Atenco frente a la arrogancia del señor Aeropuerto

257116-6a1eb5011d56bea98_pf-7374121203-132-md12-f-440x293

Babel

Atenco frente a la arrogancia del señor Aeropuerto

Javier Hernández Alpízar

La mayoría no consiste en la cantidad. En un sentido histórico-político la mayoría es una forma de vida. La mayoría garantiza la marcha y el funcionamiento de una sociedad. Karel Kosík

Cuando recientemente leí el pequeño ensayo del filósofo checo Karel Kosík “El triunfo del método sobre la arquitectónica” no pude dejar de pensar en la ciudad de México y en Atenco, donde la imposición de un proyecto de Aeropuerto amenaza la vida de las comunidades campesinas del Valle de Texcoco, comunidades de origen tan antiguo como el Rey Netzahualcóyotl, es decir, anteriores a la masacre indígena que generó la conquista española, anteriores a la entrada del capitalismo en el país, que vino vestido todavía con las armaduras medievales de los soldados de Cortés, proceso de colonización capitalista que hoy sigue la interminable conquista de la Cuenca de México: el Distrito Federal, varios municipios del Estado de México y uno de Hidalgo, con el ropaje del neoliberalismo y su proyecto de ciudad-mercancía que la elite mundial llama “ciudades de clase mundial”.

Para la ciudad de México hay un proyecto de enésima modernización, como la que iniciaron los españoles destruyendo a los pueblos vencidos por las epidemias y la guerra y construyendo la primera capital novohispana con piedras extraídas de los viejos templos y pirámides derruidos, solamente que ahora el sujeto de la modernización de México es el capital transnacional y el modelo de ciudad moderna, de clase mundial, es aquí atribuido a la genialidad de un tecnócrata, primero salinista y luego lópezobradorista: Manuel Camacho Solís. En realidad, su proyecto para la ciudad es, más que obra de su genial cabeza, la versión para el México actual de la ciudad mercancía que como caries se expande por el mundo: una ciudad destinada a la producción, distribución y consumo de mercancías donde el capital es el jefe y todos los “ciudadanos” sus operarios.

Esta ciudad mercancía necesita que sus funciones sean una máquina eficiente de movilidad para el capital y su proceso de valorización: extracción de plusvalor y realización del mismo en la venta de las mercancías. La geometría cartesiana, el método racionalista del teórico francés, su idea del mundo como una máquina, son ahora realidad con humanos-máquinas y ciudades-máquinas para que el capital tenga por herramienta ya no solamente la cadena de producción que funcione en la fábrica sino que opere en toda la ciudad y sus arterias de comunicación: carreteras, puertos, aeropuertos.

Con precisión insuperable lo dice Karel Kosík en uno de los ensayos de sus Reflexiones antediluvianas[1]: “Todo está sometido al transporte y su servicio; él es el soberano en marcha a quien ceden el paso la naturaleza, la historia, los monumentos, la moral, dejando vía libre a su expansión. Este dictador omnipresente tiene poderes ilimitados y lo somete todo a sus necesidades, pone a la realidad a su servicio. Es el señor y el maestro de la transformación generalizada y de la perversión universal.”

Para la modernidad, la ciudad se reduce a funciones, pero la función universal es la circulación: por ello la apertura de carreteras o de un aeropuerto pueden pasar por encima de todo y pisotearlo todo. Porque lo que importa es el paso de las mercancías o de los insumos para las mercancías. Por ello el delito de cerrar vialidades es uno de los más reprimidos: es un ataque al derecho de vía del capital.

En la ciudad de México esa modernización neoliberal propuesta brillantemente por un tecnócrata salinista y luego lópezobradorista ha funcionado eficientemente bajo gobiernos perredistas en el DF y priistas en el Estado de México. ¿Recuerdan la cercanía entre Marcelo Ebrard y Peña Nieto? El proyecto de ciudad mercancía no solamente tiene que ver con la imposición de la Supervía, con la imposición y realización corrupta en la Línea 12 del Metro, con la gentrificación (elitización o aburguesamiento) del Centro histórico (actualmente con proyectos para La Merced y Tepito), con la criminalización de jóvenes, comunicadores y defensores de derechos humanos o de barrios enteros, como la Buenos Aires y Tepito, y con la Cero Tolerancia importada de Nueva York por López Obrador y Carlos Slim vía Rudolph Giuliani, actualizada por Michael Bloomberg bajo el gobierno continuista de Mancera: además de esas medidas de mejoramiento de la ciudad (para el capital) y de control social represivo (Joel Ortega pasó de la policía al Sistema de Transporte Colectivo Metro justo cuando iban a subir la tarifa), se incluye como elemento clave el aeropuerto en Texcoco y una carretera hacia él que afectará no solamente a Atenco y el Valle de Texcoco sino a diversas colonias y delegaciones de la Ciudad de México y el Estado de México.

Es decir, mientras los jefes de gobierno perredistas firman y vuelven a firmar la Carta de la ciudad de México sobre el derecho a la ciudad y ponen a la participación en su eslogan, y sólo ahí, verticalmente operan la transformación de la capital mexicana en una máquina eficiente para la producción, circulación y repatriación de capitales a sus metrópolis: por ello no es casual la complicidad de los gobiernos del DF con los gobiernos perredistas en Texcoco y los gobiernos priistas en el Estado de México y panistas y hoy priistas en el gobierno federal para imponerle a Atenco su destrucción como pueblo y construir sobre sus ruinas el aeropuerto.

No se trata del derecho campesino a la tierra o del derecho de los habitantes urbanos a la ciudad, no se trata de derechos humanos, se trata del derecho del capital al transporte. Es la economía política, la que puede leer esos proyectos de los gobiernos perredistas- priistas y panistas. Son negocios, y la violencia es el instrumento para abrirles paso: carreteras, aeropuerto.

Hay quienes torpemente exculpan a Norman Foster, el arquitecto que ha realizado el proyecto, alegando que él es un extranjero que hace su trabajo pero la corrupción es cosa de las instituciones mexicanas, la “cultura” de la corrupción, aportación desde la viva experiencia política priista de Peña. Sin embargo, con mayor lucidez el arquitecto paquistaní Arif Hasan ha propuesto un juramento profesional que dice: “No realizaré proyectos que dañen irreparablemente la ecología y el medio ambiente del área donde se ubican; no realizaré proyectos que paupericen, que desplacen personas y destruyan el patrimonio tangible e intangible de las comunidades que viven en la ciudad; no realizaré proyectos que destruyan el espacio público donde se juntan personas de diferentes clases sociales y que violen las ordenanzas municipales acerca de los edificios y las normas de zonificación; y siempre opondré a los proyectos insensibles que incurren en todo lo anterior, siempre que pueda ofrecer al alternativas viables”.

De modo que no hay inocencia ni de los extranjeros ni de los políticos coloniales que están construyendo la ciudad mercancía sobre las ruinas de la ciudad de México y ahora contra la resistencia del corazón de Atenco.

Algunos perredistas podrían decir que son los campesinos de Atenco quienes están vendiendo sus tierras, omitiendo mencionar la labor de zapa que el perredismo ha realizado contra la resistencia en Atenco desde 2000- 2001, en 2006 y hasta la fecha. Pero sin duda los tecnócratas perredistas y lópezobradoristas, como el modernizador Camacho Solís, son junto a los panistas y priistas involucrados en esta guerra contra Atenco parte de esa arrogancia que desde las ruinas antediluvianas de la ex Checoslovaquia describió Karel Kosík: “¿Pobre de la nación que no tiene héroes y no los reconoce? ¡Pobre de la nación cuyas “elites” pierden el sentido de la dignidad y caen en la tentación de la arrogancia!”

Las elites mexicanas son una muestra de arrogancia rampante, frente a ellas la dignidad de la resistencia en Atenco brilla, se escucha, son una parte sustancial de esa mayoría que garantiza el funcionamiento de la sociedad, contra ellas cargan los mercenarios de la ciudad mercancía y del arrogante señor Aeropuerto. Las reflexiones de Kosík son antediluvianas, en nuestro México el diluvio ya está aquí.

[1] Karel Kosík, Reflexiones antediluvianas, Ítaca, México, 2012.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s