Los zapatistas reaparecen y estremecen a México (Vicky Peláez en RiaNovosti, 28-diciembre-2012)

Aquí repetimos todas las frases oficiales que nacen muertas de los labios de los jefes. El pueblo no ha hablado todavía (Elena Garro, 1920-1998).

378507_431145633607992_221374351_n (1)El pasado 21 de diciembre, mientras el mundo estaba en suspenso por las profecías mayas que anunciaban cambios catastróficos y, el recién inaugurado gobierno mexicano presidido por Enrique Peña Nieto  anunciaba   planes para convertir su país en la cuarta potencia mundial para dentro de  treinta años, una marcha silenciosa y pacífica  de unos 30,000 a 50,000 indígenas zapatistas en Chiapas bajo una torrencial lluvia, hizo retornar a la realidad a los mexicanos y olvidarse de los augurios proféticos.

Les mostró que la historia de un México profundo y olvidado sigue vigente y que nada ha cambiado en los últimos 29 años.Cinco presidentes pasaron en estos casi 30 años por la Residencia Oficial de Los Pinos: Miguel de la Madrid (1982-1988), Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012) prometiendo cada uno paz, prosperidad y justicia que a medida que pasaba el tiempo se alejaban más de los mexicanos y en especial de sus indígenas.

Ahora le ha llegado el turno a Enrique Peña Nieto del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cuya elección fue implícitamente decidida durante la visita del vicepresidente norteamericano Joe Biden quien llegó a México en marzo pasado.

El presidente  Peña Nieto ha heredado un país de 113 millones de habitantes, de los cuales 52 millones (46 por ciento) viven en situación de  pobreza y de ellos 10 millones son niños.Esto sucede en el país cuyas reservas internacionales llegan a 163,6 miles de millones de dólares que sin embargo nunca alcanzan a los más desposeídos.

También su predecesor Felipe Calderón le dejó 80.000 muertos – resultado de la militarización de la lucha contra el narcotráfico y sus carteles. La situación ha llegado a tal extremo que, de acuerdo al informe de  The World Economic League (WEL), para  el 2020 la economía nacional descenderá del actual 14 lugar en el mundo al 15. A la vez,  una evaluación de la situación en México realizada en 2009 por The US Joint Forces Command concluyó que “en términos de las  situaciones críticas, México posee  condiciones para un rápido y repentino colapso”.

Lo interesante es que unos de los  primeros que advirtieron sobre la crisis y la decadencia del Estado mexicano y la necesidad de la lucha por un futuro diferente fueron justamente los zapatistas. Hace 29 años, en 1983 un reducido grupo de hombres compuesto de dos indígenas y tres mestizos  armados llegó a la selva Lacandona para fundar el primer campamento guerrillero, La Pesadilla.

Según el actual   portavoz de los guerrilleros, el famosos subcomandante Marcos, el movimiento zapatista tuvo varias etapas. La primera de ellas fue dedicada a la selección de los guerrilleros. La segunda a la fundación del Ejército Zapatista de la Liberación Nacional (EZLN), por los primeros seis insurgentes, cinco hombres y una mujer de los cuales tres eran indígenas y tres mestizos, esto tuvo lugar el 17 de noviembre de 1983.

La tercera etapa de la formación del EZLN se concentró en  el estudio de la estrategia y la táctica militar, utilizando manuales del ejército norteamericano y los del ejército federal mexicano. También dedicaron tiempo al estudio de la historia de México y del capitalismo en su forma neoliberal. En la cuarta etapa, según Marcos hicieron contactos individuales con los habitantes de Chiapas, uno de los 31 estados que conforman las 32 entidades federativas de México. Precisamente en este estado de 73.311 kilómetros cuadrados en condición de marginación y abandono que tiene un rezago social, cultural y económico de unos 50 años, se creó la sede central del EZLN.

Con casi cinco millones de habitantes, Chiapas tiene el mayor porcentaje de población que habla exclusivamente alguna lengua indígena: 36 de cada 100 pobladores. Uno de los estados con más recursos naturales,  generador de más del 50 por ciento de la energía hidroeléctrica en el país, rico en café y ganadería no es capaz de asegurar el bienestar de su población manteniendo el 32 por ciento de sus habitantes en la pobreza extrema y dejando al 82.4 por ciento a enfrentar la carencia. Tomando en cuenta estas condiciones, el EZLN pudo convencer poco a poco a los habitantes de la región para que apoyen su lucha por un México diferente.

Así, la quinta etapa del EZLN se convirtió en el período del crecimiento explosivo del movimiento. Como dijo el subcomandante Marcos, “debido a las condiciones políticas y sociales, crecimos más allá de la selva Lacandona y llegamos a los altos y al norte de Chiapas”. En la sexta etapa se propuso a la votación el inicio de la guerra, incluyendo la “Batalla de la Corralchén” en mayo de 1993. Sin embargo, el levantamiento armado, que inauguró la séptima etapa, fue declarado el primero de enero de 1994 iniciándose la guerra al gobierno del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Precisamente aquella madrugada, cuando entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), anunciado por Carlos Salinas de Gortari como un camino seguro para la incorporación de México al club de los países más desarrollados del mundo, un destacamento de indígenas del EZLN encapuchados tomaron cuatro municipalidades de Chiapas emitiendo la Primera Declaración de la Selva Lacandona anunciando la guerra a la política neoliberal del gobierno.

En realidad fue el primer movimiento en el mundo que declaró la guerra a la globalización neoliberal que con el tiempo convirtió a México en un satélite incondicional de los Estados Unidos. El ejército mexicano respondió con una guerra de baja intensidad usando el manual norteamericano sobre el “conflicto de baja intensidad” (LIC) para desatar una campaña de contrainsurgencia social pero no pudieron eliminar la guerrilla que se reorganizó con el apoyo de la sociedad civil ganando la simpatía mundial de las organizaciones progresistas.

En los siguientes años los zapatistas organizaron y también participaron en varios foros internacionales, como el Primer Encuentro Americano contra el Neoliberalismo y por la Humanidad, el Foro especial para la reforma del Estado y muchos otros eventos relacionados con los movimientos anti sistémicos en el mundo.

Por supuesto, los medios de comunicación globalizados mantuvieron en ignorancia a la opinión mundial respecto al quehacer del EZLN. Lo hicieron de tal forma que ya se creía que este movimiento había entrado en una etapa de extinción. También se propagaron  rumores sobre el grave estado de salud de Marcos debido a un cáncer en el pulmón. Sin embargo, la reciente marcha de los zapatistas este 21 de diciembre demostró una realidad completamente diferente que no supieron detectar los servicios secretos mexicanos y norteamericanos y que pone en dificultades el recién inaugurado gobierno de Peña Nieto que ha proclamado el triunfo del neoliberalismo en México.

Sorprendentemente, el EZLN tiene actualmente presencia en 17 de los 31 estados del país y en 42 municipios rebeldes de Chiapas donde rigen las Juntas de Buen Gobierno (JBG) acordados por los Acuerdos de San Andrés firmados en 1997 por el gobierno de Ernesto Zedillo y posteriormente ignorados por los gobiernos siguientes. Ni la represión, ni la muerte, ni los intentos mediáticos de silenciar, aislar y marginalizar a los zapatistas, el movimiento había sobrevivido y se había expandido en silencio. Inclusive sirvió de inspiración al movimiento estudiantil chileno, a los “Indignados” norteamericanos, al Movement for Justice en Barrio (Nueva York) y muchos otras organizaciones a nivel mundial.

Dijo el historiador francés Jerome Baschet que la lógica del capitalismo nos hace perder control sobre nuestras vidas y ya es hora recuperar este control”. Los zapatistas, que suspendieron las hostilidades armadas desde 12 de enero de 1994, han estado tratando de inducir la gente a la lucha colectiva para obtener derecho de cada ser humano ser dueño de su vida. Su última marcha de silencio ha sido una advertencia al gobierno de Enrique Peña Nieto indicándole que la lucha continua.

En su último comunicado al terminar la marcha de los zapatistas, el subcomandante Marcos advirtió al gobierno: “¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose. Es el de nuestro resurgiendo. El día que fue el día, era noche. Y noche será el día que será el día. Democracia, libertad, Justicia”.

[Fuente: http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20121228/156016478.html]

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s