Domina el tema Oaxaca la movilización para recordar la matanza de Tlatelelco

Martes 3 de octubre de 2006
Como en 68, hoy se utiliza a los militares para intimidar, expresa Alvarez Garín
Hernández Gamundi critica a Vicente Fox «porque el país está a punto de incendiarse»
MARIANA NORANDI Y ALONSO URRUTIA

Otra vez 2 de octubre y las consignas de hace 38 años parecen cobrar la vigencia de entonces: no a la militarización de Oaxaca; no a la represión del movimiento popular oaxqueño; no a la intimidación de los cuerpos policiacos; no a los Díaz Ordaz de antes y de ahora; no a las privatizaciones.
¿Cuántos se lanzaron ayer en la marcha en conmemoración de la matanza de Tlatelolco? Tantos como el halconazo de 1971, la guerra sucia, la intervención en Chiapas, la matanza de Aguas Blancas, la masacre de Acteal, la irrupción en San Salvador Atenco. Y la gente gritaba que esa historia no se repita en Oaxaca.
La marcha de este lunes desafíó las adversidades del clima. En medio de una torrencial lluvia, los contigentes de la Asociación Popular de Pueblos de Oaxaca, representantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, del Comité del 68, del sindicato magisterial y otras organizaciones estudiantiles y sociales se congregaron en la histórica plaza de las Tres Culturas para recordar el 2 de octubre del 68 y repudiar el clima que prevalece en Oaxaca el 2 de octubre de 2006.
Casi a las 17 horas arrancó la movilización con un exhorto del Comité del 68 a jóvenes anarco-punks que portaban paliacates y pasamontañas a descubrirse los rostros. «Es una marcha pacífica donde, con orgullo debemos dar la cara. Esto no es una provocación», fue la petición.
A la vanguardia de la marcha no estuvieron en esta ocasión los miembros del Comité del 68, quienes cedieron, por las condiciones que prevalecen, esta prerrogativa a los representantes de la APPO que acudieron a la conmemoración.
Durante la marcha, ex dirigentes del 68, denunciaron en entrevistas la impunidad que prevalece en torno a la masacre estudiantil. Fausto Trejo, cuestionó la impunidad que persiste en torno a los responsables de la masacre del 68. «La fiscalía (Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado) no fue más que un parapeto, porque no fue capaz de meter en la cárcel a los culpables de los crímenes. No pararemos hasta que se haga justicia e inclusive, si es necesario, llevaremos nuestras demandas al tribunal internacional de La Haya. La libertad de Echeverría es una burla para el pueblo.»
Otro ex dirigente, Raúl Alvarez Garín, abordó la problemática que prevalece en Oaxaca y sus similitudes con los años de fines de los 60. Como entonces, ahora se usa a los militares como factor de intimidación del movimiento social, al tiempo que se inicia una campaña de desprestigio para desacreditarlo ante la sociedad.
Cuando el contingente ingresó por las calles de Madero rumbo al Zócalo, el grito contra Ulises Ruiz se hizo más sonoro: «lo quiera o no lo quiera, Ulises ya está afuera». En medio de la tormenta, el grupo comenzó a corear que «ni la lluvia ni el viento, detendrán al movimiento» y así, llegaron por fin a la Plaza de la Constitución a las 18:10, en los momentos de más intenso aguacero.
Apenas se congregaron en ella, los manifestantes guardaron el tradicional minuto de silencio por los caídos del 68, como preámbulo a la larga sesión de discursos. Primera oradora en el mitin, la maestra Cristina, de la sección XXI del magisterio -quien fue una de los representantes que hablaron en nombre de la APPO-, centró su intervención en el conflicto oaxaqueño.
De entrada, un repaso a la historia de la represión de movimientos sociales, desde 1968 hasta el movimiento oaxaqueño que, señaló, ha enfrentado al gobierno de Ruiz. En el estado coexisten dos poderes: el burgués y el popular. «El pueblo de Oaxaca ha avanzado, y la victoria está cerca, pero existe la posibilidad de que el gobierno tome nuevas acciones represivas; ya hay grupos porriles que han disparado contra barricadas de Oaxaca, por lo que hacemos un llamado más amplio al apoyo nacional al movimiento.»
Más adelante, la oradora condenó la «criminalización de la protesta social; por lo tanto, exigimos la libertad de todos los presos políticos». Hizo un recuento de los hechos represivos que han sucedido desde 68 hasta San Salvador Atenco y advirtió a los gobiernos federal y estatal que, esa historia no se repetirá en la entidad.
Félix Hernández Gamundi, del Comité 68, subrayó que este acto se da en medio de condiciones muy difíciles «porque el país está a punto de incendiarse». Cuestionó la política foxista que ha pasado de resolver de problemas de Chiapas en 15 minutos y a dejar el problema de Oaxaca en condiciones muy difíciles.
A su vez, Leopoldo Ayala, leyó un pensamiento en que hilvanó un «yo acuso» que resumió una condena a la impunidad de sucesivos gobernantes que han actuado contra movimientos sociales; a las instituciones judiciales y al presidente Vicente Fox, que ha prolongado la historia de represión.
Poco antes, en entrevista, Ayala aseguró que las más de 50 organizaciones participantes en la marcha «somos conscientes de que no queremos otro 2 de octubre en Oaxaca».

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s