Revuelta: manifestación de que la libertad pone en jaque al poder. Reseña. (Año 7 Núm. 13)

Revista Revuelta 13Lusifer (Zapateando)

 

Este número huele a discusión, sabe a reflexión, se siente el ánimo de quien quiere que las cosas sean de otro modo y se mira la lucha contra la visión oficialista, que con su demagogia, sus artilugios patrioteros y sus mecanismos legaloides nos quieren hacer pensar que en este país vamos bien y que el esfuerzo continúa. Son algunas cartas de sus padres, desde algún lugar, las que les llegan a los Cerezo todavía prisioneros, el aperitivo de este número. Gramsci, Luckács, Marx, tres autores clásicos e imprescindibles, son abordados en diferentes artículos. Bolívar Echeverría y Sánchez Vázquez, otros también imprescindibles aunque más recientes, también asoman sus ideas en estas páginas para consolidar la idea de que debemos resistir, de que como nos ha enseñado Ernesto Sábato, la resistencia es el último escondrijo para los que amamos la dignidad. Ya en otro nivel de análisis, encontramos trabajos sobre la crisis actual del capitalismo, sus orígenes, sus implicaciones, pero lo más relevante, cómo se estructura la explicación oficial en torno a estos hechos y cómo hay que comprenderla desde un contexto materialista-histórico. Esto para evitar respondernos como lo ha hecho hace unos días en entrevista televisiva el secretario de desarrollo social del gobierno federal (así, con minúsculas) cuando al cuestionarle por qué hay crisis y la pobreza, el desempleo, la marginación, entre otras cosas van en aumento, él aseveró “estoy sorprendido, si hemos hechos todo lo correcto”. Y que alguien piense así no debe sorprendernos a nosotros, menos cuando se trate de una persona que vive del poder, pues es este poder el que requiere mistificar la realidad para mantener su sustentación y todo aquello que le aguade la fiesta, habrá que neutralizarlo a costa de lo que sea. Es el terrorismo de Estado y su consecuente estado de terror. Por ello son muy importantes los artículos que versan sobre la criminalización o criminación de la protesta social, la colombianización de nuestro país, la supuesta guerra contra el crimen organizado, la militarización y la violación sistemático de los derechos humanos como el coktail que emplea el Estado para conseguir la inmovilización del descontento y de la organización social. 

  Desde la cárcel con todos los aditamentos que ésta supone (vejación, tortura, castigo, hambre, dolor, etc.), nos empezó a llegar la palabra de los castigados, de aquellos que el sistema de los poderosos los quiere quebrados, amordazados, exterminados. Revuelta es el no-ser de ese no-ser; es una manifestación más de que la libertad pone esencialmente en jaque al poder; es un escupitajo a la cara de los propietarios de las celdas, de sus diseñadores, de sus administradores y de sus cómplices. Y Revuelta es más. Es el firme deseo de que este horror acabe, pero es la conciencia de que esto no terminará nada más porque así se quiera. Es claro que este horror es parte medular de un horror mayor y Revuelta ayuda a comprender los horrores consustanciales de un sistema capitalista basado en la explotación, la desigualdad, la injusticia y la impunidad, que no se borran levantando puentecitos. Picar piedra contra este horror mayor y sus horrores engendros que contextualizan nuestro ser histórico, ése es el martirilogio, diría Marx, que nos corresponde a quienes somos solidarios con los pobres, con las víctimas, con los crucificados, con los sin-voz, con los sin-nombre, con los sin-cara.

 Para consultar números anteriores de la revista Revuelta visite la página del Comité Cerezo, donde encontrará notas, seguimiento de casos, denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en México y el enlace al proyecto Vientos de Libertad “por la preservación de la memoria histórica, difusión y documentación de los presos políticos y de conciencia de la República Mexicana.” http://espora.org/comitecerezo/

 Distribución en Xalapa Ver de la Revista Revuelta: Zapateando. Correo: aabronxalapa@yahoo.com.mx

Esta entrada fue publicada en Medos otros, texto crítico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s