26
dic
12

La diversidad como un mal a eliminar: biopiratería

url

Babel

La diversidad como un mal a eliminar: biopiratería

Javier Hernández Alpízar

Los procesos de la vida son procesos de diversificación. La diversidad parece ser una estrategia de la vida para perpetuarse, enriquecerse, mejorarse, desplegar su don. Por el contrario, los procesos industriales modernos son procesos de uniformización, homogenización, en combate contra toda diversidad. Y miren que los uniformes y lo militar son casi sinónimos.

La diversidad de la vida se potencia y afirma con la diversidad cultural, sexual, intelectual. Por el contrario, la subcultura del lucro tiene que someter y destruir la diversidad para hacer crecer el negocio: Toda diversidad, incluida ahora la biológica, es para el mercado y la industria que le manufactura mera materia prima “inerte” o un estorbo a destruir, mediante procesos como la guerra, el etnocidio, el genocidio, los monocultivos o la simple expansión de la propiedad privada a los seres vivos, desde sus genes a la “biomasa”, mediante la legislación, impuesta por organismos multilaterales, empresas transnacionales y estados metrópoli, de los “derechos de propiedad intelectual”.

En términos de la vida, las manipulaciones genéticas no aportan nada excepto riesgos, pero expropian el saber de los pueblos del mundo. La biopiratería se “legaliza” mediante el registro de patentes de “derechos de propiedad intelectual” que no son sino la versión moderna del derecho canónico por el cual una bula papal dio “el derecho” a los gobiernos europeos de conquistar, colonizar y saquear las tierras de América, África, Asia y Oceanía.

Los técnicas transgénicas son herramientas que permiten la colonización de la vida y los seres vivos, uno de los nuevos negocios de la “economía verde”, otra gran patraña ideológica (recientemente promovida incluso por la Bienal Internacional de Diseño en México, por ejemplo), pero con ella las compañías como Monsanto, aportan tanto a la humanidad como aportaron el agente naranja a los campos de Vietnam o los pesticidas a la salud de los niños en los campos de monocultivo, como la soya en Argentina. Y cuidado porque en México el maíz transgénico amenaza con destruir la base de la cultura mesoamericana y la vida digna de ese nombre de toda Mesoamérica. (Cf: La película El mundo según Monsanto: https://www.youtube.com/watch?v=LdIkq6ecQGw&feature=related )

La industrialización y homogenización el mundo es una guerra a la biodiversidad y a toda diversidad, una guerra contra la vida para convertirla en valor de cambio o en valor de uso corrompido solamente como envoltura del valor de cambio monopolizado por el capital.

Así como las primeras oleadas colonizadoras destruyeron cuanto pudieron de los pueblos del mundo, ahora la biodiversidad es destruida y fagocitada por el mecanismo que ellos llaman patentes y derechos de propiedad intelectual pero que técnicamente debería llamarse “biopiratería”. Y moralmente, “robo”.

Estas reflexiones son apenas algunas de las más evidentes que saltan a la vista de una lectura del libro Biopiratería. El saqueo de la naturaleza y el conocimiento, de la física, ecologista, feminista y activista de la resistencia civil pacífica contra la biopiratería y el colonialismo actual Vandana Shiva, libro publicado en español por Icaria- Antrazyt en 1997.

El libro da para muchas reflexiones a todos aquellos que defienden la diversidad: anticapitalistas, anarquistas, ecologistas y ambientalistas, feministas y defensores de la diversidad sexual y de los derechos humanos de los pueblos indígenas del mundo, a todos los opositores a la piratería de los saberes colectivos, sociales y comunitarios expropiados por patentes de “derechos de propiedad intelectual”, a los impulsores el software libre, por ejemplo. Ya que la diversidad es la única forma en que el mundo puede tener futuro, pues el proceso homogenizador de la industria y sus monocultivos es un proceso más bien tanático: la versión moderna del Rey Midas que convierte la diversidad de la vida en dinero: materia muerta y abstractas pero elevadas cifras de la destrucción mostradas como logros.

Defender la agricultura y las semillas criollas o nativas de cada lugar contra los monocultivos es tan importante como defender la diversidad intelectual, filosófica y cultural contra los monocultivos del pensamiento, unidimensionales, hegemonizantes e intolerantes, el fundamentalismo de la técnica y el libre mercado, la industria y la guerra.

No es casual que la estrategia de defensa con la que Vandana Shiva se compromete al lado de los campesinos de la India sea la no violencia gandhiana: defender la vida se hace mediante métodos que buscan preservar la vida, no contestando al fundamentalismo liberal con otros fundamentalismos. La guerra misma es una herramienta del proceso capitalista contra la diversidad, en México ya deberíamos haberlo aprendido. Máxime cuando desde México fue emitido el mensaje “Por un mundo donde quepan muchos mundos”, un programa anticapitalista desde la raíz.

Compartimos unos breves párrafos del capítulo “Hacer las paces con la diversidad” para darnos una idea de la calidad de la reflexión de Vandana Shiva: “En estos tiempos de “limpieza étnica”, a medida que el cultivo de lo uniforme invade la naturaleza y la sociedad, hacer las paces con la diversidad está convirtiéndose en una necesidad imperiosa de supervivencia.

“El cultivo de lo uniforme es un componente esencial de la globalización, que presupone la homogeneidad y la destrucción de la diversidad. El control global de las materias primas y de los mercados exige una uniformidad de culturas y cultivos.

“Esta guerra a la diversidad no es del todo nueva. La diversidad se ha visto amenazada siempre que la diversidad se ha percibido como un obstáculo. La violencia y la guerra tienen sus raíces en el tratamiento de la diversidad como una amenaza, un mal, una perversión, y fuente de desorden. Dado que es imposible someter los sistemas diversos a un control central, la globalización pretendería convertir la diversidad en mal, y en deficiencia.”

Biopiratería, junto con otros libros como Las guerras del agua y Ecofeminismo (escrito junto con Maria Mies), hacen parte de una verdadera semilla intelectual, moral y de activismo en defensa de la diversidad, la vida y el futuro del planeta, la semilla que aporta desde la India Vandana Shiva. En internet pueden encontrarse videos con entrevistas y conferencias de la autora, algunos de sus escritos se publican en Rebelión: http://buscador.gloobal.net/buscador_rebelion.php?words=vandana+shiva . Su pensamiento está en consonancia con espacios como las páginas Biodiversidad en América Latina y el Caribe: http://www.biodiversidadla.org/, Red en defensa del maíz: http://redendefensadelmaiz.net/ , Grain: http://www.grain.org/es y con la película Semillas de libertad: http://vimeo.com/49018060#at=0

 

About these ads

0 Responses to “La diversidad como un mal a eliminar: biopiratería”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


libertad inmediata de Marco Antonio Suástegui Muñoz, vocero del CECOP

Revista Barrial 18: Autonomías, otro mundo ya existe


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.206 seguidores

%d personas les gusta esto: