“Ataques a la paz”: anacronismo represor de la izquierda neoliberal

“Ataques a la paz”: anacronismo represor de la izquierda neoliberal
 16225_3397798642543_1416904132_n

Por Ricardo Andrade Jardí

No cabe duda que entre el eslogan y los hechos hay un gran tramo. La ciudad de México se exporta ante el mundo como una metrópoli progresista y moderna. Como una ciudad de vanguardia. Aunque la pequeñez histórica de sus gobernantes y “representantes populares” no difiera en nada de la de los gobernantes y “representantes populares” del resto del país o de las ciudades más conservadoras del continente. Una ciudad con la misma doble moral que cualquier otra.
Han pasado 26 días desde el zafarrancho del 1 de diciembre con el que el PRI federal de la mano de Marcelo Ebrard, entonces Jefe de Gobierno del D.F., de la neoliberal izquierda mexicana, mostraron al mundo que “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. El PRI regresó de la mano de Chabelo y con su regreso aflora la vocación fascista de los nuevos amos del poder ejecutivo y la estreches histórica de nuestra mal llamada clase política; retornó el dinosaurio y las ratas quieren ser lagartijas. 26 días después de la represión del 1 de diciembre, del año que termina, en que el nuevo gobierno de la telecracia sacó a la calle al “Grupo Relámpago” (clones de los tristemente célebres halcones), siguen presos; 14 personas acusadas de “alteración a la paz pública” (equiparable al terrorismo) mediante el artículo del código penal para el D.F. que echa por la borda todos los pretendidos avances progresistas de la ciudad de México; artículo promovido y promulgado, ni más ni menos que por AMLO, quien buscando convertir a MORENA en el basurero del PRD, se ha convertido, con su silencio respecto al artículo de corte fascista, también en cómplice de la represión priísta que está de regreso.
Y más inaudito aún es el hecho de que pese a las decenas de videos que muestran el actuar represivo y fuera de la legalidad de la policía del D.F., sigan presos 14 personas que nada tuvieron que ver con los “destrozos” del 1 de diciembre; presos, jóvenes en su mayoría, que han pasado ya la navidad en los reclusorios del D.F. acusados de delitos que no cometieron.
Mientras Mancera, el nuevo jefe de gobierno del D.F., aprovecha cada minuto que puede para tomarse fotos con el idiota presidente impuesto por Chespirito y Chabelo, en lugar de gobernar a la altura de lo que significa una de las ciudades más cosmopolita y grande del planeta.
¿Será que quiere ser el próximo presidente y hace méritos para que la telecracia lo arrope?
Inaudito que los jueces, que al parecer también hacen méritos por agradar a los nuevos amos del poder, en vez de aplicar justicia, dicten formal prisión a quienes en decenas de videos y fotografías, que inundan el internet, donde se demuestra que nada tuvieron que ver con la operación relámpago en la que los nuevos halcones salieron a romper cristales y “alterar la paz pública” protegidos por la policía federal y la policía del D.F., los que, por supuesto, no fueron detenidos, pues entre ratas no hay mordidas.
El objetivo era demostrar al país, cómo van a ser las cosas una vez que la telebasura ha logrado tener a un presidente tan imbécil como sus comentaristas de noticias, lo que ya parecía casi imposible; no tardaremos en saber de la aparición, si no es que ya opera, de la nueva Brigada Blanca, mientras Mancera (jefe de gobierno del D.F.) sigue manteniendo presos a quienes nada tuvieron que ver con la bien orquestada “operación relámpago” bajo control del exSecretario de Seguridad Pública del gobierno de Marcelo Ebrad en el D.F., que, ese 1 de diciembre, ya estaba a las ordenes del nuevo y represivo Ejecutivo federal.
Este hecho represivo es un buen ejemplo para comprender cómo los “representantes populares” no son más que una pandilla de cretinos que ni nos representan ni serán sujetos de la historia; del Ministerio Publico y de la policía tanto federal como del D.F., no habría por qué esperar honestidad, ellos cumplieron órdenes y sus órdenes fueron detener indiscriminadamente a todo aquel que se encontrara entre el hemiciclo a Juárez y Eje Central (centro del D.F.), aunque no estuvieran destrozando comercios para consignarlos ante el juez, a quienes fueron arbitraria y brutalmente detenidos.
Hoy sabemos que algunos de esos detenidos fueron torturados, incluso con picana como antaño.
Pero los legisladores de la Asamblea de Representantes del D.F., buscaban pretextos para no derogar el artículo 362 del Código Civil, promulgado en el gobierno de López Obrador, lo que no es más que la tipificación de la protesta como un delito equiparable al terrorismo, como en el 68 fue el delito de disolución social.
Es claro que la grandeza histórica se opaca ante la pequeñez confortable de “nuestros políticos” tan agobiados por quedar bien con Chabelo y los fácticos amos del poder y no con la ciudadanía a la que deberían representar.
¿De qué progreso y vanguardia pretende presumir la ciudad de México, si su Código Penal mantiene un anacronismo represor digno de Hitler?
La izquierda neoliberal tiene miedo a la sana disidencia social que en este país, históricamente, ha demostrado siempre ser la verdadera fuerza motriz de cambio social ante legisladores y políticos que, en lo general, son más bien agentes parasitarios de todo nuestro atraso cultural, en el sentido más amplio de la cultura.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s