemos diferir en cómo las vemos pero lo que señalamos de ellas son hechos suyos, no invenciones nuestras.

No decimos que no se pueda criticar a los anarquistas o a algún sector, el que sea, del movimiento social: pero una cosa es criticarlos y otra delatarlos y jugar el papel de soplones de la policía.

Proponemos no competer falacia por evasión del punto. De esa falacia ha vivido la izquierda lópezobradorista; linchando y calumniando a quienes los critica y acusándolos de ser títeres de la derecha mientras ellos se convirtieron en la mano izquierda del poder represor: Aguirre, Mancera y Abarca solamente como botón de muestra. Si nos cerramos a la crítica seguiremos ese derrotero cuesta abajo de la izquierda institucional y de sus medios comerciales. Eso sí le hace un gran favor a la derecha: fortalece al poder la ausencia de una izquierda verdaderamente crítica y combativa.

No nos inviten a callar ni a autocensurarnos, debatan los hechos y las opiniones, pero no pretendan que callemos ante quienes están fomentando una psicosis contra los jóvenes en el movimiento social. Si pretenden debatir críticamente con ellos o con quien sea, un compromiso implícito sería que ese debate no incluye la delación policiaca. Eso es lo que criticamos y criticaremos a Aristegui, Poniatowska, MVS, La Jornada, Proceso y otros personajes y medios. Si les no les parece que la delación es una conducta propia de la derecha y no de la izquierda y creen que la izquierda también debe hacer cacerías de brujas y linchamientos de quienes no comparten sus ideas dentro del movimiento social… entonces sí debemos preguntarnos si hablamos de lo mismo cuando decimos “izquierda”.

Esta entrada fue publicada en babel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s