21
feb
13

Peligro: política y epifanía

images

Babel

Peligro: política y epifanía

Javier Hernández Alpízar

Simone Weil, quien participó en la política militando en el anarquismo, recordaba ese recorrido como una especie de paso por un mal necesario –no negar la necesidad era importante para ella, para no perder sentido de la realidad y ser presa de una imaginación autocomplaciente- porque encontró que la Gran Bestia o el Gran Animal era el colectivo idolatrado (un ersatz: el sustituto degradado de un absoluto, lo dice en varios lugares entre ellos en La gravedad y la gracia), que como todos los ídolos tiene pies de barro. Digamos que para no tener pies de barro, como ellos, es mejor tener bien puestos los pies sobre la tierra, la necesidad, por ejemplo: hacer trabajo físico.

En ese sentido, la política tenía que ser parte de la noche que atravesaría ella para salir de la ilusión. Sin embargo, no todos los pensadores han salido bien de esa zambullida en las heladas aguas de la política. Platón, caro maestro de Weil, también hizo política, quiso reformar un Estado de acuerdo a su ideal filosófico (La República, un modelo totalitario que nada tiene que ver con el sentido que damos ahora a esa palabra) y fue asesor de un gobernante, Dionisio, pero al morir éste, el filósofo ateniense y regresó, literalmente, a la Academia.

En el siglo XX hubo desatinadísimas incursiones de pensadores de primera fila en la política. Lo recordamos porque escuchamos a estudiosos de Martin Heidegger mencionar que uno de sus errores fue su militancia en el nazismo, e incluso el filósofo alemán lo llegó a calificar así años después, cuando castigado por los aliados vencedores durante un tiempo estuvo vetado de la cátedra. Sin embargo, dijeron los especialistas, eso no invalida su obra filosófica ni es pretexto para decir: no hay que leerlo; porque siendo alguien que cometió un error así de grave, también es uno de los filósofos más importantes e influyentes del siglo XX.

Algunos recordarán las simpatías de Ezra Pound por Mussolini, y seguramente la lista de pensadores, escritores e intelectuales que simpatizaron con los fascismos es amplia. Si por otro lado pusiéramos a los que militaron en el estalinismo, algunos sin jamás disentir, veríamos los estragos que causa el descenso de la torre de marfil a las arenas movedizas de la política. Sin embargo, hay mucha hipocresía y doble moral en condenar solamente a algunos y exonerar a otros, incluso con la ignorancia de sus poco éticos compromisos.

El libro de Frances Stonor Saunders aparecido hace algunos años, La CIA y la guerra fría cultural, muestra que filósofos de la talla de Bertrand Russell, Alfred J. Ayer, Isaiah Berlin, la filósofa y pareja sentimental por algún tiempo de Heidegger: Hannah Arendt, Karl Jaspers y escritores como Salvador de Madariaga, Alberto Moravia o George Orwell (icono de cierta izquierda), junto con muchos otros intelectuales y artistas, fueron financiados por la CIA y es muy dudoso que ignoraran de dónde venían el dinero, la promoción, los viáticos, las reseñas, la publicación en las revistas, las exposiciones, la giras y festivales, etcétera. De hecho, Russell en un momento dado abandonó el grupo.

Pero una de las cosas que más me asombró de lo aseverado por los especialistas en Heidegger es que el filósofo encontró en el nazismo una suerte de epifanía: le pareció que alcanzaba al Ser. Decía un viejo profe que Hegel creyó ver en Napoleón Bonaparte al Espíritu ir a caballo. Exactamente lo que dijo Simone Weil: la política, el colectivo, el partido, la máquina social, la Gran Bestia es un ersatz: un sucedáneo de inferior calidad de la epifanía deseada. Luego Simone Weil encontraría una epifanía más genuina para ella en el misticismo, desde esa experiencia criticaba el ersatz. Heidegger regresaría a la pregunta que interroga por el ser, ya sin militar en otro partido. Al igual que Platón, el autor de Ser y tiempo regresó a la academia.

Incluso hay una diferencia entre Heidegger, Simone Weil y los escritores y pensadores que militaron en el Congreso por la Libertad Cultural (un tinglado transnacional de la CIA que desbordó Europa, aunque ésta fue su principal objetivo), pues los segundos jamás reconocieron ni se retractaron de su error y cuando el escándalo los alcanzó, con la develación del secreto, se indignaron y se dijeron engañados.

No obstante, hay que leer los libros (y las realidades) como dice Lichtenberg que da sus Aforismos: como un espejo. Lo interesante es ver cómo la función crítica que debe ejercer un pensador y escritor se puede pervertir y corromper por un deseo de hallar la epifanía donde no la puede haber: en la política, el partido, las masas.

Respecto a la fascinación que ejercen las máquinas sociales, eso asombró mucho a los sobrevivientes de las dos guerras mundiales del siglo pasado, especialmente por el fenómeno del fascismo, y algunas de sus reflexiones estuvieron dedicadas a tratar de desentrañar el misterioso influjo que ejercen las masas, el ersatz que dijo Simone Weil, así por ejemplo, sin agotar la lista: Elías Canetti en Masa y poder, Erich Fromm en El miedo a la libertad, Serge Moscovici en La era de las multitudes. Un tratado de psicología de las masas, de otra manera, como sociedad de consumo alienante, Herbert Marcuse en El hombre unidimensional y en la literatura, la búsqueda de la singularidad frente al conformismo de las masas en literatos como Heinrich Böll, Herman Hesse y Alberto Moravia, por señalar algunos.

En nuestro contexto, Latinoamérica, Ernesto Sabato abordó la fascinación de las masas en el populismo peronista en Abbadón, el Exterminador. Alguna crítica hallamos en Rodolfo Walsh, muy mediada quizá porque aquí el personaje mesiánico es un individuo, en su cuento Un oscuro día de justicia.

En México, me parece que muchos intelectuales han encontrado su pseudoepifanía en las masas que siguieron a Cárdenas, a Fox y a López Obrador. Adolfo Gilly criticó a estos últimos preguntándoles si toda la escenografía, parafernalia y simbolismos de AMLO jurando ante las masas, con un águila como escudo, no les recordaba a la Europa (me parece que concretamente Italia) prefascista. Con una comparación más acertada, les dijo que más que una izquierda, el líder tabasqueño reproducía el fenómeno de su tierra natal encarnado en el movimiento del priista Garrido Canabal.

La distancia que ha tomado el EZLN respecto a esos masivos movimientos electorales es en ese sentido, me parece, muy acertada: Pero las marchas mismas del zapatismo son un movimiento de masas, además con un componente militar aparejado, por lo que debemos cuidarnos del peligro de buscar en ellos una falsa epifanía, o de lo contrario encontraremos nuestro propio ersatz. No incurramos, como diría Milán Kundera, en “el kitsch de la gran marcha”. La ventaja es que las comunidades zapatistas nos invitan a participan más que a pertenecer: se puede participar en La Sexta sin integrarse ni asimilarse al EZLN o a sus bases de apoyo. Eso los indígenas lo han dejado siempre muy claro, desde la aparición de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

No obstante, es necesario poner atención en el fenómeno de una tardía e incompleta secularización de la izquierda: Marx y Engels, como ha señalado Porfirio Miranda, secularizaron el cristianismo en su socialismo, por científico que se quiera: bajo la ciencia dialéctica aparentemente fría late el amor a la vida como ética cuasireligiosa. Pero los marxistas se han negado a reconocerlo, en su mayoría, en aras de un falso jacobinismo: y mal se puede encarar lo que no se reconoce.

Como dice un refrán popular católico: “el que no conoce a Dios, donde quiera se anda hincando”. Por ello muchos ateos más rojos que la creyente Simone Weil son idólatras y supersticiosos como no lo fue la mística francesa, quien veía en el ateísmo una purificación de todo dios que sea un ídolo: “debo ser atea con la parte de mi alma que no está preparada para Dios”. Y uno de los ídolos es esa especie de gólem que ella llamó la Bestia: la máquina social, la masa, el partido.

No idolatremos al Votán Zapata, incluso por respeto a las comunidades zapatistas, quienes tienen derecho a recrear sus creencias espirituales, sepamos que podemos y debemos formar un nosotros político, pero no debe ser una masa acrítica, una nueva parroquia, no es el cuerpo místico de Cristo, no es ni debe ser una iglesia. Hacer de los zapatistas un ídolo, como algunos y muy a pesar de él quisieron hacer por ejemplo con Mahatma Gandhi, sería quedarnos viendo el dedo en lugar de mirar al horizonte utópico crítico al que apunta: los valores de libertad, democracia y justicia, la dignidad y la autonomía, una nueva forma de hacer política, cosas todas que se dicen y escriben fácil, pero que construirlas colectiva e históricamente les ha costado a los indígenas zapatistas vidas y correr el riesgo de que la contrainsurgencia los ataque y aplaste.

Por ello, como diría Nietzsche, en lugar de buscar donde quiera algo que adorar en lugar del Dios muerto, pongamos en orden nuestra necesaria y deseada relación con lo sagrado (eso que en cada uno de nosotros grita contra la injusticia cuando es lastimada nuestra alma: Weil) para no hallar falsas epifanías en las masas. Sirvan de algo las lecciones de los pensadores que sufrieron y vivieron en carne propia la fascinación por la máquina social, el ersatz. Sirvan de algo las experiencias de las naciones que terminaron sometidas como tribus u hordas de El señor de las moscas (William Golding).

About these ads

0 Responses to “Peligro: política y epifanía”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Viacrucis migrante

FestivalFreeMumia en su cumpleaños 60

25 aniversario Frayba caminando con los Pueblos

Caravana climática por América Latina

CAMPAÑAS URGENTE

Rìos para la vida

PRESOS POLÍTICOS LIBERTAD

Libertad a Nestora Salgado

Campaña Mario Libre

libertad a mumia abu-jamal

INVITACIONES

Casa Magnolia

Medios libres con la brigada de observación: retorno ejido Puebla http://stream.giss.tv:8000/caravanapuebla.ogg

TPP: Por la verdad y la Justicia, en Susuclumil, Tila

OTRA COMUNICACIÒN

ESCUCHE SUBVERSION SONORA Por Regeneración radio. Jueves de 11 a 13 hrs.

Escucha Nómada Sintópico

Desinformemonos 112

ESCUCHA RADIO TEOCELO

Altavoz 122

El Zenzontle 113 Junio 2013

Zapateando impreso

Movimiento Magisterial veracruzano se manifiesta en toma de protesta de diputados

Violencia, capuchas y anarquismo

Esto no es una calavera

Performace y teatro libertario, contrahegemónico, antisistémico, disidente y autónomo

Semillas de Cimarrón

Poéticas de liberación en Coyolillo

Amplia movilización popular en rechazo a las reformas estructurales

De Atenco al 2 de octubre: una izquierda complaciente con la derecha

Miles en Xalapa en apoyo al movimiento magisterial

Liberan a Policías Comunitarios de Aquila injustamente presos en el Penal de Villa Aldama Veracruz.

Majloc, poeta y defensor de vida

Sobre la escuelita

Informe: Defender los derechos humanos en México: el costo de la dignidad,

Alcalde de San Rafael no cumple a opositotes de gasoducto

Preservar la cultura de nuestro pueblo

El M{exico no tolerado

Valentina en defensa de río Pescados, Jalcomulco

Bambú SA

amenazan de muerte a defensor de derechos humanos de las y los migrantes

Caminos de heteronomía

Hidroeléctricas tema ambiental y social

Los elefantes para cantar y contar

En Veracruz aumenta la criminalización de activistas

La Nestle ha empobrecido a las familias cafetaleras

se movilizan maestros en xalapa

prensa veracruzana juzga y sentencia

La inverosimil acusación del gobierno veracruzano contra un integrante del frente contra la imposición

La violencia contra los migrantes centroamericanos

Los periodistas mexicanos se sacuden el miedo

Dia de las y los niños en Casa Magnolia

Casa Magnolia a punto de desalojo por un juicio irregular

presos por defender a sus pueblos, su tierra, la dignidad de oaxaca y de méxico

mujeres periodistas en mayor riesgo ante el incremento de la violencia

Regreso transgénico a la era de las cruzadas y el hambre

altas concentraciones de neurotóxico en peces consumidos por pobladores de coatzacoalcos

el difícil caminar de los migrantes centroamericanos en su paso por méxico

pulquería y bar tonalli: curados, autogestión y diversidad Editar

cafetaleros veracruz exigen respeto al campo

teresa y felicitas: mujeres que rompen el silencio

en barranca grande se oponen a las hidroeléctricas

¿y la izquierda?… presos en oaxaca y chiapas

altavoz, periódico popular envuelto en el olor cafetalero de veracruz

el estado mexicano en el banquillo de los acusados por tortura sexual en atenco e impunidad en el asesinato de digna ochoa

Construir comunicación comunitaria en defensa del territorio

las personas defensoras de migrantes en riesgo ante agresiones de criminales y del estado

Amuzgos y mixtecos, amenazados con despojo del río San Pedro

coyolillo: pueblo campesino de migrantes. cobertura especial de zapateando, desde el carnaval 2013, para medios libres y comunitarios.

La palabra florece en Guerrero

RSS Koman ilel

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Redez de la otra

Categorías

Talleres en casa Magnolia

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 5.114 seguidores


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.114 seguidores

%d personas les gusta esto: