Los desaparecidos de Ayotzinapa

Foto: Movilización en Xalapa, Ver por Ayotzinapa

por Mumia Abu-Jamal

En México, los fuegos arden, tanto literal como metafóricamente. Esto pasa
porque miles de jóvenes sienten una acalorada indignación contra su corrupto
gobierno, cómo se demostró en la resistencia que incluye la quema de edificios
del gobierno el 13 de octubre en Chilpancingo, la capital del estado de
Guerrero, México.

¿Por qué les prendieron fuego? Los manifestantes estaban marcando el plazo no
cumplido para que los oficiales del gobierno presentaran con vida a 43
estudiantes detenidos y desaparecidos por un grupo de policías corruptos.

El 26 y 27 de septiembre, agentes de la policía municipal de Iguala, Guerrero,
abrieron fuego contra tres autobuses llenos de estudiantes de la escuela rural
normal de Ayotzinapa. ¡Seis personas ––tres estudiantes y otras tres personas
que pasaban por el lugar—fueron asesinadas! ¡Y 25 personas fueron heridas! ¡A
los 43 estudiantes los subieron a vehículos de la policía y desde ese momento,
nadie les ha vuelto a ver!

Día con día, las ciudades del país se han conmocionado con decenas de marchas,
bloqueos de carreteras y otras acciones que exigen el regreso con vida de los
43 estudiantes.

La rabia expresada en las protestas contra una policía terrorista y brutal no
se ha aplacado, sino que se ha vuelto más fuerte.

El 22 de octubre, cientos de miles de personas en México y el mundo se
manifestaron por el regreso de los 43 desaparecidos.

En la escuela rural normal de Ayotzinapa y otras escuelas normales en varias
partes de México, los hijos de campesinos tienen la oportunidad de recibir una
buena educación que los prepara para ser maestros.

Pero igual que en Estados Unidos, la política neoliberal controla las reformas
educativas en México, donde éstas incluyen la eliminación de las escuelas
rurales normales establecidas en los años 30 del siglo pasado.

¿Por qué? Porque estas escuelas desafían la hegemonía del neoliberalismo al
enseñar a los estudiantes a pensar de manera crítica y cuestionar el estado
actual del mundo.

Cuando los normalistas resistieron la desaparición de sus escuelas, el
gobierno respondió con terror policial y ahora con la desaparición de los
propios estudiantes. Pero las protestas siguen, y se radicalizan.

Es interesante y revelador que cuando un grupo de islamistas arrebataron y
secuestraron a cientos de niñas en Nigeria, el mundo se enfureció. Pero cuando
un grupo de policías corruptos y brutales masacraron a un grupo de
estudiantes, secuestraron a 43 de ellos y se niegan a decir dónde están, la
prensa corporativa neoliberal encubre sus acciones.

En México, la gente sigue exigiendo la presentación con vida de los
estudiantes desaparecidos. La lucha sigue.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–© ‘14maj
1 de noviembre de 2014
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

http://amigosdemumiamx.wordpress.com/2014/11/02/los-desaparecidos-de-ayotzinapa/

Esta entrada fue publicada en #JusticiaParaAyotzinapa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s