Tabasco inundado, el desastre organizado. No es el cambio climático, es la corrupción


A veces no llueve, y las presas los anegan
Desde Chiapas descargan al Usumacinta y Grijalba
Salvaron Villahermosa, inundaron comunidades
Las catástrofes, el negociazo
Guerra de cifras y por recursos federales
Manejan políticamente fondos de ayuda
Javier Hernández Alpízar.– Las inundaciones en Tabasco no son un desastre puramente natural, sino un desastre organizado, un desastre político que se debe mucho más a la corrupción y al uso político electorero del dinero de los fondos de ayuda que al cambio climático, como pretexta el gobierno priista de Andrés Granier Melo. Así explicó Aurora Castillo Reyes, de Pobladores AC, organización de vivienda que tiene trabajo en tres municipios de Tabasco: Jonuta, Macuspana y Tacotalpa. La entrevista fue el 22 de octubre, al final del foro Resistencias y Alternativas por el derecho al Hábitat en el Sureste de México, que convocaron en Xalapa organizaciones como Pobladores y LaVida, con participación de organizaciones de Puebla y Veracruz. Las de Tabasco no llegaron por las inundaciones.
Lo que sigue son las palabras de la entrevistada.
En Tabasco hay inundaciones recurrentes cada dos años, pero creo que el mayor desastre es el desastre político que existe en la zona y la carencia de planeación urbana.
Tabasco, el 40% es agua, de por sí, históricamente. Las dos mayores cuencas de agua del país, la del río Usumacinta y la del Grijalba, bañan a Tabasco.
Desde los años setenta hay un plan integral, un plan hídrico que tiene como objetivo canalizar las aguas, pero es tanto el agua, pero también es tanta la corrupción: Se han destinado millones, bueno, se calcula que más de dos mil millones de pesos, desde recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y recursos de Conagua, para mejorar las condiciones, los cauces, para canalizar el agua y no provocar tanto daño.
Pasa a veces que en Tabasco ni siquiera está lloviendo, pero se inunda, por el manejo del agua de las presas en Chiapas, la presa Malpaso, la presa Peñitas, son como cuatro o cinco presas. Y prefieren inundar, con este manejo.


Sabemos en Tabasco que hay todo un plan de privatizar todas las presas, toda la energía eléctrica, y no hay información a la población.
Este año, estamos viendo el fenómeno de que se están inundando lugares que, históricamente, no se inundaban. Se están inundando municipios, de hecho se empezaron a inundar primero comunidades campesinas, comunidades indígenas, y el objetivo es salvar la ciudad de Villahermosa, porque Villahermosa concentra el 60% de la población de Tabasco, y prefirieron inundar comunidades, inundar pueblos indígenas, pueblos rurales, para salvar a la ciudad.
Eso implica que acaban con la vida del campo, la vida de la gente, no están siendo atendidas las comunidades, no hay esa ayuda masiva, justamente porque son comunidades muy lejanas, incomunicadas.
El manejo del cauce de los ríos
A pregunta de cómo eligieron inundar el campo y no Villahermosa, respondió Aurora Castillo:
El manejo del cauce de los ríos, de hecho cortaron caminos para que el agua saliera a los campos, para que no llegara a al ciudad de Villahermosa. Sin embargo, es tanto el descontrol que se está inundando por todos lados. Se están inundado los diecisiete municipios, porque ha llovido mucho y también por el manejo de las presas. Las presas están turbinando agua, la presa Peñitas, Malpaso, turbinan agua directamente a los ríos Usumacinta y Grijalba. Ya no hay para dónde. Todos los días lo hacen, y más si hay lluvias.
El agua sube y baja todos los días, por la cantidad de agua que turbinan. El problema es que no hay responsabilidad de nadie, ni la Conagua (Comisión Nacional del Agua) ni los gobiernos locales, ni la Comisión Federal de Electricidad.


A este foro, venían ocho compañeros de los municipios como Jonuta, que quedó dos metros bajo el agua, todo el municipio, porque lo baña la cuenca del río Usumacinta. Compañeros de Tacotalpa, Tabasco, y compañeros de Macuspana, que son parte de un proyecto de construcción social de vivienda. Y no pudieron llegar, unos porque están apoyando a otros.
Por ejemplo, los compañeros de Macuspana, Tabasco, se reorganizaron entre ellos y están yendo a rescatar a los compañeros de las comunidades, les están llevando alimentos, medicamentos, para irlos a rescatar. Como los ubican, perfectamente, por todo el trabajo de vivienda que tenemos, ubicamos perfectamente dónde viven, dónde están, de hecho estamos en contacto permanente.
Porque cuando desalojan a la gente no las desalojan a todas a un solo lugar, sino que las dispersan. Así pasó con ellos, los dispersaron y eso no permite procesos de reorganización de las familias.
Interviene el Plan DN3 y pareciera que todos fuéramos menores de edad. No le permiten a la gente ni organizarse ni apoyar. Entonces, lo que están haciendo los compañeros del programa de vivienda de Tabasco, fueron ellos a reorganizarse, buscar alimentos, y canalizarlo directamente con las familias.
Inundados por la corrupción
Finalmente, todo el problema que está pasando Tabasco no solamente es el fenómeno del cambio climático, que es el discurso oficial, sino que hay un desastre político, una enorme corrupción. Han sido aproximadamente treinta años que se le han dedicado recursos al plan hídrico y sigue siendo igual.
Cuando uno ve cuál ha sido la política de manejo de las aguas en Tabasco, pareciera que es nada más poner costaleras, pero no hay desazolve, tampoco hay educación para la prevención del desastre.
Siempre es la emergencia, pero porque también ya se volvió un negociazo. De hecho los gobiernos municipales, y el mismo gobierno estatal, ya están esperando que vengan las lluvias, para que les manden dinero, y luego usarlo políticamente. Y hay una enorme confrontación de cifras: Si analizas, el gobierno federal declara que son ciento diez mil damnificados, pero el gobierno estatal declara otra cosa, justamente porque es la guerra de las cifras, que tienen que ver con cuánto los va a apoyar la federación. El gobierno federal es de un partido (PAN) el gobierno estatal es otro partido (Andrés Granier Melo es del PRI) y los gobiernos municipales que son de diferentes. Entonces, no solamente es un desastre la inundación, también es un desastre político que está acabando con Tabasco.


El impacto del 2007 fue básicamente porque se inundaron un millón de habitantes, que concentra no solamente el poder político sino el poder económico, pero ahora lo que están inundando son los campos de Tabasco, la ganadería y la agricultura. Y la vida de la gente de las comunidades chontales, choles, y comunidades que viven del campo.
Estamos preocupados, reorganizándonos y apoyándonos. De hecho, afortunadamente tenemos amigos y compañeros. Allá el transporte es el cayuco. Quienes tienen cayucos y lanchas, los pescadores, son quienes están ayudando a canalizar, porque no hay otra manera de llegar.
Apenas hubo un encuentro de los movimientos contra las presas, de Chiapas, ellos se comunicaron con nosotros y nos dijeron: Sí, están turbinando el agua. Se están organizando las comunidades. Algunas veían que se inundan en tal lado, pero “nosotros estamos en alto”, y en Tabasco estar en alto es que estás a dos o tres metros sobre el nivel.
Hemos hecho un mapa comunitario de desastre, para cuando construyes las viviendas alzarlas, 60 centímetros o un metro. Les presentamos, en el municipio de Jonuta, el proyecto para hacer palafitos. Ahora ya me llamaron y dijeron “sí, vamos a hacer los palafitos”, de dos metros de alto. Ya lo habíamos presentado. Pero se ha crecido sobre pantanos y sobre vasos reguladores, lo mismo que pasa en muchas ciudades, como el puerto de Veracruz, expresó Aurora Castillo, quien afirma que todo esto ha sido en cumplimiento de un proyecto del que despareció el nombre, pero sigue vigente en sus megaproyectos en el Sur Sureste, el Plan Puebla- Panamá.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en defensa del territorio, Denuncia, Entrevista, Noticias, REPRESION POLÍTICA Y DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS, Xalapa. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tabasco inundado, el desastre organizado. No es el cambio climático, es la corrupción

  1. Pingback: La realidad de las inundaciones en Tabasco « Zapateando

  2. Pingback: RíosLibres: comunicación para la defensa de las comunidades y sus ríos « Zapateando

  3. Pingback: RíosLibres: comunicación para la defensa de las comunidades y sus ríos « [crónica de sociales.org]

  4. Pingback: ¿Por qué se inunda Tabasco? No es el cambio climático, es la corrupción ! | Pulso Ciudadano

  5. Pingback: Ríos libres: comunicación para la defensa de las comunidades y sus ríos « [crónica de sociales.org]

  6. Pingback: La destrucción de todas las cosas « Zapateando 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s